Francisco Palmieri: “Es importante mantener canales abiertos con el gobierno de Maduro”

La mirada del sector petrolero internacional que opera en Venezuela está puesta en la decisión que tomé la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (OFAC, por sus siglas en inglés) el próximo 31 de mayo, cuando vence la Licencia General Nº 44A. Se habla de una 44B, pero las señales que provienen desde Washington apuntan más a lo que llaman licencias específicas o particulares.

 El jefe de la misión de la Oficina Externa de Estados Unidos, Francisco Palmieri, reitera que cualquier flexibilización de sanciones a través de los permisos que otorga la OFAC está sujeta al cumplimiento de los Acuerdos de Barbados para llegar a unas elecciones presidenciales democráticas y competitivas el próximo 28 de julio.

El gobierno de Joe Biden se ha ganado críticas por el acercamiento que ha tenido con la administración de Nicolás Maduro a través de lo que fueron las conversaciones en la ciudad de Doha en Catar el año pasado sin la participación de dirigentes de la oposición venezolana.

“No reconocemos el gobierno de Nicolás Maduro en este momento”, enfatiza Palmieri. “En el mundo de la diplomacia siempre es importante mantener canales abiertos y seguir hablando entre países porque es la única manera de identificar oportunidades de avanzar la situación. En el caso de Venezuela, creemos que una elección democrática el 28 de julio es un paso importante para resolver la crisis económica, humanitaria y política”, agregó.

Un punto clave para Estados Unidos será el reconocimiento de esos comicios en caso de que se señale que el ganador es Maduro. “La presencia de las misiones de observación es sumamente importante para entender la elección y, por eso, se necesita la presencia de la Unión Europea, el Centro Carter y las demás organizaciones que quieran observar la elección”, indicó el diplomático estadounidense.