Gustavo Petro: “Nosotros vamos a desarrollar el capitalismo”

En su primer discurso como presidente de Colombia, Gustavo Petro aclaró “de manera franca”, que su gobierno no expropiará ni destruirá la propiedad privada de su país, como tantas veces lo denunciaron sus detractores durante toda la campaña que finalizó este domingo 19 de junio, tras su victoria en la segunda vuelta electoral.

Durante los 44 minutos que aproximadamente habló Petro, desde la Arena Movistar de Bogotá, indicó que no se trata de que “adore” al capitalismo pero explicó que no es posible una mejor redistribución de los recursos, si no se aumenta la producción nacional.

“Tenemos que superar la premodernidad, el feudalismo, la nueva esclavitud, superar mentalidades atávicas en ese mundo de siervos y esclavos (…)

La riqueza nacional depende del trabajo y si ese trabajo es independiente, y adquiere las nuevas formas de la economía colaborativa tendrá nuestro respaldo. Solo sobre la base del crecer y el producir se podrá redistribuir. Si queremos que la sociedad toda sea igualitaria, tenemos que producir en el campo y en las empresas, sin que se afecte la dignidad humana, la naturaleza, el agua, el páramo, los pájaros”… dijo visiblemente emocionado el candidato del Pacto Histórico.

Petro gobernará para el periodo 2022-2026 tras haber obtenido 11.280.200 votos (50,44%). Mientras que Rodolfo Hernández, candidato de la Liga Anticorrupción, logró 10.579.106 votos (47,30%), según informó la Registraduría Nacional tras haber contabilizado el 99,98 % de las mesas de votación.

Y justamente cuando se refirió a sus adversarios políticos, el nuevo mandatario colombiano recalcó que ya no es momento para odios, y que su línea de gobierno se puede sintetizar en tres frases: paz, justicia social y justicia ambiental. Por lo cual, los diez millones de electores que votaron a favor de Rodolfo Hernández serán bienvenidos y escuchados.

“Él hizo una campaña interesante,  puede dialogar con nosotros cuando quiera. No usaremos el poder para destruir al oponente (…) Esto significa que la oposición, sea Uribe,  sea Federico, será siempre bienvenida en el Palacio de Nariño para dialogar”, insistió Petro, mientras sus seguidores le coreaban: “¡No más guerra!”, “¡No más guerra!”, en un tono vigoroso y apasionado.

Su voz era a ratos ronca y dijo que esto se debía a los siete meses que estuvo de campaña. Su ánimo entre enérgico y reposado. Habló rodeado de su esposa, de familiares, y también del ex alcalde de Bogotá, Antanas Mockus, quien en algún momento le levantó el brazo, como si se tratara de un jugador de boxeo que ha vencido.

La tarima colorida, lucía repleta de personas. Allí estuvo la vicepresidenta, Francia Márquez, quien le precedió en el mensaje de agradecimiento a los electores, y la madre de Dilan Cruz Medina, estudiante de bachillerato fallecido en las protestas de 2019, a manos de la policía colombiana.

A raíz de su presencia y de una fotografía de su hijo que la mujer portaba con los brazos alzados arriba de su cabeza, Petro le dio la palabra, no sin antes decir que en Colombia no se podía continuar con el clima de persecuciones y de aislamiento.

Dijo que la oposición a sus políticas será probablemente “férrea y tenaz”, y quizás él no la entenderá, pero recalcó que esto no significa que su gobierno impulse una persecución política o jurídica hacia quienes le adversan. Por ello promoverá un diálogo para construir “el gran Acuerdo Nacional” que ya, según su perspectiva, habría comenzado entre 10 millones de personas, pero “tiene que ser entre 50 millones de colombianos”, insistió.

“Comprometemos la existencia y la vida misma por un cambio real”

El cambio no se limitará al país vecino. Según el ganador de la segunda vuelta electoral de Colombia, la transformación verdadera abarcará “una historia nueva” para América Latina y para el mundo entero.

“Aquí lo que viene es un cambio de verdad. No es un  cambio para vengarnos, ni para profundizar el sectarismo y el odio. El cambio consiste, precisamente, en dejar eso atrás (…) Si queremos una sola Colombia, necesitamos del amor. Una política del entendimiento, del diálogo, de comprendernos los unos a los otros. De darle la bienvenida a la esperanza”, dijo al tiempo que agradeció a sus seguidores y militantes quienes bajo el sol y la lluvia salieron a las calles a “seducir” a quienes no creían en su proyecto.

Petro reconoció que su logro no era producto únicamente de su campaña. Dijo que el ascenso de él y de la vicepresidenta Márquez al poder representaba “una resistencia que ya llevaba cinco siglos”. Una lucha de rebeldía contra la injusticia de un mundo “que no debería ser”, contra “la discriminación, la desigualdad”. Un logro que debía reivindicar a tantas personas que ya no estaban allí para acompañarle: desaparecidos, asesinados y presos.

Justamente allí el público presente lo aplaudió, cuando dijo que había muchos jóvenes “encadenados” y “tratados como bandoleros”, simplemente porque “tenían esperanza y tenían amor”, en una alusión a las condenas de los manifestantes que se pronunciaron contra las políticas de Iván Duque.

Hizo una solicitud al Fiscal General de la Nación (Francisco Barbosa), para “que libere a nuestra juventud”. Justo allí fue cuando su mensaje recibió más aplausos, y del cielo del escenario cayó una especie de lluvia de papelillo que propiciaba mayor emoción en sus seguidores.

“Pido que restituyan a los alcaldes de elección popular. Se lo solicito a la Procuradora”, añadió. Refiriéndose a Margarita Cabello Blanco.

Justicia ambiental

Luego de insistir en que era necesario construir un gobierno de paz, basado en la justicia y en una mejor repartición de recursos, una “economía colaborativa”; así como en la urgencia de “amarnos los unos a los otros” en vez de “matarnos los unos a los otros”; Petro se excusó y dijo que hablaría sobre el cambio climático.

“La ciencia nos ha dicho que como especie humana podemos perecer en el corto plazo. Las dinámicas de acumulación por el deseo de codicia y de ganancia desaforada están a punto de acabar con las bases mismas de la existencia. Esto no lo dicen ni las derechas ni las izquierdas. ¡No los dicen las ciencias! No somos un país que emite enormes cantidades de Co2. Pero estamos al lado de una enorme esponja, donde los otros países dejan sus residuos: la Amazonía”, agregó.

Para concretar esta transición energética hacia las energías limpias, Petro dijo que urgía establecer un diálogo y que ahora seguro sí sería posible, tras haber logrado llegar a la presidencia del vecino país.

“Me han llamado casi todos los presidentes de América Latina. Creo que hoy sí lo podemos proponer. Un llamado sin exclusiones de ningún pueblo, de ninguna nación. Llegó el momento de sentarnos con el gobierno de Estados Unidos,  de hablar, de dialogar, sobre el hecho de que allá se emitan gases de efectos invernaderos y acá los absorbemos a través de nuestra selva amazónica. Si allá se emite y acá los absorbemos. ¿Por qué no dialogamos?”, se preguntó.

La propuesta para el gobierno de Biden y para toda Latinoamérica sería la de impulsar una economía descarbonizada, una “economía de la vida”, pues a su entender, el futuro no puede seguir sustentado en los altos precios del petróleo o del gas.

Se trataría, más bien, de impulsar una América Latina que profundice el conocimiento “hasta las más altas esferas de la humanidad”, y que de esta manera pueda proponerle al mundo un verdadero equilibrio con la naturaleza.

No dejó de agradecer a sus seguidores por el respaldo y el apoyo. Sin ellos, cree que no se hubiera concretado este “día histórico”. De hecho, confesó que a ratos dudaba si sería posible que realmente él pudiera ganar: “¿Estaré hablando el 19 como presidente, me preguntaba?”, reveló.

Ante lo cual quienes lo escuchaban desde la Arena Movistar de Bogotá le respondieron: “¡Sí se pudo!”, “¡Sí se pudo!”, con insistencia.

“¡Ustedes son una demostración de que la paz es posible en Colombia! De que los sueños de justicia, de igualdad y de libertad sí se pueden realizar. Gritemos libertad para que nunca más la masacre anegue el territorio. Libertad para que un gobierno no asesine a sus jóvenes, para que nunca más una política económica les quite la comida a los niños, para que los sueños puedan ser, para que una democracia se pueda construir (…) Una democracia multicolor, de hombres y mujeres verdaderamente libres. ¡Qué viva la libertad, que viva Colombia, potencia mundial de la vida! Me llamo Gustavo Petro y soy su presidente. Los quiero mucho. Te quiero mucho, Colombia”.

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Aviation Capital Group Announces Delivery of One Boeing 737-9 MAX to Copa Airlines

Aviation Capital Group LLC (“ACG”) announced the delivery of one new Boeing 737-9 MAX aircraft on long-term lease to Copa Airlines. This Boeing 737...

Mary Kay Inc. Continues Its Support of Women’s Empowerment at the International Women’s Forum Cornerstone Conference in Chile

-Mary Kay Inc. continues its support of women’s entrepreneurship, empowerment and thought leadership as a sponsor of the 2022 International Women’s Forum (IWF) Cornerstone Conference. Taking...

¿Por qué el instructivo Onapre ‘enfurece’ a los trabajadores públicos?

Este viernes la ministra de Educación Universitaria, Tibisay Lucena, publicó en su cuenta de Twitter el siguiente mensaje: “Anunciamos con la Central Bolivariana Socialista...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo