Este es el líder digital que hace falta

Dentro de la literatura empresarial se menciona con bastante frecuencia que la digitalización está cambiando la forma de trabajar en las empresas y también su manera de dirigirlas, por lo que esta transformación digital demanda, obviamente, otro tipo de liderazgo que nada tiene que ver con el tradicional. Con ese estilo basado en estrategias a largo plazo que, si bien en su momento fueron efectivas, en un contexto de transformaciones continuas como el actual carece de efectividad.

Ahora la toma de decisiones debe realizarse entendiendo qué está ocurriendo en el entorno, empleando una metodología basada en la experimentación y el análisis de datos que proporcione la propia compañía para identificar nuevas oportunidades de negocio. El propósito es generar una respuesta mejorada y ágil.

Para hacer frente a ello, las empresas requieren de líderes digitales con características muy específicas, capacidades especiales y, sobre todo, una adaptación rápida para poder hacer frente a los cambios que se suscitan cada vez con más frecuencia en los mercados, clientes, relaciones laborales y en el mismo negocio.

Así que no son pocas las ‘virtudes’ que los líderes de la era digital deben poseer. Tienen que tener conocimientos tecnológicos, ser capaces de aprender contantemente, hacer crecer a sus equipos y “mantener un ojo en el futuro sin quitar el otro de lo que ocurre en el momento”, como bien dijo Lluc Guarro, director de negocio digital e innovación de la consultora RocaSalvatella, en noviembre del año pasado a El País de España.

Nos encontramos, entonces, con que un buen líder digital tiene que aprender continuamente para que sus conocimientos se actualicen según las demandas del mercado; así como ser capaz de entender el lenguaje tecnológico y dominar los entornos virtuales. Sin embargo, mientras más tiempo tarde en adaptarse, más dificultades tendrá para reaccionar ante las innovaciones digitales.

Pero contrario a lo que se pueda creer, en la era digital no todo gira en torno a la tecnología. El líder ha de ser más humanista para que el trabajo colaborativo prospere, se fomenten entornos laborales creativos e innovadores y se motiven y gestionen eficientemente los equipos.

Lo anterior significa que debe prestar atención tanto a la gestión humana, que es clave para la productividad, así como a la inteligencia emocional, que es el conocimiento sobre cómo influyen las emociones y que también juega un papel vital en la empresa.

No hay que perder de vista que la innovación tecnológica permite que las compañías logren nuevas oportunidades de negocio al ser más competitivas. Por ello, para triunfar en la era digital, los líderes deben combinar sus atributos y la tecnología para crear empresas con amplia visión.

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Plataforma Unitaria negó haber pedido levantar sanciones al chavismo y pide que se reanude la negociación en México

La Plataforma Unitaria desmintió este martes las declaraciones de un funcionario de EEUU que publicó la agencia de noticias AP, donde aseguraban que la...

Siudy Garrido regresa a donde bailó por primera vez y la acompaña Antonio Canales

Diez años tuvo que esperar Siudy Garrido para volver a presentarse en el escenario de sus inicios: el Teatro Teresa Carreño, el cual la...

Los rusos residentes en el extranjero dicen que no pueden retirar fondos de Binance

Los usuarios rusos, incluso algunos que no se encuentran en el estado agresor de Rusia, se quejan de que tienen problemas para usar el...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo