88% de las unidades de producción en Venezuela son de agricultura familiar que no han parado durante la pandemia

En Venezuela existen 432 mil unidades de producción, de las cuales 380 mil son unidades familiares, afirmó Juan Carlos Montesinos, presidente de la Asociación Venezolana de Agricultura Familiar (AVAF). Esto equivale a 88%, lo que evidencia el peso que tienen dentro del sistema alimentario venezolano.

Además, indicó que en este momento 80% de la producción de frutas, verduras, raíces de tubérculo y musáceas que se consume en el país son producidas, precisamente, por la agricultura familiar.

Explicó que la agricultura familiar en Venezuela abarca no solo la parte agrícola, sino también la ganadería, la pesca artesanal, la apicultura, entre otros. Es decir, que abarca toda la producción de alimentos del sector primario, “la diferencia es que está administrada y operada por un grupo de familia, como primos, madre, padre, nietos y otros integrantes. Esto es el contexto de la agricultura familiar”.

“La agricultura familiar abarca todos los rubros del país. En la parte de la apicultura tenemos la miel y en la parte de la ganadería tenemos el cerdo, la producción ovina, caprina y otros. También tenemos la producción avícola, lo que es la pesca artesanal, la piscicultura y producción de lácteos y cereales. En el caso del café y el cacao 95% está en mano de la agricultura familiar”, indicó.

Montesino explicó que de 65% de producción nacional de cárnicos, lácteos, cerdo y avícola está en manos de productores familiares; mientras que la pesca artesanal abarca hasta 80% y la parte de cereales 40%. “Todo lo que conseguimos en las ferias, en los supermercados es producido por unidades familiares”, dijo.

El presidente de AVAF indicó que en el caso de los productos lácteos, cuando el venezolano tenía un poder adquisitivo alto “no nos dábamos abasto con los productos líquidos, como la leche, pero en este momento el consumo es muy por debajo a años anteriores, sin embargo seguimos trabajando y con nuestro compromiso”

“En 2012 y 2013 el consumo era de 28 kilos per cápita de carne por venezolano hoy en día estamos en 1 kilo 800 gramos o sea que 70% de los venezolanos no está consumiendo proteína animal. No obstante, ahora mismo el consumo que hay y de lo que se requiere de carne a nivel nacional nosotros somos capaces de abastecerlo”, dijo.

Vicisitudes, importación desleal e insalubridad

Enfatizó que pese a las “vicisitudes”, los agricultores familiares se han mantenido trabajando e incluso antes y durante la pandemia. No obstante, aclaró que aún se existen obstáculos para la producción, como la escasez de combustible y las importaciones de diferentes rubros que vienen de países vecinos.

“Los problemas que se han suscitado en algunos casos es la pérdida de algunas cosechas por falta de combustible, que impide que los productos se puedan trasladar a los centros de acopio. Se ha tenido pérdida de alimentos sólidos y líquidos, pero en el caso de la leche a mediado de año fuimos modificándola. La leche se transforma en queso y así hemos venido trabajando, para mantener nuestros alimentos”, expresó.

El productor agregó que el problema de las importaciones, tanto legales como ilegales, han perjudicado mucho a los productores familiares. “Esto es lo que hemos llamado contrabando de muchos rubros como la cebolla, la papa y otros que son producidos por nuestra gente. Estos rubros son traídos de países hermanos como Colombia y Brasil, ya que como ellos no tienen los problemas que tenemos los productores venezolanos con el combustible y las alcabalas, sus precios son muchos más económicos”.

“Nosotros obtenemos los fertilizantes, los agroinsumos y las semillas también importadas. Por lo tanto, no hemos sido competitivos con esos precios que realmente están trayendo al país. Y a eso le llamamos una importación desleal, porque perjudica en la colocación de nuestros rubros a nivel nacional”, sostuvo.

Comentó que para inicios de diciembre, por ejemplo, la cebolla tenía un precio algo elevado, pues el producto tiene alta demanda por ser un ingrediente de las hallacas. Sin embargo, aseguró que “a estas alturas los precios actualmente están muy por debajo de los costos de producción. Esto debido a la importación masiva y descontrolada que hay de cebolla”.

Además, destacó que los productores familiares han denunciado la “insalubridad de estos alimentos que se están trayendo de afuera, así como la importación de alimentos procesados y en caso de leguminosas y cereales, que se traen a granel y son envasados acá como hechos en Venezuela, como lo es la caraota negra, el frijol y otros productos que aquí se producen”.

El líder gremial afirmó que en el caso del café denunciaron en una oportunidad que estaba llegando importado de Brasil y no tenía los controles sanitarios, y este venía con hongos, lo que “sería un delito porque están perjudicando la salud pública de los venezolanos”.

“No hay ningún tipo de financiación pública ni privada”

Juan Carlos Montesinos manifestó que debido al encaje legal impuesto por el Banco Central de Venezuela a la banca “no hay ningún tipo de financiación pública ni privada. Este año hemos tenido grandes pérdidas y todas esas pérdidas van directas al patrimonio de nuestros productores, porque todas esas producciones son del bolsillo, es decir, financiaciones propias”.

“En el caso de la producción de cereales, como maíz ha habido algunas agroindustrias que han financiado a productores para que cultiven y esto ha sido positivo, e incluso se ha llegado a una producción más alta que la de 2020 en este rubro, a pesar de la escasez del diésel”, afirmó.

Del mismo modo, aclaró que los productores familiares hasta ahora no tienen líneas de créditos en el exterior, “ya que el estado venezolano no ha permitido la financiación extranjera. A parte, quién va a invertir o financiar acá en el país cuando no tenemos combustible. Ahora es que está apareciendo un poco más de lo que es el gasoil y la gasolina, pero a comienzo de año era contraproducente invertir”, sostuvo.

Exigencias al Estado venezolano

Montesinos enfatizó que los productores de la agricultura familiar necesitan que haya un control sobre las importaciones de alimentos, que perjudican la rentabilidad y el esfuerzo que hacen.

“En segundo lugar, necesitamos que se abra y entremos en una planificación agrícola y pecuaria que nos permita, primero, contar con una partida en el presupuesto anual del país que vaya dirigido a las zonas rurales, ya sea para el mejoramiento de los medios de comunicación digital, es decir, Internet y todos los servicios públicos, así como las vías de acceso terrestre que están desbastadas y se hace muy difícil el acceso de cualquier unidad productiva del país”, sugirió.

Además, recalcó que una de las cosas importantes que exigen es “tener reconocimientos por parte del gobierno, para que podamos formar parte de ese presupuesto anual y que se abra la cartera crediticia, tanto pública como privada, para poder financiar en este caso nuestros rubros, poder adquirir nuestros agroinsumos y todo lo que se necesita para poder sembrar, como los repuestos de las maquinarias y combustible, y poder incluso exportar”, comentó.

“Nosotros estamos a nivel nacional, sin embargo, hay unos estados que son más fuertes que otros según los rubros que tenemos. Hay asociaciones que están afiliadas a nosotros, como una federación de productores de café, la federación de productores de algodón, algunas de las asociaciones de caprino y diferentes fundaciones. También tenemos algunos sindicatos campesinos y estamos trabajando en conjunto para mejorar la rentabilidad de las unidades productivas y darles formación técnica”, agregó.

Por último, informó que desde la Asociación Venezolana de Agricultura Familiar están realizando proyectos y conversaciones con organismos multilaterales para obtener algún tipo de financiación y también lograr ls permisología y la buena pro del Estado venezolano, para que las industrias del extranjero puedan invertir en la producción local.

“Estamos también trabajando y diseñando algunos cursos de formación en mejoramiento, práctica y manejo de unidades productivas, tanto agrícola como pecuaria. La idea es introducir a nuestros productores en la nueva tendencia de productos orgánicos que no es nueva, pero queremos incentivar a nuestros productores para que saquemos productos más sanos, orgánicos sin productos químicos ni agroquímicos”, puntualizó.

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Cedar Fair Announces Exciting Capital Plans for 2023 Operating Season

-Cedar Fair Entertainment Company (NYSE: FUN), a leader in regional amusement parks, water parks and immersive entertainment, today unveiled exciting plans for the 2023...

Bonaventure Integrates with iCapital to Broaden Investor Access to Alternative Investments

Bonaventure, an integrated alternative asset manager focused on the development, construction, and property management of innovative lifestyle multifamily communities in the Mid-Atlantic and Southeastern...

El Premio Zayed a la Sostenibilidad 2023 demuestra su alcance e impacto mundial con más de 4.500 candidaturas

Tras una exitosa fase de presentación de candidaturas de 4 meses, el Premio Zayed a la Sostenibilidad, pionero mundial de los EAU por reconocer...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo