Blockchain, una tecnología que va más allá del Bitcoin

En la actualidad el termino blockchain, o cadena de bloques por su traducción en español, es asociada básicamente con las criptomonedas y el Bitcoin, pero va mucho más allá de esto. Esta tecnología se viene utilizando para resguardar la información en muchos aspectos de la vida cotidiana.

Sin embargo, esta tecnología no es nueva. Tiene sus orígenes en 1991, cuando Stuart Haber y W. Scott Stornetta describieron el primer trabajo sobre una cadena de bloques asegurados criptográficamente. Pero no fue notoria hasta el año 2008, cuando se hizo popular con la llegada del Bitcoin.

Según el portal de la compañía de seguridad informática ESET, actualmente el blockchain está siendo demandado en otras aplicaciones comerciales y se proyecta un crecimiento anual de 51% para 2022 en varios mercados, como el de las instituciones financieras o el de Internet de las Cosas.

Un blockchain es un registro único, consensuado y distribuido en varios nodos de una red. En el caso de las criptomonedas, algunos autores lo consideran como el libro contable donde se registra cada una de las transacciones.

“Su funcionamiento puede resultar complejo de entender si profundizamos en los detalles internos de su implementación, pero la idea básica es sencilla de seguir. En cada bloque se almacena una cantidad de registros o transacciones válidas, información referente a ese bloque, su vinculación con el bloque anterior y el bloque siguiente a través del hash de cada bloque, que puede describirse como un código único que sería como la huella digital del bloque”, precisa ESET.

Por lo tanto, cada bloque tiene un lugar específico e inamovible dentro de la cadena, ya que cada uno contiene información del hash del bloque anterior. La cadena completa se guarda en cada nodo de la red que conforma el blockchain, por lo que se almacena una copia exacta de la cadena en todos los participantes.

A medida que se crean nuevos registros, estos son primero verificados y validados por los nodos de la red y luego añadidos a un nuevo bloque que se enlaza a la cadena.

Marc Andreessen, creador de Netscape y socio de Andreessen Horowitz, uno de los fondos de capital riesgo más importantes de Silicon Valley, ha definido la tecnología blockchain como un registro, es decir, “un libro mayor de acontecimientos digitales que se comparte entre diferentes partes”.

“Las cadenas de bloques solo pueden ser actualizadas por el consenso de la mayoría de los participantes del sistema, a los cuales se les llama nodos y que son en esencia un ordenador dispuesto para estas transacciones. Esta información nunca puede ser borrada ni modificada, por lo que blockchain se presenta como un registro inmutable y permanente”, precisa Andreessen.

Destaca igualmente que la tecnología nace por la necesidad de eliminar intermediarios como los bancos, en el caso de las operaciones financieras. “Estas instituciones son necesarias para poder hacer transacciones de valor, porque ellas se encargan de certificar que somos quienes decimos ser. A cambio de prestarnos este servicio, los bancos o las plataformas electrónicas como PayPal se quedan con los datos de los usuarios y comercian con ellos. Esto restringe la privacidad y con ello la libertad”, sentencia.

La seguridad ante todo

Al ser una tecnología distribuida, donde cada nodo de la red almacena una copia exacta de la cadena, se garantiza la disponibilidad de la información en todo momento.
“En caso de que un atacante quisiera provocar una denegación de servicio, debería anular todos los nodos de la red, ya que basta con que al menos uno esté operativo para que la información esté disponible”, explica ESET

Por otro lado, al ser un registro consensuado, donde todos los nodos contienen la misma información, resulta casi imposible alterarla, asegurando su integridad.

“Si un atacante quisiera modificar la información en la cadena de bloques, debería modificar la cadena completa en al menos 51% de los nodos”, detallan.

Cabe destacar que la tecnología de blockchain permite almacenar información que jamás se podrá perder, modificar o eliminar.

“Dado que cada bloque está matemáticamente vinculado al bloque siguiente, una vez que se añade uno nuevo a la cadena, el mismo se vuelve inalterable. Si un bloque se modifica, su relación con la cadena se rompe. Es decir, que toda la información registrada en los bloques es inmutable y perpetua”, sostiene la compañía de seguridad informática.

Otros usos de las cadenas de bloques

Cualquier tipo de información que necesite ser preservada de forma intacta y que deba permanecer disponible puede ser almacenada en cadenas de bloques de manera segura, descentralizada y más económica que a través de intermediarios. Además, si esa información se guarda cifrada se puede garantizar su confidencialidad, ya que solo quien cuente con la llave de cifrado pueda acceder a ella.

Los registros de salud pueden ser unificados y almacenados en blockchain. De esta forma, la historia médica de cada paciente estaría segura y a la vez disponible para cada médico autorizado, independientemente del centro de salud donde se haya atendido el paciente.

Por otro lado, resultaría muy útil para la gestión de bienes y documentos digitales. Hasta ahora el problema de lo digital es que todo es fácil de copiar, pero blockchain permite registrar compras, escrituras, documentos o cualquier tipo de bien digital y que no pueda ser falsificado.

Según una publicación hecha por el portal especializado en criptmonedas Cointelegraph, el gigante minorista estadounidense Walmart, en colaboración con IBM, utiliza tecnología blockchain para rastrear sus cadenas de suministro de camarones.

También puede revolucionar el mercado de Internet de las Cosas (IoT), donde el reto recae en los millones de dispositivos conectados a Internet que deben ser gestionados por las empresas proveedoras. En unos años, el modelo centralizado no va a soportar tantos dispositivos, sin contar que muchos de ellos no son lo suficientemente seguros.

Blockchain permite verificar, validar, rastrear y almacenar todo tipo de información, desde certificados digitales, sistemas de votación democráticos, servicios de logística y mensajería, contratos inteligentes y, por supuesto, dinero y transacciones financieras.

Con información de ESET y Cointelegraph

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Alcalde Gustavo Duque anuncia Registro de Salud Municipal Chacao 2021 y la Tarjeta Vecinal Soy Chacao

En medio de la crisis del sector salud que vive Venezuela y ante la ausencia de un plan nacional de vacunación contra el Covid19,...

En estado crítico venezolana tras recibir un tiro en la cabeza en Buenos Aires

Una mujer de nacionalidad venezolana se encuentra en estado crítico tras recibir un tiro en la cabeza cuando dos hombres ingresaron al local donde...

Mercado negro: en un apartamento de Caracas vacunan a personas por $200

A un apartamento de Caracas llegan Carlos y Gabriela, como llamaremos a esta pareja para mantener sus nombres en reserva. En el lugar hay...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo