El hombre que tiene preso al hermano de Álvaro Uribe

    0
    491

    Después de 25 años de permanecer bajo la lupa de la justicia, Santiago Uribe Vélez, hermano del expresidente Álvaro Uribe Vélez, fue arrestado por haber supuestamente cometido homicidio y creado el grupo paramilitar “Los doce apóstoles”, al que le atribuyen más de 300 asesinatos. 

    Uno de los cómplices de Santiago Uribe Vélez y hoy testigo de cargo es el mayor de la Policía Nacional, Juan Carlos Meneses, quien permanecía fuera del país pero regresó para entregarse a la justicia y hoy se encuentra preso. 

    Meneses recibió en exclusiva a HispanoPost en la cárcel de Policía de Facatativá, donde se encuentra, y ratificó todos los señalamientos que le hace al hermano del expresidente y en algunos casos al propio expresidente. Tanto la versión de Meneses como el voluminoso expediente judicial que se usará para su juzgamiento mencionan a Álvaro Uribe Vélez como protector del grupo paramilitar. 

    De acuerdo con Meneses, “Los doce apóstoles” fue un grupo de “limpieza social” que operó en el departamento de Antioquía, ubicado en el noroeste de Colombia, y su meta  principal era exterminar a guerrilleros, extorsionistas, ladronzuelos y expendedores de droga con la complicidad de la Policía y del Ejército.  

    La banda criminal era liderada por el hermano del expresidente Álvaro Uribe, y de ella hacían parte comerciantes y hacendados. Según el testimonio de Meneses, alias Rodrigo era el jefe de la parte rural y alias “pelo chonta”, de la parte urbana. Ambos eran coordinados desde la hacienda La Carolina, de propiedad de los Uribe Vélez, donde se cree que se cometieron varios asesinatos y allí también funcionaba una base de entrenamiento militar para sicarios. 

    En entrevista con HispanoPost, Meneses dijo que entre los meses de enero y abril de 1994, cuando él fue asignado comandante del distrito de Yarumal, fue advertido bajo exigencias por Santiago Uribe que si no colaboraba en ese grupo, haría que lo sancionaran.

    La banda criminal contó con el amplio apoyo del párroco de la iglesia, Gonzalo Palacios, quien entregaba toda la información que le proporcionaban los feligreses y esta era transmitida a Santiago Uribe Vélez, quien procedía a armar los operativos para asesinar a las personas. 

    De acuerdo con el testimonio de Meneses, Santiago Uribe pagaba un sobresueldo de 500 dólares al comandante de la Policía de Yarumal, Antioquía. 

    Meneses afirma que el expresidente Álvaro Uribe tenía conocimiento de la operación de esta banda criminal y que Santiago decía que si llegaba a la gobernación de Antioquía el grupo contaría con su apoyo incondicional.

    La investigación por este caso se ha caracterizado porque la mayor parte de los testigos han sido asesinados.