Economía venezolana da señales de “ligera” recuperación tras siete años de contracción

Luego de varios años de contracción y de hiperinflación la economía venezolana ha comenzado a mostrar ligeros signos de recuperación y en esto coinciden los economistas Manuel Sutherland y Luis Oliveros, así como el banco de inversión Credit Suisse y la firma EMFI. Incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró su previsión sobre la economía de Venezuela.

A partir de 2013 la economía venezolana entró en un camino de contracción que sumó siete años hasta 2020. En ese período, la caída del Producto Interno Bruto (PIB) se ubicó en 79,4 %, de acuerdo con cálculos de la firma Ecoanalítica. El tamaño de la contracción se convirtió en una de las peores crisis económicas del mundo.

Sin embargo, ese panorama ha dado un giro. “Vamos a tener un crecimiento económico este año, pero será un crecimiento que no va a permear a toda la población y hay que tenerlo en cuenta”, afirmó Oliveros. Sin embargo, es de la opinión que después de siete años seguidos sin crecer es una “buena noticia que la economía venezolana tenga un crecimiento”.

“Venezuela en estos siete años ha perdido cerca de 75% del tamaño de su economía, así que todo crecimiento es bienvenido”, afirmó. No obstante, aclaró, que ese crecimiento va a venir del lado comercial y no “del lado de la industria ni del sector construcción”.

Enfatizó que lo más importante es que dicho crecimiento económico “se mantenga en el tiempo”, es decir, que la economía venezolana no solo crezca en 2021, sino también en 2022 y en los próximos años. “Ojalá sea un crecimiento robusto, fuerte, sostenible e inclusivo, además de que llegue a la mayor cantidad de personas posibles, cosa que no veo que pueda ocurrir en este crecimiento que estamos teniendo actualmente”, dijo.

“Todavía falta la segunda parte de octubre y los meses de noviembre y diciembre, que son importantísimos para la generación de actividad económica. Es por ello por lo que el Ejecutivo ha hablado de ‘liberación económica’, sin embargo, Venezuela tiene muchas limitantes para crecer por escasez de combustible, fallas en los servicios públicos y en el consumo”, manifestó.

“Sí creo que puede haber un muy, muy ligero crecimiento en la economía para este último trimestre del año”, afirmó Sutherland y esto debido a algunos “escenarios favorables” que pueden influir en el crecimiento de la misma.

Según el economista, esos escenarios favorables “pudiesen ser representativos para el freno de la caída constante en la economía y presentar alguna oportunidad de crecimiento económico mínimo”. Aclara que dice “mínimo porque no hay condiciones idóneas en la actualidad para un proceso de recuperación realmente grande e importante”.

Entre los escenarios, Sutherland mencionó a cuatro como los más resaltantes. “Lo primero es que los precios del petróleo están subiendo muchísimo», lo que ha ayudado a que haya una recuperación a nivel global. “Debido al aumento de la demanda de hidrocarburos, el precio del petróleo llegó a oscilar entre los 80 y 82 dólares”, agregó.

“Lo segundo es que hay una estabilización en la escasa producción o extracción de petróleo actual. Lo tercero es que el gobierno va a flexibilizar o eliminar el esquema 7+7 para los últimos meses del año, lo que va a permitir una apertura más rápida de mercancía y más movilización”, indicó.

Y como cuarto escenario señaló que ante el proceso electoral del próximo 21 de noviembre es posible que se dé “un aumento en el gasto público y no solo en emisión de dinero sin respaldo, sino que se prevé que el gobierno va a seguir inyectándole dólares a la economía para mantener el tipo de cambio artificialmente bajo”.

Afirmó que lo anterior va a afectar principalmente a la producción interna, «pero favoreciendo un consumo de bienes finales inmediato que permita, de una u otra manera, estimular la compra de bienes mayoritariamente importados”,

Lo anterior, indicó, “pudiese reflejar un crecimiento económico muy pequeño, moderado y completamente suficiente para la caída del PIB, que puede estar entre 2013 y el primer trimestre de 2021 en 80% y lo que a marca una de las peores crisis de capitalismo”, puntualizó.

Además, dijo que “si el gobierno olvida la política de fiscalizar drásticamente y hacer operaciones de intimidación económica a comerciantes, también sería bastante útil y favorable para que haya un desenvolvimiento económico normal”.

Ambos economistas coinciden en que el crecimiento podría estar entre 1% y 6%, como lo han indicado diferentes firmas. “Yo sería menos optimista, pero sería bueno crecer todo eso”, expresó Oliveros.

Mejoran las previsiones para Venezuela

Firmas y bancas de inversión también han mejoran sus pronósticos con respecto a Venezuela. La firma EMFI reveló en su último informe que para el cierre de año destacan que el crecimiento de la economía será de 6,2% si se le compara con el mismo período del año anterior.

“Nuestro amplio análisis de los datos económicos disponibles nos lleva a revisar nuestra previsión de crecimiento del PIB para 2021 hasta el 6,2%, desde el 2,0% anterior. El crecimiento en 2021 no debería ser una sorpresa, dado el efecto base relacionado con COVID-19, los fuertes vientos de cola internacionales y la continua dolarización y liberalización informal de la economía”, aclaró el informe.

Además, indicó que las exportaciones petroleras culminarán el año con un alza de 57,7%, algo bastante resaltante para las estadísticas que ha tenido Venezuela en años.

También señaló que las importaciones muestran un aumento de 20,3% interanual en los primeros siete meses del año y cerrarían 2021 con un incremento de 13,5% si se mantienen los niveles actuales.

La firma aseveró que revisó la previsión que tenían para el cierre de año con respecto a la inflación y que ubicaban en 1.273%, para reducirla unos puntos porcentuales hasta 1.113%.

El banco de inversión Credit Suisse, en su reporte más reciente, pronosticó para Venezuela un crecimiento del producto interno bruto (PIB) de 5,5% en este año 2021. Además, redujo su pronóstico del alza de los precios para el cierre del año: calculó 1.000 puntos porcentuales menos en su previsión anterior para llevarla de 1.950% a 915%.

Indicó que para finales de 2022 la inflación será de aproximadamente 800%. “Pensamos que una reducción en los niveles de escasez podría estar ayudando a desacelerar los precios”.

También estima que para el próximo año supone una estabilidad en la producción de petróleo y un crecimiento del PIB no petrolero de aproximadamente 4%.

Mientras, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró recientemente que Venezuela sufrirá una contracción de 5%, una cifra lejos del 10% de reducción de actividad económica que anticipó en su último informe.

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Ante un mercado bajista hay que tener cuidado con las criptomonedas basura

El mercado de criptomonedas actualmente atraviesa un “invierno”, según especialistas en el tema, lo que se traduce en que la cotización de las principales...

Biden teme que republicanos prohíban totalmente el aborto

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, teme que un Senado controlado por los republicanos tras las elecciones legislativas de noviembre «tratará de imponer...

El petróleo cierra su primer mes en baja desde noviembre

Los precios del petróleo terminaron a la baja el jueves, registrando su primer descenso mensual desde noviembre, en un mercado cada vez más preocupado...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo