Régimen militar de Myanmar ejecutó a cuatro activistas

- Publicidad -

El ejército gobernante de Myanmar ejecutó a cuatro activistas por la democracia acusados ​​de ayudar a llevar a cabo «actos terroristas», lo que provocó una condena generalizada de las primeras ejecuciones en décadas en la nación del sudeste asiático, informó Reuters.

Condenados a muerte en juicios a puertas cerradas en enero y abril, los hombres habían sido acusados ​​de ayudar a un movimiento de resistencia a luchar contra el ejército que tomó el poder en un golpe de estado el año pasado y desató una sangrienta represión contra sus oponentes.

- Publicidad -

El Gobierno de Unidad Nacional de Myanmar (NUG), una administración en la sombra proscrita por la junta, pidió una acción internacional contra los militares.

«La comunidad global debe castigar su crueldad», dijo Kyaw Zaw, portavoz de la oficina del presidente de NUG, a Reuters en un mensaje de texto.

Entre los ejecutados se encuentran el activista por la democracia Kyaw Min Yu, más conocido como Jimmy, y el exdiputado y artista de hip-hop Phyo Zeya Thaw, dijo el periódico Global New Light of Myanmar.

Kyaw Min Yu, de 53 años, y Phyo Zeya Thaw, de 41 años, aliado de la líder derrocada Aung San Suu Kyi, perdieron sus apelaciones contra las sentencias en junio. Los otros dos ejecutados fueron Hla Myo Aung y Aung Thura Zaw. 

“Estas ejecuciones equivalen a la privación arbitraria de vidas y son otro ejemplo del atroz historial de derechos humanos de Myanmar”, dijo Erwin Van Der Borght, director regional del grupo de derechos humanos Amnistía Internacional.

El portavoz de la junta defendió el mes pasado la pena de muerte, diciendo que estaba justificada y se usaba en muchos países.

Estados Unidos se comprometió a trabajar con aliados regionales para responsabilizar al ejército gobernante y pidió el cese de la violencia y la liberación de los presos políticos.

«Estados Unidos condena en los términos más enérgicos la atroz ejecución del régimen militar birmano de activistas a favor de la democracia y líderes electos», dijo un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca en un comunicado.

El primer ministro de Camboya, Hun Sen, presidente de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), pidió en una carta en junio al jefe de la junta, Min Aung Hlaing, que no llevara a cabo las ejecuciones, lo que transmitió la profunda preocupación entre los vecinos de Myanmar.

«Ni siquiera el régimen militar anterior, que gobernó entre 1988 y 2011, se atrevió a aplicar la pena de muerte a los presos políticos», dijo el legislador malasio Charles Santiago, presidente de los Parlamentarios por los Derechos Humanos de la ASEAN.

El ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Yoshimasa Hayashi, dijo que las ejecuciones iban en contra de los repetidos pedidos de Japón de una resolución pacífica y la liberación de los detenidos, y que aislarían aún más a Myanmar.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China instó a todas las partes en Myanmar a resolver adecuadamente los conflictos dentro de su marco constitucional.

Myanmar ha estado sumido en el caos desde el golpe de estado del año pasado, y el conflicto se extendió por todo el país después de que el ejército aplastara las protestas mayoritariamente pacíficas en las ciudades.

La AAPP dice que más de 2.100 personas han sido asesinadas por las fuerzas de seguridad desde el golpe. La junta dice que esa cifra es exagerada.

Ha sido difícil evaluar la verdadera imagen de la violencia, ya que los enfrentamientos se han extendido a áreas más remotas donde grupos insurgentes de minorías étnicas también luchan contra el ejército.

Las ejecuciones han hecho añicos las esperanzas de cualquier acuerdo de paz, dijo el Ejército de Arakan (AA), una importante milicia étnica en el inquieto estado de Rakhine en Myanmar.

El viernes pasado, la Corte Internacional rechazó las objeciones de Myanmar a un caso de genocidio por su trato a la minoría musulmana rohingya, allanando el camino para una audiencia completa. 

Las últimas ejecuciones cierran cualquier posibilidad de poner fin a los disturbios en Myanmar, dijo el analista Richard Horsey, del grupo International Crisis.

“Este es el régimen demostrando que hará lo que quiera y no escuchará a nadie”, dijo Horsey. «Ve esto como una demostración de fuerza, pero puede ser un grave error de cálculo».

Fuente: Reuters

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Digitel iniciará en enero migraciones masivas para aprovechar el espectro que ocupa el 3G

La empresa de telecomunicaciones Digitel anunció un plan agresivo de actualización tecnológica para combatir el rezago que tiene el país: los primeros días de...

La «Artesanía experimental» del diseñador colombiano Humberto Cubides brilló en la segunda noche del Valencia Fashion Week

La "Artesanía experimental" del diseñador colombiano Humberto Cubides, director creativo de la marca Cubel, capturó todas las miradas del público que asistió a la...

Un acuerdo por el bien de los venezolanos

Los venezolanos necesitamos llegar a un consenso que nos permita reencontrarnos como país. Este es el camino para que finalice la emergencia humanitaria compleja...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo