Protestas en Colombia podrían afectar aplicación de estatuto de protección a migrantes venezolanos

Desde el pasado 28 de abril, Colombia se ha visto inmersa en un escenario de violencia y vandalismo debido a las protestas sociales de quienes, en principio, rechazaban el proyecto de reforma tributaria presentado por el gobierno de Iván Duque, que pretendía cubrir el financiamiento de planes sociales mediante el incremento de impuestos sobre la renta y productos básicos.

Para apaciguar las manifestaciones, el pasado 2 de mayo el mandatario colombiano solicitó al Congreso de su país que fuera retirado el proyecto de reforma. Y, además, que se comenzara a tramitar “de manera urgente un nuevo proyecto fruto de los consensos y así evitar la incertidumbre financiera”, decía la misiva firmada por Duque. Sin embargo, las protestas de carácter violentas han continuado como focos intermitentes.

Aunque el doctor en Ciencias Políticas e internacionalista, Félix Gerardo Arellano, sostiene que esta situación podría generar cambios para el gobierno colombiano, no considera probable que esto paralice Estatuto Temporal de Protección para venezolanos, que podría regularizar la situación de los migrantes en el vecino país.

“No creo que se vaya a paralizar el Estatuto Temporal de Protección para venezolanos, pero no va a ser fácil aplicarlo en un contexto de la crisis tan exacerbada que se está viviendo. En la medida en que el gobierno de Iván Duque se debilita, en la medida que no se avanzó en el tema de la reforma tributaria, disminuye su capacidad económica para apoyar a los migrantes, para asistirlos en materia de salud, educación e incluso de empleos”, apuntó.

Advirtió que la economía colombiana podría verse limitada por la pandemia y la crisis política social, lo que influiría en el sector privado colombiano. “De manera que en el corto plazo hay un efecto para los migrantes en cuanto a mayores restricciones, dificultades y menor posibilidad de prosperar en territorio colombiano. Y si llegara a plantear la posibilidad de un gobierno radical en Colombia, pues la situación sería mucho más difícil porque no estaría de acuerdo de mantener a la población venezolana allí. Llegaría a acuerdos con Miraflores que no van a beneficiar a la oposición ni a la población migrante. Es un escenario que esperamos no ocurra, pero que de ocurrir tendría consecuencias mucho más duras para la oposición democrática y para los migrantes”.

El presidente del Colegio de Internacionalistas de Venezuela, Juan Francisco Contreras, considera que los venezolanos “no deberían verse afectados por las protestas”. “Esa situación no debería tener ninguna relación con los venezolanos que se encuentran exilados en Colombia, salvo que haya venezolanos que participen en las protestas. Por supuesto que tendría todo sentido que esas personas que van a Colombia a generar conflicto o violencia no tengan derecho a ser beneficiados por ese proceso”.

¿La violencia responde a un patrón desde Miraflores?

Hace poco menos de una semana, Lenin Moreno, presidente de Ecuador, acusó a Nicolás Maduro de estar implicado en la violencia que se vive en Colombia. “Es importante que todo el mundo le diga en este momento a Maduro que saque sus sangrientas y abusivas manos de Colombia”, dijo durante su intervención en el foro “Defensa de la Democracia en las Américas” organizado por el Instituto Interamericano para la Democracia.

“Los servicios de inteligencia de Ecuador han detectado, y ya se lo he comunicado al presidente Iván Duque, la grosera intromisión del dictador Maduro en Colombia”, añadió.

Este señalamiento del mandatario ecuatoriano coincide con otras denuncias sobre las protestas de carácter social que se han desarrollado en países de Latinoamérica -como sucedió en Chile, Ecuador y en la misma Colombia en 2019- y que han devenido en actos violentos y vandálicos, donde también se ha vinculado a Maduro,

“Las protestas en Colombia arrancaron contra la reforma de Ley Tributaria, que fue el causante de las primeras protestas. Esa reforma, dicho por el mismo presidente Iván Duque, fue dejada de lado. Debieron haberse apaciguado las protestas, pero han seguido y han continuado cada vez más violentas que responden a otro patrón”, aseguró Contreras, sobre la situación violenta que se presenta en el vecino país.

Agregó que ese patrón “lo hemos visto en Perú y Ecuador, donde se han establecido protestas violentas de este tipo, que van hacia el vandalismo, sin mayor sentido, y pareciera que ese patrón viene siendo recurrente en las democracias latinoamericanas”.

Afirmó que se trata de patrón que “se viene utilizando por grupos interesados en acabar con la democracia en América Latina, un patrón que parece que viene de afuera de Colombia, organizado por instituciones, que lamentablemente han estado recurriendo a la violencia, utilizando armas de fuego, tratando de vandalizar a la protesta”.

Arellano advirtió que el conflicto en Colombia tiene una relación “muy directa con Venezuela. “Desde la perspectiva de Miraflores, su objetivo es debilitar el gobierno de Iván Duque y en la medida de lo posible, salir del gobierno de Iván Duque. La presión que se está dando en estos días ha llegado a circular la tesis de que el presidente debe renunciar para bajar la dimensión de la crisis. Ese sería el objetivo fundamental desde Miraflores”.

Lo anterior podría afectar a la oposición venezolana, según Arellano: “Afecta de una manera importante a la lucha de la oposición venezolana la debilidad del gobierno colombiano. Ha sido un aliado muy importante en el Grupo de Lima, en la OEA y en el contexto internacional. De manera, que ahí hay una relación inversamente proporcional, lo que le favorece a Miraflores pues le perjudica a la oposición democrática”.

Contreras advirtió que movimientos sociales como el que se ha observado en Colombia recientemente “debe tener una organización que está dotando de armamento a los manifestantes y eso requiere dinero, además de una intención de buscar objetivos distintos a los que se señalaron”. “Pareciera el mismo esquema de las protestas en Chile, pareciera que sí es una intención de desestabilizar la democracia colombiana y de aprovechar esa situación para sacar algún tipo de beneficio político. Hemos visto algunos militantes de la izquierda de forma irresponsable incentivando la protesta, justificándola de alguna forma”.

Pasos para estabilizar la democracia en Colombia

Arellano reconoce en Iván Duque a un gobierno capaz de mediar en el conflicto. Dijo que ha dejado en evidencia su intención de “promover el diálogo, ha oído la protesta y por eso ha retirado el proyecto de ley de la reforma tributaria”. Y compara la situación en Colombia con Venezuela, donde, a su juicio, hay “un gobierno sordo, autoritario, que no oye la crítica, que la amedrenta, que la persigue, que persigue a quienes protestan en el contexto institucional, la situación es muy distinta.”

Insistió en que los próximos pasos de los interesados en mantener la democracia en Colombia deben ir dirigidos a “un trabajo duro, activo, cooperativo entre el gobierno, y los partidos democráticos que no pueden cruzarse de brazos, deben reaccionar activamente en defensa de la democracia”.

“La situación es muy compleja, pudiera estar en juego a mediano o largo plazo la estabilidad democrática de Colombia. De tal manera, es un momento que exige de la participación activa de todas las instituciones que creen y luchan por la democracia, y trabajar con Iván Duque a promover las reformas necesarias para hacer a la sociedad colombiana más inclusiva y con mayor sensibilidad social”.

Para Contreras,” la otra cosa que tiene que hacer el señor Duque es tratar de desmontar la campaña que se ha hecho a través de los medios de comunicación, sobre la represión y los excesos que se han cometido en las manifestaciones por parte de las fuerzas policiales y militares”.

“Si hay algún exceso, por supuesto, que debe ser castigado y hay los mecanismos para castigar a quién se excedió y a quién dio la orden para efectuar esos excesos. Eso es un mecanismo que es importante y que tiene que llevarse a cabo para aclarar la situación de la violencia”. Indicó.

A su juicio, hay visiones que podrían prestarse a confusión: “Hemos visto cómo se ha intentado agredir a las fuerzas policiales en las protestas, se ha intentado incluso quemar a los funcionarios de la Policía Nacional de Colombia. De manera que es importante aclarar esa situación que ha sido reseñada por algunos medios de comunicación, que algunos parecieran ser más propaganda que la realidad de lo que se ve en las manifestaciones que han ocurrido en los últimos días en Colombia”.

Más del autor

Keissy Bracho
Keissy Bracho
Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Audiovisual Especializada en Comunicación Política, Opinión Pública, Marketing Político, Gestión de Políticas Públicas. Aprendiendo de Género

Artículos relacionados

Lo más reciente

Colombianos eligirán nuevo presidente el domingo: ¿cómo quedaría la relación con Venezuela?

El próximo domingo 29 de mayo unos 38,8 millones de colombianos acudirán a las unas de votación para elegir a un nuevo presidente, en...

El grupo español DVicio cantará por primera vez en Caracas

El 9 de junio será la primera vez que el grupo español DVicio se encontrará con sus seguidores venezolanos. El concierto está previsto para...

Un país de oportunidades para todos

En un país realmente democrático la soberanía del Estado reside en el pueblo, quien, a través del sufragio, escoge periódicamente a sus representantes. Estos...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo