Ilegales celebra el gusto por su merengue

Puede que por separado los nombres de Vladimir Dotel, David Díaz y Junior Pimentel no digan mucho, pero cuando se resume en Ilegales, entonces la cosa es distinta.

De reciente visita en Venezuela, los dominicanos dijeron que apenas recibieron la invitación para volver no lo pensaron mucho. «Caracas fue la segunda ciudad donde presentamos nuestro nuevo espectáculo. Por eso se llama el show ‘Otra atmósfera’. La acogida que nos ha dado el público venezolano siempre ha sido muy cálida y con este show quisimos demostrar cómo ha sido nuestra evolución. Que aprecie cómo ha sido la pasión que le metemos a esto”, dijo Dotel, el líder.

«El taki taki», «La morena», «Fiesta caliente», «La ladrona», «Hora loca», entre otros, son canciones del trío que no pasan de moda. Desde hace 29 años, el grupo ha sabido sortear las altas y bajas que le ha tocado enfrentar. Pero, como quedó demostrado durante su actuación en La Descarga de los 90, el público los continúa apoyando.

«Hemos contado con la bendición de Dios. Es increíble como ‘El taki taki’, por ejemplo, suena 30 años después en una discoteca y la gente lo disfruta igual. Creo que seguimos funcionando porque tuvimos una misión tan interesante en la música latina cuando surgimos. En ese momento, fusionamos el merengue con el rap y el reggae. Se pensó que esa mezcla no podía llegar lejos y ha trascendido en el tiempo».

Le puede interesar leer: Dudamel fue nominado a los premios Grammy 2023 en la categoría de «Mejor interpretación de orquesta»

Durante esa jornada, en la terraza del Centro Ciudad Comercial Tamanaco, Dotel y su combo compartieron también con sus colegas de Proyecto Uno. El público bailó y ovacionó a rabiar cuando se unieron en el clásico del merengue house «El tiburón».

En ese momento, uno de los aspectos que más llamó la atención de Dotel fue que la mayoría eran jóvenes. Muy pocos de los asistentes eran adolescentes cuando ellos surgieron. Y, aún así, se sabían las canciones.

«La gente ve que le damos lo que les gusta. Por la tecnología, las generaciones van simplificando sus gustos y no son tan exigentes como podían ser antes. Pero igual saben distinguir entre lo que es bueno y funciona y lo que no. Por eso creo que llegamos a tantos jóvenes», aseveró.