Comerciantes de Carabobo aplican alternativas para generar ingresos en semanas de cuarentena radical

El vicepresidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Lorenzo Araujo, considera que hay una gran diferencia entre las semanas de cuarentena radical y las flexibles en cuanto a las ventas. En los sectores no priorizados, como calzado, ropa y otros servicios y bienes, se nota la diferencia en los ingresos; los priorizados se mantienen vendiendo.

En las semanas de cuarentena radical los comercios que no tienen permitido laborar implementaron alternativas para no cerrar sus puertas. Han aumentado las ventas a través de los denominados delivery, así como invertir en publicidad en redes sociales, pero las ventas son menores, aseguró Araujo.

Reiteró que tras 15 meses de pandemia el sector está más que preparado para atender al público todos los días. “Ya se han hecho las inversiones necesarias para la bioseguridad, para acomodar las colas y evitar aglomeraciones dentro de los establecimientos”.

Sin embargo, algo que se sale del control de los vendedores es el acceso a gasolina y diésel que agrava el ausentismo laboral de los diferentes establecimientos. “Grandes comercios como ferreterías, farmacias y automercados han implementado transporte para su personal pero este se ha visto afectado por la falta de diésel”.

Ulmary Castillo labora en una tienda en Guacara que ofrece artículos de deporte y quincallería. Desde el inicio de la pandemia decidieron añadir artículos alimenticios para poder laborar en las semanas de cuarentena radical y que las autoridades no los obligaran a cerrar. “El dueño tomó la decisión para no dejarnos sin empleo y por eso involucró comida, pero no se vende mucho porque son muchos negocios que decidieron hacer lo mismo para poder trabajar y sobrevivir el día a día”.

Luis Eduardo Rivas es uno de los encargados de una panadería ubicada frente a la plaza Bolívar de Guacara. Según su testimonio, aunque trabaja en un rubro priorizado, las ventas bajan en semanas de cuarentena radical porque acuden menos personas y el horario de atención al público está limitado. Añadió que el abastecimiento de harina se demora dependiendo de la semana.

Jesús Daniel Ollalba tiene casi ocho años trabajando en una zapatería en Guacara. Mencionó que las ventas han bajado más durante la pandemia. Los dueños de este establecimiento decidieron vender alimentos desde hace aproximadamente cinco años, porque vieron que la prioridad de los ciudadanos es la comida.

En el caso de este local, sus ingresos no se ven sujetos a la semana de cuarentena radical o de flexibilización. “Simplemente hay días buenos o días malos. Mañanas buenas o tardes buenas”.

Fuente: El Carabobeño

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Santa Teresa 1796 obtiene el Great Gold Virtus en Lisboa

Más de 25 jueces europeos reconocieron a Santa Teresa 1796 entre los mejores rones del mundo. El ron súper premium de la casa Santa...

Auditores académicos avalan primera semana de auditoría

 La primera semana de la Auditoría Integral del Sistema Automatizado de Votación venezolano concluyó, con los avances previstos para la revisión del software de...

Mitos y verdades sobre las vacunas contra la COVID-19: ¿Puedo o no beber alcohol?

¿Qué recomendaciones que debe seguir una persona luego de haber sido vacunado contra la COVID-19? En Venezuela, se puede terminar más confundido que antes....

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo