Donaciones casa por casa: venezolanos ayudan a la comunidad de Birongo

Birongo, un poblado del municipio Brión del estado Miranda donde viven más de siete mil personas en una realidad que con los años se ha hecho más difícil ante los problemas en el país, recibió el sábado 28 de noviembre donaciones de ropa, calzado, juguetes y artículos deportivos.

Durante una semana los voluntarios de Yo Tengo Un Sueño, organización sin fines de lucro, recolectaron las entregas a través de jornadas hechas en dos modalidades. La primera, invitaban a asistir a su sede en La Castellana, según el tiempo y disposición de cada persona, y la segunda, ir la tarde del viernes 20 de noviembre a la Praline Chocolatier, en Los Palos Grandes, lugar donde cada persona que donaba recibía la sorpresa de un par de bombones de cortesía.

Las organizadoras Yuraima Mercado, integrante de Yo Tengo Un Sueño, y Michelle Lazzari, fundadora, afirman que la receptividad “fue tan buena que pudimos repetir la jornada el sábado siguiente”.

Como resultado “un total aproximado de 60 personas donaron una gran cantidad de ropa y juguetes en muy buen estado, y a pesar de que este año no pudimos hacer las actividades acostumbradas por la COVID-19 pudimos cubrir a todas las familias con el donativo más grande recaudado y en tiempo récord”, indican.

En 2020 “hubo mayor participación que en años anteriores, aunque lo dudamos”. “Pero algo nos hizo creer que lo lograríamos y así fue. Con el equipo adecuado de voluntarios comprometidos se logró cumplir el objetivo, aunque fue duro, no vamos a mentir, pero valió la pena”, aseguran.

Explican que para cumplir con el reto de llegar a la mayor cantidad de personas en poco tiempo, “contamos con comunicadoras que son amigas y aliadas, con la plataforma de Eposak, con la agencia Turismo Maso y con La Praline Chocolatier”.

5fc6a962c9530.jpg

Comunidad de Birongo recibe donaciones Foto: Gonzalo Maduro.

Yo Tengo Un Sueño realiza esta iniciativa de recolección y entrega de donaciones para los birongueros desde hace ocho años en alianza con Eposak. Se enfocan en cuatro sectores: Pueblo Nuevo, Vista Hermosa, El Cerro y La Placita. “Son los que hemos podido visitar y conocer profundamente”, dicen.

Durante este tiempo la organización, además de asistirlos ha visto que las condiciones en las que viven las comunidades del “pueblo bello y lindo con sus ríos”, lema del lugar, han empeorado con el pasar de los años. “Actualmente la realidad es muy precaria. Cocinan a leña porque hace mucho que no les llega el gas, toman agua directo del río porque no tiene agua filtrada, y hay una muy evidente falta de higiene bucal, que ojalá podamos encontrar muy pronto la manera de ayudarlos con esta necesidad”, expresan las organizadoras.

Sin embargo, a pesar de las dificultades, “Birongo es alegría ante la adversidad, es representado por las estrellas de Birongo y sus tambores, que ponen a bailar a cualquiera”. “Birongo también es su río y sus tradiciones, es el cacao, son los niños y es una ventana a la Venezuela humilde, agradecida y honesta”, describen.

5fc6aa00a0300.jpg

Visita casa por casa. Foto: Gonzalo Maduro.

El sábado 28 de noviembre, los voluntarios de Yo Tengo Un Sueño fueron a Birongo a entregar casa por casa las donaciones, este año debido a la pandemia no hubo una fiesta para recibirlos como acostumbran, pero la alegría de cada vecino estuvo presente.

En 2012, cuando empezó esta iniciativa, buscaban brindar un regalo, un juguete, un detalle, a los niños de Birongo. Sin embargo, el foco rápidamente cambió al conocer la realidad de estos cuatro sectores y las tradiciones que los conforman.

Yo Tengo Un Sueño está en coordinaciones logísticas para hacer una próxima entrega, esta vez únicamente de juguetes para los niños de Choroní, y durante todo el año también realizar otras iniciativas.

 “Apoyamos con donaciones de útiles escolares a los alumnos de la Unidad Educativa Jenaro Aguirre Elorriaga, ubicada en el barrio 24 de marzo en Petare. Con el apoyo de 18 voluntarios, que en su mayoría son estudiantes de la Universidad Metropolitana, brindamos talleres de inglés a niños desde preescolar hasta sexto grado de primaria; y semanalmente visitamos el ancianato de Bello Monte, donde no solo les llevamos comida a 40 abuelos, sino también mucho amor y a veces música, gracias a que en ocasiones nos acompañan músicos que les cantan”, explican Mercado y Lazzari.

Este primero de diciembre, Yo Tengo Un Sueño realiza su campaña anual de recolección de fondos. Para más información ingresa a su Instagram.

5fc6ab2b7e837.jpg

Bironguero con sombrero que recibió en la jornada. Foto: Gonzalo Maduro

Abigail Carrasquel
Periodista venezolana

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

IPYS Venezuela identificó más de 370 violaciones al ejercicio del periodismo en 2020

El Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela (IPYS Venezuela) presentó este lunes su informe anual sobre los casos de restricciones a las libertades informativas,...

Gobierno Argentino impulsará ley para la utilización de cannabis de «uso medicinal e industrial»

El presidente de Argentina,  Alberto Fernández, anunció este lunes en horas de la tarde que el Gobierno impulsará una ley de utilización de cannabis...

Google Finance añade una pestaña dedicada a las criptomonedas

Google Finance ha añadido los precios de las criptomonedas al dominio finance.google.com. La sección, titulada "Crypto", aparece ahora en la categoría "Comparar mercados" junto a...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo