Expertos electorales califican de histórica y positiva designación del nuevo CNE

Pese a que la reciente designación de los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) desató una ola de señalamientos en contra por los distintos actores políticos de la oposición, desde la sociedad civil se evalúa positivamente la inclusión en la rectoría principal de dos personas que se han destacado como garantes del voto y apoyado la intención del pueblo venezolano de elegir libremente a sus líderes. Estas piezas claves, como son consideradas, para la reinstitucionalización del Poder Electoral son el experto y expreso político Roberto Picón y el exdiputado de la Asamblea Nacional, Enrique Márquez.

Jorge Roig, miembro del consejo de la administración de la Organización Internacional de Trabajadores (OIT); Leonardo Carvajal, integrante de la Asamblea de Educación y Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), coinciden en que la decisión tomada el pasado martes 4 de mayo por la Asamblea Nacional electa en 2020 no solo es un momento histórico para Venezuela, sino que podría significar un primer paso para la construcción de una ruta electora equilibrada, justa e imparcial. Tras casi 20 años, por primera vez se cuenta con dos rectores principales que representan a la sociedad civil y no muestran filiación partidista o de gobierno.

Roig lo resumió de la siguiente manera: “La conformación de un nuevo Consejo Nacional Electoral, no es la solución definitiva para todos los problemas por los que atravesamos los venezolanos. Es simplemente un primer paso, un guiño que tenía que hacer el gobierno no solamente para la oposición y población venezolana, sino también para la presión internacional, de que están dispuestos a ceder, poco tal vez tímidamente, en un ente tan importante como lo es el árbitro electoral venezolano. Se están escogiendo rectores para siete años, van a haber muchas elecciones en el camino y era importante tener una representatividad de la sociedad civil y con los actores interesados en delinear un CNE que tuviera un poco más de racionalidad y potabilidad para poder construir una nueva ruta electoral”.

“La importancia del nuevo CNE, yo no vacilo en calificarla de histórica, porque hacía 16 o 17 años que el Consejo Nacional Electoral no se elegía de acuerdo a lo que establece la Constitución, es decir, que lo nombrase la Asamblea Nacional por una votación superior a los dos tercios. Desde el punto de vista político, evidentemente, creo que ha caído bastante bien en los sectores de oposición sensatos y racionales el nombramiento de los dos rectores principales de la oposición, porque Enrique Márquez ha sido un político de oposición consecuente, tiene experiencia en el campo electoral, fue representante político de la oposición en el CNE años atrás y Roberto Picón es uno de los dos o tres mejores técnicos electorales de la oposición. Se podría decir, usando una palabra criolla, que ha sido uno de los principales cerebros, entre comillas, de la oposición en materia técnica electoral, ‘se las sabe todas, más una”, afirmó Carvajal.

Y aunque para Alarcón no se trata de un CNE equilibrado o ideal, ve esta designación optimistamente: “Simpatizamos con las personas que han sido designadas como rectores o como suplentes, distintos a los rectores y suplentes que están bajo la influencia del gobierno. La realidad de este CNE no es un Consejo Electoral equilibrado, porque los rectores principales están en una relación de 3 a 2. No es un consejo electoral ideal porque según señala la Constitución venezolana los 15 rectores deberían ser completamente independientes, sin ninguna filiación política y sin influencia de cualquier gobierno o partido alguno, pero es importante que haya habido una mejora en la presencia de rectores no vinculados al gobierno, obviamente, es una ganancia”.

Con miras al futuro

Para Alarcón el valor de esta designación será determinado en el futuro: “Si estos rectores son capaces de materializar cambios en el proceso electoral y hacerlo con mayores condiciones de competitividad. Si al final del día su función se limita a la simple nominación y quedan sin posibilidad de cambiar las reglas de juego y mejorar el proceso electoral, pues, obviamente, el valor del voto seguirá siendo cuestionado y los niveles de abstención seguirán siendo muy altos”.

Roig, por su parte, avala los valores democráticos en la lucha “decidida por su independencia de pensamiento” de Roberto Picón y Enrique Márquez y los suplentes Francisco Martínez y León Arismend. “Dentro de las circunstancias no es que estemos para tirar cohetes. Esto no es un CNE perfecto ni tampoco independiente, pero es un CNE bastante mejor de lo que hemos tenido los últimos 20 años. Quizá una primera rendija y una oportunidad importante para los venezolanos. Con este CNE intentar cubrir una ruta electoral proponiendo muchas más condiciones que las que, hasta ahora, se tienen”.

Sobre los rectores, de oposició aseguró que “Picón no obedece a ningún partido político, sino que obedece a su específica consciencia. Es una persona que ha estado preso por el régimen, un experto electoral, que solamente va a atender a los llamados de su consciencia». «Enrique Márquez, es un político muy avezado, que ha librado muchísimas batallas en muchos campos. Una persona de trabajo, de diálogo, de consenso que siempre ha creído en la ruta electoral. Siempre se ha desmarcado de otras agendas. Es un activo valiosísimo para el CNE, además conozco de su honestidad intelectual y profesional», agregó.

En cuanto a los rectores suplentes, afirmó que Francisco Martínez que «lo conozco por haber sido el presidente de Fedecamaras, todo mi apoyo y solidaridad con él». «También tenemos a León Arismendi, que sin duda es uno de los líderes sindicales más ilustrados que tiene el país, una persona de consenso, diálogo y profunda reflexión. No es un hombre improvisado, es un hombre estudioso de la realidad laboral venezolana, no creo que haya ningún trabajador que pueda denigrar su actitud frente a los numerosísimos problemas laborales”, indicó.

Mientras que Carvajal aseguró que “aficionado” a las “listas de mercado” en materia de condiciones electorales, “no mitifico a las llamadas condiciones electorales, porque eso pueden ser una trampa, de hecho, han sido una auto trampa para sectores de la oposición». «Si usted coloca muchas condiciones y exigen que se logren todas y en alta medida, pero si no se logran y usted se abstiene, usted mismo se puso la trampa. Usted mismo jugó al idealismo desenfrenado, usted mismo jugo al maximalismo, yo no creo que se puedan conseguir las condiciones ideales en todos los campos”.

Condiciones a cumplir

En la historia electoral venezolana reciente la abstención ha sido una constante ante la negativa de los venezolanos a someterse a un proceso sin condiciones, pese a las promesas hechas por muchos de los aspirantes a la rectoría del Poder Electoral. Para Carvajal hay algunas condiciones que son innecesarias considerar y que podrían desgastar a la oportunidad que se presenta con este nuevo CNE.

“Por ejemplo, no creo que sea necesario, auditar y cambiar de arriba abajo el Registro Electoral Permanente, porque yo no creo en esas ficciones que dice esa gente tonta que hay un millón de chinos y medio millón de cubanos, no. Los registros electorales siempre tienen sus desfases, sus problemas, sus fallos y una que otra trampa, aquí y en otras partes del planeta, pero eso no es significativo desde el punto de vista absoluto y porcentual a la hora de contabilizar quién tiene una mayoría”, dijo.

Añadió que las elecciones en Venezuela no se han perdido porque hayan hecho trampa y haya votado un millón de chinos y otro millón de árabes, no. «Eso jamás lo he creído y quienes lo han planteado es la misma gente que está en contra de las vacunas, que cualquier rumor lo magnifica y hasta dice que la tierra es plana. Una garantía electoral que hay que buscar es la posibilidad de que la oposición pueda contar con una tarjeta única, que hayan las suficientes facilidades para que se pueda estructurar eso. Sin plantear que hay que unificar a toda la oposición, yo no soy partidario de gastar pólvora en zamuros. Creo que hay gente absolutamente negada desde hace bastante años, como los que siguen a María Corina Machado, en participar en elecciones. Yo creo que esta escogencia puede ayudar a que ahora en 2021, en los procesos de elegir gobernadores y alcaldes, la abstención opositora sea minoritaria”.

Muy por el contrario, Alarcón considera que, aunque “hay muchas cosas que están mal en cuanto a condiciones electorales”, es necesario que para los próximos comicios se asegure, entre otras cosas, la auditoria del registro electoral. “No es auditado desde hace muchos años y no se sabe quiénes están en ese registro con posibilidades de votar. El tiempo con el que se convocan elecciones. Los partidos políticos que han tenido inscripción legal sean habilitados para participar en la elección. La participación de los candidatos en los medios de comunicación. El uso de los recursos públicos, hemos visto como se confunden actos de gobierno y actos de campaña”.

Destacó también la importancia de la observación internacional electoral, «que sigue protocolos muy estrictos, que tiene una metodología y que goza de la confianza de la comunidad internacional, por algo que ellos llaman el acompañamiento electoral, que no es más que observadores que no ven nada, invitados del gobierno, pero que al final no hacen ningún reporte o evaluación del proceso electoral». «El respeto a los resultados electorales también es fundamental. Ha habido desconocimiento de los resultados, como por ejemplo en el estado Bolívar, cuando Andrés Velásquez ganó la gobernación”, apuntó.

Para Roig es vital “la votación de la gente que está en el exterior, la eliminación de los puntos rojos que tanto daño hacen, procurar con las Fuerzas Armadas la independencia del Plan República, revisar el Registro Electoral». «Es una agenda muchísimo más ambiciosa que simplemente la escogencia del CNE, pero el primer paso para cumplir con esa agenda era, precisamente, tener unos árbitros que tengan la capacidad de escuchar, razonar y debatir, a lo mejor, sin las pasiones económicas y políticas del pasado”, añadió..

El mensaje de Roig a los actores políticos y civiles del país fue: “El pueblo venezolano está desmotivado, no cree en el voto. Lo primero que hay que hacer es conformar una plataforma con el único objetivo de ‘queremos elegir, queremos cuidar el voto’ que debe estar conformada por los partidos políticos, pero, sobre todo, por una sociedad civil que clama a gritos una solución que sea pacífica y para todos los que estamos inscrito en que la salida de este país si bien lo electoral es un paso, la recuperación de un proceso institucional quizás es más importante todavía”.

Más del autor

Keissy Bracho
Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Audiovisual Especializada en Comunicación Política, Opinión Pública, Marketing Político, Gestión de Políticas Públicas. Aprendiendo de Género

Artículos relacionados

Lo más reciente

Coca-Cola FEMSA Venezuela premiará iniciativas asociadas a “Red por el Planeta” en Concurso Ideas 2021

Coca-Cola FEMSA de Venezuela otorgará su premio especial Efecto FEMSAción del Concurso Ideas 2021 a una iniciativa alineada con su programa de sostenibilidad “Red...

Enluis Montes, el joven director que soñó con tocar en grandes escenarios

El joven director portugueseño Enluis Montes soñó desde muy niño tocar en un gran recinto. Surgido de las aulas de El Sistema, no pensó...

Santa Teresa 1796 obtiene el Great Gold Virtus en Lisboa

Más de 25 jueces europeos reconocieron a Santa Teresa 1796 entre los mejores rones del mundo. El ron súper premium de la casa Santa...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo