Asdrúbal Cabrera mostró su versión más cobarde, secundado por Edubray Ramos y Wilfred Astudillo

- Publicidad -

Caribes de Anzoátegui y Tiburones de La Guaira horrorizaron al mundo de la pelota venezolana, luego de protagonizar una de las reyertas más bajas y bochornosas de los últimos tiempos. La noticia, por supuesto, trascendió a gran velocidad, en parte por la globalización que brindan las redes sociales y porque uno de los implicados es un foráneo.

El dominicano Carlos Castro arribó al país el pasado miércoles 16 de noviembre, y de inmediato se puso a las órdenes del mánager Henry Blanco, llegando incluso a consumir par de turnos apenas haberse bajado del avión.

- Publicidad -

En el encuentro del sábado, disputado en Puerto La Cruz, el inicialista tuvo una noche idílica con el madero, conectando tres sólidos bambinazos para la causa litoralense. En el propio primer episodio, Castro se voló la barda del estadio Alfonso ‘Chico’ Carrasquel, con Ehire Adrianza abordo, para poner arriba a los salados.

A la altura del sexto inning, el joven de 28 años volvía a castigar al pitcheo oriental, con cuadrangular solitario para devolver la ventaja a los salados. Por último, en la octava entrada repitió la dosis, volvió a romper la paridad con batazo de cuatro esquinas; las víctimas fueron Omar Bencomo, Lester Oliveros y José Torres.

En el beisbol moderno –especialmente en la pelota dominicana– es bastante común ver el llamado ‘perreo’ cuando un bateador sacude un cuadrangular, es la forma en que algunos jugadores viven la emoción de castigar al rival y ayudar a su equipo a ganar. Lo que se conoce como ‘bat flip’, que consiste en lanzar el bate con cierta irreverencia, se ha convertido en un tabú.

Este tipo de acciones han existido toda la vida; de hecho, existen reglas no escritas que dicen que si un bateador irrespeta al rival, en su próximo turno recibirá un pelotazo; esto último nunca ocurrió, cabe destacar, sino que apareció Asdrúbal Cabrera con un accionar vil y cobarde, agrediendo a traición al rival.

Es necesario mencionar que, Caribes de Anzoátegui es de los equipos que más celebraciones exageradas y en calidad de ‘perreo’ ejecuta en la liga, teniendo a jugadores como Willians Astudillo o Balbino Fuenmayor como principales especialistas; incluso, el propio Asdrúbal Cabrera ha sido visto con alguno que otro ‘bat flip’ en su carrera.

Ciertamente, en cada ocasión, Castro se gozó sus batazos a su estilo, provocando al contrario y con cierto aire de superioridad; en su paso por la primera base, después del tercer jonrón de la noche, Cabrera lo esperó con la intención de estamparle un puñetazo en el rostro, lo que terminó siendo un ‘tackle’ torpe y sin justificación alguna.

Esto, por supuesto, provocó la reacción de unos y otros, se vaciaron las bancas y el pleito simplemente se agravó más y más. Wilfred Astudillo, hermano de ‘La Tortuga’ Willians, también fue partícipe, actuando igualmente a traición, atacando por la espalda a Rainer Olmedo quien hoy funge como coach de primera de Tiburones.

Vale recordar que hace exactamente un año, el mayor de los hermanos Astudillo atacó de forma similar, casi por la espalda, completamente distraído, al pitcher Luis Madero (Cardenales de Lara), en un altercado similar entre los jugadores de ‘La Tribu’ y el elenco crepuscular.

Por otro lado, el lanzador Edubray Ramos de los Tiburones de La Guaira, también tuvo una reacción desmedida, violenta y que hubiera podido ocasionar un desenlace fatal, del que difícilmente se hubiera podido recuperar la liga, y él mismo como pelotero y persona.

El serpentinero, a escasos metros de la trifulca, tomó una pelota y como si de un movimiento rutinario hacia la goma se tratara, soltó un lanzamiento como un misil, en dirección del enfrentamiento, golpeando de lleno en la frente de Liarvis Breto, ocasionando un hematoma casi instantáneo.

Así quedó el rostro de Liarvis Breto después del pelotazo

Ambas novenas tomaron la decisión de apartar a sus respectivos jugadores, de forma indefinida y al menos hasta que la Liga Venezolana de Beisbol Profesional se pronuncie, sobre el tipo de castigo que recibirán.

De hecho, el único que vio acción en el compromiso dominical, en el que se repetía el enfrentamiento, fue precisamente Carlos Castro, que ligó de 4-2, con un doble y dos empujadas.

Asimismo, la LVBP emitió un comunicado genérico, en el que rechazó cualquier acto de violencia dentro o fuera del terreno, que pueda perjudicar el espectáculo. Quedará por ver qué decisión toman respecto al castigo de los implicados.

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

CAF presenta propuestas para impulsar la movilidad social en América Latina y el Caribe

La desigualdad en América Latina y el Caribe es muy alta y se mantiene constantemente por encima de lo observado en otras regiones. Hoy,...

Caracas Tea Company celebrará la 7ma edición de la Feria del Té con el glamour de los años 20 y a favor de Senos...

Elegancia y etiqueta que se traducen en un momento de quietud, placer y relajación son los que envuelven la milenaria tradición del té. Y...

Reuters: Venezuela prevé exportaciones petroleras financiando casi dos tercios del presupuesto de 2023

El gobierno de Venezuela espera que las exportaciones de petróleo financien el 63% de su presupuesto nacional en 2023, según informó la agencia Reuters,...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo