La herencia de Donald Trump: Un país dividido y vulnerable

En horas de la madrugada de este jueves, el Congreso de Estados Unidos ratificó al demócrata Joe Biden como el nuevo presidente electo de esa nación. Esto ocurrió tras una jornada extraordinaria, luego de que simpatizantes del exmandatario Donald Trump irrumpieron de forma violenta para impedir el desarrollo de la sesión donde se llevaba a cabo la comprobación de resultados. El momento histórico quedó marcado como «asalto al Capitolio», donde una mujer perdió la vida. 

A propósito de lo sucedido,  conversamos con Ryan DuBois, activista de derechos humanos y empleado por la ciudad de Nueva York, y con el internacionalista venezolano Félix Gerardo Arellano para conocer de qué manera podría influir lo ocurrido en el curso de la política estadounidense. 

Para DuBois es «muy poco probable» que Trump se saliera con las suyas al aupar a sus seguidores y fanáticos. «Después de todo, al final del día, el Congreso finalizó la certificación de los resultados de la elección y declaró a Biden como el ganador. De hecho, algunos de los senadores republicanos aliados de Trump que iban a protestar la certificación cambiaron su posición debido al asalto al Capitolio. Así que parece que la violencia le hizo más daño a las aspiraciones de Trump». 

Similar es la opinión de Arellano, quien considera que ahora viene un período complicado para el partido Republicano: «Trump no ha ganado. Se ha consolidado en los radicales de Estados Unidos. Él cree que ha ganado, pero ha hecho mucho daño porque ha dejado una estela de polarización y sensibilidad muy delicada. Un país dividido, alimentado con una dosis permanente de violencia y agresión, con una dosis de racismo que no podemos negar. Queda el país muy débil». 

Indicó que lo que viene ahora es una fase dura para el partido Republicano, en la que Trump intentará controlarlo. “Tiene público, fanáticos y también parlamentarios afín. Ahora viene una fase dura para el partido, porque el partido Republicano no es lo que Donald Trump pregona. No es un partido racista, ahí estaba Condoleezza Rice. No es el partido de la xenofobia, si así fuera está perdiendo». 

¿Se tambaleó la institucionalidad?

Desde la época de campaña, y más aún tras conocerse los resultados preliminares que ya daban al demócrata Joe Biden como ganador de las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, mucho se habló sobre la estabilidad e institucionalidad de Estados Unidos. 

El activista de derechos humanos se mostró en desacuerdo con el discurso pronunciado por Biden el pasado miércoles. «Él dijo que Estados Unidos es el lucero de la democracia en el mundo y que la muchedumbre es una minoría extremista. La realidad es que Estados Unidos es un país fundado encima del racismo. Fueron miles de personas que participaron en el fallido golpe de Estado, instigado por el presidente Trump, quien tiene el apoyo de casi la mitad del país. Nuestra democracia se ve muy vulnerable porque se entiende que las fuerzas de la supremacía blanca se van a volver violentas si el sistema no garantiza su poder. Por supuesto no es una sorpresa porque así es la historia de Estados Unidos».

DuBois aseguró que se trata de una situación de cuidado: «Lo ocurrido ayer fue una insurrección. La muchedumbre intentó un golpe de Estado. Además, muchos policías fueron vistos apoyando o ignorando a los alborotadores. Muchas personas están comentando que si fueran personas negras habríamos visto una reacción mucho más fuerte y violenta. Los próximos pasos son sumamente importantes. Lo que el gobierno debe hacer es detener y sentenciar a todos los participantes al máximo nivel de la ley, incluso los políticos que instigaron y lideraron la insurrección. Si no hay consecuencias para los participantes, se manda el mensaje  de que los racistas violentos pueden seguir aterrorizando al país hasta la victoria. Es un gran peligro».

Para Arellano, todo lo ocurrido antes y durante el asalto al Congreso no es una muestra fehaciente de que la institucionalidad estadounidense se haya tambaleado. «Empiezo por destacar a la Corte Suprema de Justicia. Recordemos que Donald Trump pretendía controlar la corte, llegó a designar tres vacantes, con la última acelerando el proceso en el Congreso. El partido Republicano que controlará el Senado hasta dentro de unos pocos días, ya perdió ese control, jugó a favor de Donald Trump y se asumía que iba a controlar la Corte Suprema, que a su  vez no reaccionó como un órgano dirigido, controlado, que sigue instrucciones». 

«Por el contrario, la Corte Suprema recibió las peticiones que llegaron en contra de las elecciones y estimó que no estaban sólidas, que no había fundamentación, que no estaban las pruebas y actuó institucionalmente. En una gran cantidad de países la corte actúa por instrucciones del Ejecutivo, por órdenes del presidente. Donald Trump esperaba convertir a Estados Unidos en una república bananera, pero la Corte Suprema no lo permitió».   

¿Trump perdió o ganó?

Arellano tampoco califica lo ocurrido como un golpe de Estado.  «Como uno tipifica y visualiza un golpe de Estado no lo puedes abordar ahí porque no hubo ningún papel por parte de las Fuerzas Armadas. Si a Donald Trump le preguntaran, diría que fue una jugada. Los analistas de Trump podrían decir que es parte su show mediático el uso radical de la fuerza. Pero en un debate a la luz de los conceptos políticos, la Constitución y los elementos jurídicos, puede haber elementos de insurrección». 

A juicio del internacionalista, “los militares han actuado muy bien, institucionalmente, con prudencia, sin acelerarse, sin incorporarse a la diatriba política”. “Seguramente, si la situación del día de ayer se hubiera desbordado significativamente, a lo mejor hubieran salido a mantener el orden y la institucionalidad. Yo creo que no se ha afectado la estabilidad institucional de Estados Unidos. Ha sido una prueba de fuego, indiscutiblemente, pero los hechos me indican que la institucionalidad está consolidada». 

Arellano advirtió que no puede hablarse de una victoria para Trump, cuando su propio partido ha sido llamado a reflexionar sobre los errores cometidos durante sus cinco años de gestión. «Recordemos que durante la campaña Donald Trump no era considerado el mejor candidato, pero él con su habilidad mediática logró crecer en números y ganó las elecciones. Recordemos que no ganó el voto popular. El partido Republicano jugó a favor, permanentemente, de las arbitrariedades de Donald Trump en su política exterior, en el manejo de los asuntos internos, en el manejo errático de la pandemia. Pero a última hora le tocó reflexionar y el jefe de la fracción del partido Republicano en el Senado días antes reconoció a Biden». 

Opinión con la que estuvo de acuerdo DuBois: «El ejército estadounidense no apoya a Trump ni apoya un golpe de Estado. Sin el ejército no será posible. Los demócratas tienen suficiente apoyo de republicanos de consciencia que se han alejado de Trump. Ya el campamento Trumpamaro no tiene esperanza ninguna de prevenir la presidencia de Biden. Hasta Mitch McConnell rechaza la violencia de ayer».

No olvide ver nuestros reportajes en: www.hispanopost.com

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Gobierno Argentino impulsará ley para la utilización de cannabis de «uso medicinal e industrial»

El presidente de Argentina,  Alberto Fernández, anunció este lunes en horas de la tarde que el Gobierno impulsará una ley de utilización de cannabis...

Google Finance añade una pestaña dedicada a las criptomonedas

Google Finance ha añadido los precios de las criptomonedas al dominio finance.google.com. La sección, titulada "Crypto", aparece ahora en la categoría "Comparar mercados" junto a...

Impacto de presunto meteorito se presenció en Anzoátegui

En horas de la madrugada de este domingo fue avistado un presunto meteorito en la población de El Tigre, estado Anzoátegui. Ciudadanos de la zona...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo