Liberación de sobrinos Flores: ¿una victoria para Maduro?

- Publicidad -

El mes de octubre comenzó con negociaciones entre Venezuela y Estados Unidos. Hace un par de días se conoció sobre el intercambio de prisioneros entre el gobierno de Joe Biden y la administración de Nicolás Maduro: siete estadounidenses, entre ellos los cinco gerentes de Citgo retenidos durante casi cinco años en Venezuela, fueron liberados a cambio de los dos sobrinos de Cilia Flores, esposa de Maduro, quienes fueron condenados en Estados Unidos bajo cargos de narcotráfico. 

Los prisioneros estadounidenses liberados por Venezuela fueron Tomeu Vadell, José Luis Zambrano, Alirio Zambrano, Jorge Toledo y José Pereira, quienes conforman el grupo de los cinco de Citgo y que fueron arrestados en Caracas en 2017, tras ser convocados a una reunión en la oficina de Petróleos de Venezuela.. También fueron liberados Matthew Heath, un excabo de la Marina estadounidense y un ciudadano de Florida, y Osman Khan, arrestados en un control de carretera en Venezuela.

- Publicidad -

Por su parte, Estados Unidos absolvió a Franqui Francisco Flores de Freitas y Efraín Antonio Campo Flores, quienes fueron detenidos en Haití hace siete años por narcotráfico, durante una redada de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA). Inmediatamente fueron trasladados a Nueva York para ser juzgados. En 2016 fueron condenados a 18 años de prisión y cumplían condena en una prisión de Florida. 

Para conocer las implicaciones políticas y geopolíticas de esta decisión del gobierno de Joe Biden sobre la situación en Venezuela, los beneficios que esto podría brindarle o no a Nicolás Maduro y la posibilidad de la reanudación del proceso de negociación o la liberación de otras “fichas” claves como el empresario colombiano y presunto testaferro del gobernante venezolano, Alex Saab; HispanoPost conversó Piero Trepiccione, politólogo y coordinador del Centro Gumilla en el estado Lara, y Luis Angarita, internacionalista y profesor universitario. 

Ante la pregunta de cuáles son las implicaciones que pudiera tener la liberación de los Flores, Trepiccione dijo que se trata de un primer paso tras varios meses de negociaciones: “Nos muestra un primer resultado estemos o no de acuerdo. Es un resultado concreto sobre un proceso que se inició hace varios meses y del cual hemos tenido noticias hasta cierto punto. Hemos sabido de reuniones secretas entre representantes del gobierno de Maduro y representantes del gobierno de Estados Unidos y que ahora arrojan este primer resultado concreto”. 

Agregó que esto podría ser solo el inicio de varios procesos: “Yo no creo que sea solo este intercambio de prisioneros lo que se haya acordado en esas conversaciones. Me parece que es solo el inicio, pero en todo caso hay que estar muy atentos a lo que pueda ocurrir en los próximos meses, porque esto es una muestra de la real política. De la búsqueda de alternativas directas para encontrar resultados concretos sobre un proceso que se había estancado ya desde hace algún tiempo”. 

Por su parte, Angarita también consideró esta decisión como un primer resultado. «La liberación de los sobrinos Flores tiene como implicación un proceso de negociación que inició a comienzos de este año, con unos enviados de la Casa Blanca y que forma parte de un paquete mucho más amplio de conversaciones que hay de manera directa entre la Casa Blanca y el gobierno de Maduro. Por lo tanto, creo que la liberación de los sobrinos Flores solo forma parte de un largo proceso de comunicación entre Estados Unidos y Maduro”. 

¿Ganadores y perdedores?

Ambos expertos consideran que es temprano para determinar quién ha obtenido mayores beneficios con estas liberaciones. “No creo que a estas alturas se pueda decir que hay ganadores o perdedores. Desde el punto de vista de la oposición pareciera que estas son concesiones muy elevadas y que no se ve, hasta los momentos, algo que compense esa proporción de los sobrinos frente a lo ganado, que debe formar parte de todo proceso de negociación”, dijo el internacionalista. 

Añadió que se trata de “ceder de parte y parte. El costo reputacional de Estados Unidos de soltar a personas que han sido condenadas como narcotraficantes debe obtener algo a cambio que sea proporcional a ese costo reputacional”. Dijo que las consecuencias de esta decisión pueden verse a corto plazo: “Si debilita o fortalece a Biden, creo que eso tendrá su efecto o su respuesta en las elecciones de medio término de noviembre”. 

Angarita detalló que dentro de un mes habrá elecciones en Estados Unidos y “hay una tendencia negativa para el presidente Biden y estaba cuidando, por temas electorales internos, un posible acercamiento con Venezuela. Ahora que lo hace, eso va a tener repercusiones sobre todo en aquellos sectores que tengan influencia de la votación latina, por ejemplo, el estado de la Florida, que va a tener elecciones de su representante al Senado como de su gobernador. De modo tal que ahí probablemente pueda tener algún efecto negativo para los demócratas”. 

A juicio de Trepiccione, es una estrategia diplomática. “No creo que Maduro haya ganado o que Estados Unidos haya ganado, creo que es un proceso que se inició y que va a ir avanzando con resultados concretos, prácticos. Esperemos que esto no se circunscriba exclusivamente a un intercambio de prisioneros, sino que vaya mucho más allá en materia política, económica, geopolítica, de derechos humanos y de democracia; y que al final sea la población de ambos países y de la región la que se beneficie de este tipo de acuerdos. Más allá de las disputas y diferencias políticas, esperemos que en los resultados concretos fluya otro tipo de acuerdos”. 

Por lo tanto, es de la opinión que no se trata de batallas ganadas o perdidas. “Biden gana en ciertos aspectos. A propósito de la elección que tiene en noviembre, donde se renueva parcialmente el Congreso de Estados Unidos, y que además es una elección de mitad de período muy importante para el Partido Demócrata, de cara a las próximas elecciones presidenciales, es una ganancia en cierta forma porque ciudadanos norteamericanos fueron liberados gracias a su acción diplomática. Y Maduro frente a los suyos se anota una victoria”. 

Agregó que, por los momentos, se desconocen todos los detalles de la negociación: “Falta ver cuál fue el resto de los compromisos adquiridos en esta negociación y qué otras implicaciones tenga a corto y mediano plazo. En todo caso, creo que siempre ha sido una estrategia de Estados Unidos negociar tras bastidores, cuando no se puede hacer formalmente. Esto es una práctica de la diplomacia, no solamente norteamericana, sino de muchos Estados alrededor del mundo. Es una noticia que nos impacta, obviamente, pero que busca lograr resultados concretos, más allá de los aspectos morales de cualquier tipo de negociación”.

¿Saab o negociación? 

Como es de suponerse, ante la liberación de los sobrinos Flores y las implicaciones políticas o morales de esta decisión, la siguiente pregunta era relacionada a si ellos veían viable la reanudación de un proceso de negociación en Venezuela y si consideraban que Maduro aprovechara la benevolencia de Estados Unidos para exigir la liberación del empresario colombiano Alex Saab, quien fue condenado por presunta malversación de fondos siendo, supuestamente, el testaferro de Maduro. 

Nuevamente, ambos especialistas se mostraron de acuerdo en que sería prudente que esta decisión favorezca la reanudación de un proceso de negociación entre Maduro y la oposición. En tanto, Angarita dijo: “Una de las cosas que hay todavía por demostrar es que este gesto de intercambio de prisioneros abra la puerta a una negociación efectiva entre el gobierno y la oposición, que no solo sea una foto en México para no acordar nada, sino que en efecto haya acuerdos tangibles que impliquen términos monetarios, humanitarios y, sobre todo, impliquen avances en materia político electoral para las venideras elecciones de 2024”. 

Indicó que es solo un capítulo más de un proceso de negociación arduo que será entre tres bandas. «Primero habrá una conversación bitaleral: Estados Unidos-Maduro. Luego una conversación interna entre Maduro y la oposición; y las cosas que vayan sucediendo en cada una de estas conversaciones van a ir afectando positivamente en nuevos escenarios de negociación que abra las puertas a mejores condiciones, bien sea económicas, humanitarias o políticas”. 

Trepiccione se mostró más convencido de que esto es un paso firme hacia el diálogo, siempre que desde la oposición se trabaje de forma organizada: “Esta liberación puede colaborar en ese acercamiento, pero la oposición tiene que organizarse mejor. Si la oposición venezolana no se reunifica, no se reorganiza, no va a tener un peso adecuado en este proceso de negociación y lo va a seguir teniendo Estados Unidos, que es quien tiene las posibilidades de las fichas de cambio”. 

Aseveró que si no hay organización Maduro podría ganar mucho más terreno. “Efectivamente, esto puede ayudar, pero si la oposición no se organiza, ni se unifica y se da un fortalecimiento interno de su sector le va a costar aún más hacer exigencias de poder al gobierno de Nicolás Maduro. Yo creo que eso está en juego, el tema de Alex Saab está en juego y lo ha manifestado el gobierno de Maduro desde hace tiempo. Sin duda alguna, allí hay una opción de negociación, solo que hay unos estándares y elementos del Poder Judicial norteamericano que impedirían una negociación, incluido Alex Saab en esta primera de cambio, pero en todo caso es un proceso que ya inició, que está en marcha y que más adelante, obviamente, va a tener otras implicaciones”. 

En cuanto al sentido pragmático de Biden para tomar decisiones de este tipo, el politólogo dejó claro que no es la primera vez y consideró que mientras se consigan objetivos positivos para su gestión, seguramente, seguirá tomándolas. “Biden no es la primera vez que se comporta de manera pragmática. Biden fue el artífice del proceso de negociación con Cuba, de los Castro, cuando Barack Obama era el presidente de Estados Unidos y se restablecieron relaciones diplomáticas después de varias décadas suspendidas. Biden es un tipo pragmático, pero además movido por las circunstancias políticas globales y por las circunstancias particulares de la región, con el tema migratorio venezolano y el deterioro económico de Venezuela. Es una dinámica pragmática que obedece a las circunstancias actuales”. 

Sobre este tema Angarita concluyó: “Ahora con respecto a su política exterior, creo que sigue marcando una distancia con respecto a la política exterior de Donald Trump. Vemos que en casi dos años de gestión demócrata no ha habido mayores licencias o no se han incrementado las sanciones y la política de máxima presión, sino que se abogado al escenario de liberar licencias y ofrecerlas como incentivos a una negociación política interna en Venezuela”. 

- Publicidad -

Más del autor

Keissy Bracho
Keissy Bracho
Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Audiovisual Especializada en Comunicación Política, Opinión Pública, Marketing Político, Gestión de Políticas Públicas. Aprendiendo de Género

Artículos relacionados

Lo más reciente

MEI Pharma inicia una realineación estratégica

MEI Pharma, Inc. (Nasdaq: MEIP), una compañía farmacéutica de etapa clínica centrada en el avance de nuevas terapias para el cáncer, anunció hoy que...

IDC FutureScape: Las 10 mejores predicciones para el futuro de la inteligencia

International Data Corporation ( IDC ) anunció sus predicciones sobre el futuro de la inteligencia para 2023 y más allá. La investigación comparativa de inteligencia empresarial de...

IDC Semiannual Software Tracker informa un aumento constante de los ingresos de software en 2022 y pronostica un mayor crecimiento para los próximos años

El Rastreador de software semestral mundial de International Data Corporation ( IDC ) encuentra sólidos resultados de ingresos para la industria global de software entre los temores de...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo