El Milan regresa a unas semifinales de la Champions después de 16 años

- Publicidad -

Las siete Copas de Europa que tiene expuestas el Milan en su museo de Casa Milan, en el majestuoso edificio de Via Aldo Rossi, no están al alcance de cualquiera.

De hecho, solamente el Real Madrid tiene más Champions. Y eso que los ‘rossoneri’ no levantan una desde 2007, hace 16 años. El mismo tiempo que llevaban sin estar en unas semifinales.

- Publicidad -

«Desde hace dos años este equipo ha vuelto al nivel que todos conocemos», dice Massaro al medio deportivo español Marca.

El ex delantero, campeón de dos Copas de Europa con el Milan, sabe de lo que habla.

Sin embargo, mucho tiempo ha tenido que transcurrir para volver a ver al Milan entre los grandes. Algunos pensaban que no volvería a pasar. La ‘banter era’ fue demasiado larga.

Temporadas sin clasificar a Europa vía liga o sancionados por incumplir el Fair Play Financiero. Los últimos años de la ‘era Berlusconi’ (con escasa inversión) se mezclaron con la llegada de un Li Yonghong que casi destruye el legado de un club legendario.

Finalmente, las deudas dejaron al equipo en manos del Fondo Elliott, de Estados Unidos… al que ha relevado ahora RedBird con Gerry Cardinale a la cabeza.

Y con un gasto mínimo, el papel de Ivan Gazidis (ex Arsenal) como CEO y la llegada de Boban, Maldini o Massara a la Dirección Deportiva, reflotaron el club.

La 2021/22 fue la temporada del ‘Scudetto’. El Milan volvía a ganar la Serie A tras una década. Pero la mirada, como siempre en la parte ‘rossonera’ de Milán, estaba puesta en Europa.

Equipo con ADN europeo

«Creo que estas semifinales son el resumen del camino que hemos hecho junto al entrenador en estos tres años», cuenta Tonali en la previa del partido de ida ante el Inter. Y es que Stefano Pioli, que llegó a Milán bajo el hashtag #PioliOUT, ha cambiado todo.

Junto a él, un Zlatan Ibrahimovic sin minutos en esta Champions (no sería campeón oficialmente) pero fundamental en el crecimiento y madurez del vestuario.

«Hay algunos equipos que cuando escuchan la música de la Champions… obviamente cambia todo. Lo tienen en su ADN y hacen entender de inmediato a los jugadores cuán importante es. Esto es algo que sólo existe en los grandes clubes y en la elección de grandes campeones que transmiten a quienes llegan lo que significa llevar una gran victoria para sí mismos y para el club», cuenta Massaro.

El Milan tiene esa ‘grandezza’. Y lo demostró ante el Nápoles en el Stadio Maradona hace una semanas.

«Felicidad, placer, orgullo, una gran sonrisa por el camino que hemos hecho, por cómo llegamos aquí…», relata un Paolo Maldini que se ha erigido como el arquitecto de este nuevo ‘Grande Milan’. Con menos calidad en el once (porque hay menos dinero para fichar) pero más imaginación. De la mano de su equipo de trabajo (Massara, Moncada…), han logrado lo impensable.

Saber fichar… y hacer crecer

«Estamos aquí gracias a jugadores que a menudo son criticados», defiende Maldini. Es el caso de Davide Calabria (el capitán), Rafael Leao (la estrella) o Sandro Tonali (el pulmón del equipo).

A los tres les costó empezar en San Siro… y ahora son estrellas. Y es que en Milán no rinde cualquiera. Es una ciudad acostumbrada al éxito en todos los ámbitos de la vida.

«Una ciudad acostumbrada, un club y una afición acostumbrada a unos niveles… eso acelera el crecimiento y la maduración de muchos chavales», afirma Paolo, reconocido de forma unánime como uno de los mejores defensores de la historia del fútbol.

Bajo su ala creció Theo Hernández, por ejemplo. Llegó por ‘apenas’ 20 millones de euros desde el Real Madrid como un descarte y ahora se ha consolidado como uno de los mejores laterales del mundo.

Sin hacer mucho ruido llegó a Milán Mike Maignan para reemplazar a Donnarumma, que se había ido con estrépito. Lo ha mejorado. Tomori, Kalulu, Kjaer… una defensa sólida que ha demostrado su potencial ante Tottenham y Nápoles.

Bennacer, de la pequeña Empoli a ser comandante del centro del campo ‘rossonero’. O Brahim Díaz, que sigue haciendo suyas las grandes noches europeas de San Siro. Giroud, además, aporta esa experiencia y saber estar que remata la ecuación.

Ahora queda lo más difícil para el Milan: volver a una final de Champions League. La última en la que estuvo, se ‘vengó’ del Liverpool.

Fue en Atenas, una ciudad que se le da bastante bien (ganó 4-0 al Barcelona en 1994). «Es el justo reconocimiento que el equipo haya llegado hasta aquí, ahora no hay que detenerse», anima Massaro, que quiere volver a levantar un título europeo… aunque sea como embajador del club milanés.

Fuente: Marca

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

España, Irlanda y Noruega oficializaron reconocimiento de Palestina como Estado: UE dividida

España, Irlanda y Noruega oficializaron este martes 28 de mayo su reconocimiento de Palestina como Estado, una decisión que provocó la indignación de Israel,...

Joven amenazó de muerte con un hacha a su tío durante una discusión

Jhon Michael García Flores, de 22 años de edad, fue detenido en una vivienda en el barrio Teotiste de Gallegos, en Maracaibo, estado Zulia,...

Otra buena noticia para Venezuela…

En un avance significativo para la industria petrolera venezolana, la compañía española Repsol ha recibido una licencia individual de Estados Unidos para operar en nuestro sancionado país....

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo