Clima organizacional adaptado a estos tiempos

El 11 de marzo de 2019, es decir, hace ya dos años, la Organización Mundial de la Salud declaró el brote de coronavirus COVID-19 “pandemia global”. Desde entonces el mundo ha tenido que adaptarse y readaptarse a los constantes cambios que se han producido producto de la crisis sanitaria. Y el ámbito empresarial no ha sido la excepción.

Muchas compañías se vieron obligadas a modificar las condiciones de trabajo de su personal, que se tradujo en adoptar el teletrabajo como la modalidad más adecuada para hacerle frente a esta circunstancia. La adopción de esta práctica, a la que muy pocos empleados estaban acostumbrados, tuvo efectos positivos -sobre todo para prevenir el contagio del recurso humano- pero también, digamos, negativos, como ha sido la ausencia de interacción presencial de quienes integran la empresa, así como tener que compartir el espacio personal de la casa con el espacio laboral.

Este alejamiento del lugar de trabajo también ha afectado las percepciones de los empleados sobre las empresas a las que pertenecen, lo que se conoce como clima organizacional. Y aunque se está produciendo un regreso paulatino a las oficinas, bien sea cien por cierto presencial o bajo el formato híbrido, las compañías se han visto obligadas a modificar algunas prácticas a su interior, en particular las referidas a la interacción de las personas.

Visto la anterior, es clave para las empresas gestionar el clima organizacional, esto es, identificar y mejorar las percepciones del personal acerca de su ambiente de trabajo y de la organización misma. Hacerlo tiene efectos positivos en la productividad y competitividad de la compañía, así como en la motivación, satisfacción y compromiso de los empleados, en la imagen del negocio, en la satisfacción de los clientes y en la calidad de vida laboral, entre otros aspectos.  

Ante la situación actual se hace necesario plantear y construir alternativas válidas que redunden en el mejoramiento del clima organizacional de las empresas, tomando en cuenta que volver a las condiciones organizacionales previas a la pandemia, en el corto plazo, luce poco probable. 

Las compañías deben reforzar la instrumentación de sus valores corporativos sobre la importancia del trabajo en equipo, la identificación de los trabajadores con la compañía y el compromiso individual asumido con las metas colectivas trazadas.

Por ello, apostar por la motivación dentro de la estructura organizacional puede generar altísimos niveles de compromiso y productividad. Esto repercute positivamente en los resultados y la rentabilidad de la empresa, al contar con un recurso humano satisfecho y también feliz.

Así que este nuevo contexto laboral, todavía impregnado de incertidumbre y caracterizado por la búsqueda de la continuidad del negocio, demanda de las empresas prestar mayor atención al clima laboral, medirlo y, de ser necesario, emprender estrategias que contribuyan a mejorarlo.

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Brecha entre el dólar oficial y el paralelo se amplía a 10% y genera distorsiones en la fijación de precios  

En las últimas semanas se ha podido observar que ha “aparecido una brecha importante” entre el dólar oficial y el dólar paralelo, una “brecha...

Gobierno y oposición inician conversaciones para retomar diálogo en México

En horas de la tarde de este martes los jefes de la delegación del gobierno, Jorge Rodríguez, y de la Plataforma Unitaria, Gerardo Blyde,...

GoFundMe Completes Acquisition of Classy

-GoFundMe, the trusted leader in online fundraising, announced the completion of its previously announced acquisition of Classy, the leading nonprofit fundraising software company. Classy will continue to...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo