Durante todo el año realizan ponche crema artesanal con una receta secreta

Entre los sabores característicos de la época decembrina venezolana está el del ponche. Siendo su color crema, su espesor y su dulzura unos de los presentes en los encuentros navideños. Pero las familias no solo se juntan para abrir la botella de vidrio donde viene, algunas desde hace décadas se unen para producirlo. Tal es el caso de Ponche Las Violetas.

“Hay quienes no ponen el arbolito sin su ponchecito o necesitan el ponche para poder hacer las hallacas. Está muy identificado con nuestras tradiciones, por lo tanto, con las emociones”, dice María Julia Parra, quien prepara el artesanal y tradicional Ponche Las Violetas.

Parra explica que el producirlo tarda aproximadamente dos horas. El primer paso para elaborarlo es cocinar la leche con el azúcar y los huevos, luego cuando está a punto se le agrega el licor, el conservante y la vainilla.

Por último, se envasa en botellas previamente esterilizadas, se tapa, etiqueta y sella. “La cantidad depende de los pedidos que se tenga y de la época en que estemos”, afirma.

Para María Julia, el secreto para hacer el mejor ponche está en el cariño y la dedicación con que se realiza.  “Siempre recuerdo el libro Como agua para chocolate de Laura Esquivel, en donde en la preparación de los alimentos se transmiten todos los sentimientos.  De esa misma manera logramos un ponche muy equilibrado entre el dulce, la cantidad de licor y una textura cremosa”.

Una de las particularidades del Ponche Las Violetas es que durante todo el año ofrece desde su cuenta de Instagram esta bebida y no solo en diciembre. Parra indica que se debe a que el ponche se puede tomar como un pousse café o como un aperitivo tipoBaileys o Frangelico.

Una receta secreta de generaciones

“La receta de Ponche Las Violetas nació hace cuatro generaciones en el estado Táchira, Venezuela. Es creación de la tía de la abuela de mi esposo y llegó a manos de mi suegra, la señora Violeta, cuando era joven. Y es una receta secreta”, dice María Julia.

Narra que en Los Andes el ponche se toma durante todo el año e inicialmente este se producía en casa únicamente para familiares y amigos. 

“Cuando conocí a mi suegra hace 30 años hacía este ponche para ofrecerlo en su casa, para regalarlo a su familia y amigos, y para los regalos corporativos de la empresa de mi suegro en Navidad. A finales de los años noventa comencé a obsequiarlo a mi familia y a mis amigos. Empezó a ganar fama. Hasta que llegó el momento que me preguntaron si lo vendía.  Entonces le propuse a mi suegra hacer el negocio: ella lo produciría y yo lo vendería”, cuenta Parra.

Desde hace seis años aproximadamente, la señora Violeta, a quien por cariño bautizaron de esta manera, se cansó de cocinar. Y fue en ese momento, señala María Julia, que le compartió su receta secreta bajo el juramento de no revelarla nunca a nadie. “Desde entonces soy quien prepara el delicioso Ponche Las Violetas”, expresa.

María Julia es muy clara al decir que desde que probó este ponche, en 1992, se convirtió en su fanática número uno y por eso hablaba de él con las personas cercanas a ella. Desde finales de los años 90 empezaron con pocas ventas. Poco a poco fueron creciendo y al día de hoy en el equipo no solo están el esposo y el hijo de Parra, quienes se suman en la compra de ingredientes, entregas y fotografía de productos, sino también Ofelia y Mercedes, la primera a cargo del mise en place de los ingredientes y, la segunda, en la primera etapa del ponche sin azúcar. Mientras, María Julia se encarga de cocinar, envasar y prepara para la entrega, la cual hacen con delivery mediante el último integrante del grupo, Carlos.

A partir de 2019, este ponche artesanal nacido en Táchira, pero actualmente producido en Caracas, está presente en las redes sociales, donde se promociona en dos sabores: el ponche tradicional, en los tamaños 350 ml, 0,7 litros y 1 litro; y el ponche sin azúcar, el cual es endulzado con eritritol y se ofrece en presentaciones de 350 ml y 0,7 litros.

Parra explica que el ponche sin azúcar se hace en sociedad con Mercedes Garassini, experta en alimentación baja en carbohidratos y sin azúcar. “Para realizarlo juntamos la receta del ponche tradicional con sus conocimientos sobre edulcorantes y el resultado ha sido un éxito”.

Los nuevos sabores y metas no se quedan allí. La realizadora del Ponche Las Violetas indica que trabajan en un ponche sin lácteos y laboran por tenerlo disponible en el año 2022, además de ofrecer distintos tipos de ponche para ese entonces.

Más del autor

Abigail Carrasquel
Abigail Carrasquel
Periodista venezolana

Artículos relacionados

Lo más reciente

Cendas-FVM: Canasta Alimentaria se ubicó en 481,92 dólares en el mes de abril

La Canasta Alimentaria Familiar (CAF) del mes de abril, tuvo un costo de Bs.2.231,29 ($481,92), lo que refleja un incremento del 49,9 % respecto...

Blackstone Credit Acquires 49% Interest in U.S. East Coast LNG Infrastructure Asset

Blackstone Credit has acquired EIG’s 49% ownership interest in Elba Liquefaction Company (“ELC”), a joint venture entity of the Elba Island LNG facility. Kinder...

Excelerate Energy and Gasgrid Finland Sign FSRU Charter Agreement

Excelerate Energy, Inc. (NYSE: EE) (“Excelerate”) and a subsidiary of Gasgrid Finland Oy (Gasgrid Finland) today signed a ten-year contract in Helsinki to charter...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo