Expertos opinan que la migración masiva de venezolanos se frena estabilizando la economía y no con sanciones

- Publicidad -

Cada 20 de junio –desde el año 2001- se conmemora el Día Mundial del Refugiado, en honor a las personas refugiadas y desplazadas en todo el mundo. En el caso de Venezuela, según datos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), actualmente son más de 7,7 millones los ciudadanos que se vieron forzados a huir de la crisis económica y humanitaria que desestabilizó por completo al país con las mayores reservas de petróleo en el mundo.

Si bien las sanciones económicas de Estados Unidos contra Venezuela no son la causa del declive económico, expertos apuntan que sí intensificaron la dramática crisis económica, social y humanitaria que ha llevado a millones de venezolanos a buscar nuevas alternativas en otros países, principalmente en la región latinoamericana y más recientemente en Estados Unidos, arriesgando incluso sus vidas, como ha quedado registrado en numerosos testimonios de migrantes.

- Publicidad -

De hecho, Feliciano Reyna, fundador y presidente de la ONG Acción Solidaria, ha denunciado reiteradamente que grupos delictivos se están aprovechando de la situación de vulnerabilidad de los venezolanos que atraviesan diferentes fronteras “y terminan cayendo en sus manos, viviendo situaciones extremas, terrible de sufrimiento, de acoso, abuso sexual, de explotación”.

Además, la migración masiva de venezolanos se ha convertido en un severo problema, según han reiterado analistas, para los países receptores. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Migración (INM) de México, la mayor cantidad de inmigrantes que pasa por Honduras y la nación azteca –con el objetivo de llegar a Estados Unidos- son venezolanos. 

Solo en los primeros cinco meses de 2024, de los 1.393.683 extranjeros que viajaron hacia México en condición irregular, alrededor de 377.401 eran ciudadanos venezolanos, entre ellos menores de edad.   

En un intento por frenar la ola migratoria, el 4 de junio y de cara a las elecciones presidenciales de noviembre, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, emitió una orden ejecutiva para restringir el acceso de migrantes indocumentados al país, a través de la frontera sur, y dificultar la obtención de asilo.

«Esta acción nos ayudará a tomar el control de nuestra frontera», declaró el mandatario en una comparecencia pública, tomando en cuenta que la migración se ha convertido en un tema clave dentro de la agenda pública estadounidense. 

Por otro lado, está en anuncio de Nicolás Maduro. El pasado lunes 17 de junio, informó sobre la creación del Viceministerio de Atención para la Migración Venezolana, con el propósito de “recuperar la dignidad de los han pasado trabajo” en el extranjero y reactivar el Plan Vuelta a la Patria, que busca traer de regreso a la diáspora venezolana.  

Ambos mandatarios buscan garantizar su reelección en el poder y ponen en marcha planes migratorios, ya que son temas espinosos en lo que han sido sus gestiones. Sin embargo, tales iniciativas realmente no atienden el problema de fondo, son visto como “pañitos calientes”.

Lo fundamental, según han indicado expertos, es ayudar a que mejoren las economías de países como Venezuela, cuya crisis se ha visto agudizada por la imposición de sanciones petroleras y comerciales, y que sus ciudadanos realmente gocen de calidad de vida en su propia tierra.

“Hay que tener claro que las sanciones no generaron la crisis económica en Venezuela. No son el origen de la crisis, Venezuela ya estaba en crisis, cerca de un proceso de hiperinflación”, dijo Luis Oliveros, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Metropolitana. Sin embargo, recalcó que «todo se aceleró» después que Estados Unidos impuso las sanciones económicas a Venezuela.

«Las sanciones generan dificultades y lentitud en la toma de decisiones, porque son menos las herramientas con las que cuenta un gobierno para asumir una crisis. No son la causa, pero sí la intensificaron», expresa.

Feliciano Reyna coincide con Oliveros en que las sanciones sectoriales y petroleras que pesan sobre Venezuela han afectado la economía, aunque “llegaron después de que la situación hubiera empeorado severamente”.

A su juicio, desde el punto de vista de los derechos sociales, como el acceso a la salud, alimentación, educación, servicios públicos, transporte, electricidad, agua, gas doméstico, entre otros, “es indudable que las sanciones agudizaron aún más el desastre en toda la economía nacional y por ende, la de los ciudadanos”.

“Cuando llegan las sanciones amplias y además se habla de que abarquen todo un sector muy amplio de la economía, exacerbaron los daños que ya traíamos. Esto tampoco niega hechos muy graves de corrupción que también contribuyeron a profundizar la crisis. Es decir, hay varios factores, uno de los cuales son las sanciones generales y las sanciones sectoriales”, sostiene Reyna.

La flexibilización de las sanciones es clave para poder reactivar el país

Tanto para Luis Oliveros, como para Feliciano Reyna y Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, la flexibilización de las sanciones es clave para poder reactivar la industria petrolera venezolana, elevar la producción y mejorar la economía nacional, lo que contribuiría a frenar la migración desde Venezuela.

“La industria petrolera con sanciones tiene un techo en su crecimiento como la economía venezolana y es prácticamente imposible pensar en una economía boyante, en una economía que genere oportunidades de inversión, que atraiga capitales, con un esquema de sanción tan rígido”, afirma Oliveros.

En ese sentido, señala que «la flexibilización de las sanciones es una parte importante para elevar la producción, mejorar la economía nacional y ser un gran incentivo».

Para Feliciano Reyna, la flexibilización de las sanciones e incluso el levantamiento general de las mismas, pasa por grandes esfuerzos y gestiones de apoyo de la comunidad internacional. “Según datos que hemos sacado de estudios en el terreno, en la plataforma Humvenezuela.com. vemos que hay unas 20 millones de personas todavía, de las 28 millones que estamos en el país, que necesitan asistencia”.

Al respecto, Luis Vicente León recordó que el principal ingreso de Venezuela es por concepto petrolero, por lo que retroceder a un escenario de drásticas sanciones económicas por parte de Estados Unidos no puede ser una opción política para la población.

A su juicio, las licencias otorgadas en los últimos meses por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro son fundamentales para el desarrollo de proyectos de inversión en las zonas petroleras del país, para que se traduzcan en mejoras para la economía y, por consiguiente, en un alivio para los venezolanos.

“Si tú tienes licencias, obviamente tienes capacidad de incrementar la producción petrolera, pero, sobre todo, la capacidad de colocar esa producción en el mercado occidental a precio internacional. Entonces, por supuesto que tienes una realidad económica radicalmente distinta. Es absurdo plantear la idea de que la eliminación de licencias no tiene impacto en la economía o que tiene solo impacto sobre Nicolás Maduro”, indica León.

Reconoce que con sanciones el gobierno deja de tener ingresos; sin embargo, advierte que “dejan de tener ingresos toda la zona petrolera, los empleados que trabajan ahí, todos los proveedores que sirven a esa empresa y, por supuesto, también se reduce la disponibilidad de divisas y termina afectando la estabilidad cambiaria”.

Comentó que, al principio, las licencias no tuvieron un mayor impacto en la economía nacional precisamente porque se “venía de un proceso terriblemente difícil con lo que había sido la pérdida y el colapso del flujo de caja de Pdvsa ante los actos de corrupción”.

“Eso hizo que el dólar colocado por las licencias petroleras se viera de estabilizador del hueco, pero que no se viera en su proceso de crecimiento. Es distinto hacia el futuro, porque en la medida en que tú vas estabilizando el flujo de caja en Pdvsa, la divisa que coloca la industria petrolera privada se vuelve súper relevante en la estabilización económica de Venezuela y también en su potencial estímulo hacia el futuro”, asevera León.

Asegura que la Licencia General 44, vigente hasta mediados de abril de este año, sí tuvo fue impacto en el nivel de ingresos de Pdvsa, porque la gran diferencia era que la estatal venezolana antes de esa autorización no podía exportar petróleo en el mercado convencional. “Eso prácticamente duplicó la generación de ingresos para la nación y, por supuesto, genera ciertos estímulos a la economía”.

El presidente de Datanálisis apuesta a que con las nuevas licencias individuales que otorgó la OFAC hace un mes y medio a algunas petroleras internacionales “sí puedan estimular a todas estas empresas privadas a realizar inversiones que puedan expandir su producción y mejorar su condición de generador de ingresos para Venezuela”.

De empeorar la crisis económica en Venezuela, ¿podría aumentar la migración? 

Faltan poco más de un mes para las elecciones presidenciales en Venezuela, pautadas para el 28 de julio, y aunque el contexto político, económico y social no es el mismo que entre los años 2016-2019, la migración es un tema que sigue en el tapete. Para quienes aún están en el país, de no haber cambios positivos y duraderos, migrar sigue siendo una opción.

«Hoy las encuestas dicen que son menos los venezolanos que se quieren ir porque saben que no solamente en Venezuela hay problemas. Hay otros países que no solamente tienen problemas económicos, sino también problemas de racismo en contra de los venezolanos y eso también desincentiva a las personas para irse», afirma Luis Oliveros. Así que augura que la migración de venezolanos “será dependiendo de cómo sea la crisis” después del 28 de julio.

No obstante, aclara que “ni el economista más pesimista está pensando que vamos a caer en una crisis económica como la que tuvimos en años anteriores. No es que esté totalmente descartado ese escenario, pero es muy difícil que ocurra, entre otras cosas, porque hay un cambio de mentalidad en el gobierno. Hoy el país es un 30% de lo que era en el año 2013, entonces que el país siga cayendo en números tan fuertes, es muy difícil».

Feliciano Reyna, en cambio, opina que si los venezolanos no ven mejora en la situación social será inminente un nuevo éxodo masivo. “Una de las salidas que va a encontrar la población más afectada, sobre todo aquella que esté muy profundamente afectada, va a ser: ‘Tengo que irme fuera de Venezuela”.

De acuerdo con estudios realizados por Acción Solidaria, “todavía muchos venezolanos manifiestan que deben irse porque no se logran sostener”. A esto se le suma, según Reyna, que “las sanciones generales petroleras se siguen usando como palancas para un cambio político y vemos que no han tenido, en ese sentido, un resultado de fondo, sostenible, de largo plazo”. Situación que termina forzando aún más el deseo de los venezolanos de buscar una mejor calidad de vida fuera de su patria.

“Yo esperaría no sólo del gobierno de Biden, sino del que llegue al gobierno de Estados Unidos en noviembre, que sea posible levantar las sanciones y que, además, sea cual sea el resultado en Venezuela el 28 de julio, si no hay un cambio de gobierno no se considere que hay que mantener esta situación de ahorque a la economía nacional… que impide mejorar las condiciones de vida de las personas, que son quienes al final las terminan pagándolo y van encontrando pocas alternativas para vivir dignamente”, señala Reyna.

A lo que Luis Vicente León agrega: “Algunos ven las sanciones como un elemento político, cuando en realidad el resultado final es que no produce el cambio político. Pero sí produce la informatización, el ennegrecimiento de los mercados, el estímulo de la corrupción, la contracción de la producción y la inversión, y la afectación sobre la economía es absolutamente inevitable”.

Es por ello que para Luis Oliveros si se logran mejorar algunas condiciones en Venezuela, se pudiera ver una estabilización de su economía, donde “tuviéramos una recuperación de la gran capacidad del salario, donde tuviéramos un crecimiento económico que la gente lo tuviera percibiendo y empezar a tener una recuperación sostenida, que es lo fundamental”.

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Consecomercio espera que la rebaja del IGTF en bolívares a tasa cero sea permanente

El Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio) celebra la rebaja en la tasa a cancelar por el Impuesto a las Grandes Transacciones...

El CCCT ha sido el balcón de Caracas en los últimos 50 años

El Centro Ciudad Comercial Tamanaco –llamado comúnmente por sus siglas el CCCT- es una de las referencias de edificios y de la tendencia brutalista...

Valero Energy se consolidó en el primer cuatrimestre como la empresa que recibe la mitad del crudo venezolano que se exporta hacia EE.UU.

La data de la Oficina de Información de Energía de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés) correspondiente al cierre del primer cuatrimestre...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo