Servicio de delivery se reinventa para enfrentar caída de 50% después de la pandemia

- Publicidad -

La imagen de numerosos motorizados a las puertas de los comercios en Caracas durante la cuarentena de la COVID-19 ha cambiado desde finales de 2021, en la medida en que el Ejecutivo ha ido levantando las restricciones sanitarias.

A partir de la fecha mencionada, la actividad ha bajado 50% según los estudios de seguimiento a la economía venezolana del Centro de Difusión y Conocimiento Económico (Cedice).

- Publicidad -

Y es que el servicio de pedidos para envíos a domicilio de comida rápida y restaurantes, farmacias, automercados y panaderías, entre otros comercios, ha disminuido progresivamente aseguraron fuentes del sector.

«Cada vez me llegaban menos repartos por lo que, sin dejar el delivery, retome las carreras en moto taxi», dijo un motorizado mientras esperaba la entrega de un pedido en la entrada de una panadería pastelería premium en San Bernardino.

Otro consultado refirió que durante el encierro de la gente en sus casas para evitar el contagio de COVID-19 habia muchos pedidos, lo que lo llevó a crear un emprendimiento de delivery con otros tres compañeros.
«Entonces había bastante trabajo, pero ahora es mucho menos con la flexibilizacion de las medidas por el coronavirus», dijo.

Raúl Cordova, economista investigador de Cedice, explicó queel delivery ha bajado a la mitad debido a que los consumidores salen cada vez más a la calle a realizar diligencias y compras.

«Aunque todavía hay que cuidarse, la emergencia por la pandemia ha retrocedido y se registran menos casos en Venezuela y el mundo», expresó.

Sin embargo, el economista aclaró que eso no significa que el delivery va a desaparecer; “simplemente se ha estabilizado dentro de la nueva normalidad post COVID-19″.

En este sentido, precisó que ante los nuevos tiempos las empresas de delivery -unas cuarenta en el país- se reinventan, por lo que la caída del despacho a domicilio es compensada con el servicio corporativo a empresas y oficinas.

Insistió en que el delivery sigue y seguirá siendo un negocio rentable y necesario, por lo cual ahora las empresas deben hacer esfuerzos de reingeniería para captar y conservar la clientela y mantenerse así en el mercado.

«El gasto en delivery se redujo mucho ahora en nuestro hogar, pues ya se puede salir a hacer compras o a comer en un restaurante o en un centro comercial», expresó una madre trabajadora en Chacao.

Un joven profesional y cabeza de familia narró: «Desde que bajamos la contratación del servicio de envío a domicilio, el ingreso familiar rinde más por el ahorro del pago de las comisiones de entre 5 y 6 dólares por entrega».

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Alumnos de la Universidad Pontificia de Salamanca ganan hackathon blockchain

Cuatro estudiantes de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA) de Madrid, España, fueron galardonados en el hackathon #hack4edu, donde participaron 135 hackers de 6 países y 12...

La inseguridad alimentaria persiste en el Zulia: familias con ingresos insuficientes y dependientes de las remesas

La Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez) presentó los resultados de su sexta encuesta sobre seguridad alimentaria realizada en los cinco...

VII Feria del Libro UCAB 2022: Un espacio donde todo tiene derecho a ser hasta lo que no ha podido ser jamás

“¿Tiene sentido hacer ferias del libro?, ¿para qué si pareciera que el ciudadano cada vez lee menos y apenas compra uno o dos libros...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo