Buena Voluntad ha logrado generar una demanda auténtica de trabajadores con discapacidad

- Publicidad -

La asociación civil Buena Voluntad apunta en su planificación estratégica para el año 2024 a ampliar y consolidar su modelo de intervención: un sistema que cambia el paradigma de la discapacidad dentro de un marco social que promueve -desde la productividad- la formación académica y laboral de personas en igualdad de derechos pero con diferencias en sus capacidades.

Las cifras de la asociación civil son modestas, pero muestran un indudable crecimiento. En 2022 lograron ubicar laboralmente a 52 alumnos, durante este año han recibido 117 oportunidades laborales y han postulado a 157 jóvenes. Para noviembre, 16 empresas habían contratado a 72 miembros.  De hecho, hay ofertas que no han podido cubrir porque sólo envían a los estudiantes cuando están preparados al 100%.

- Publicidad -

“No llevamos discapacidad a la empresa, llevamos a un trabajador con discapacidad. Llevamos el bien social”, enfatiza con orgullo Nancy Ocando, gerente general de Buena Voluntad. “Se han posicionado, se refieren a ellos como trabajadores con discapacidad. Se ha generado una demanda auténtica y hay un reconocimiento porque son trabajadores responsables, puntuales, educados y que conocen las normas de cortesía”.

Actualmente atienden a 100 jóvenes y más de 200 familias, pero aspiran agregar un grupo adicional de 25 personas. Ocando considera que hay dos elementos diferenciadores que posicionan a Buena Vountad entre las empresas privadas: un modelo integral de evaluación ocupacional que permite conocer el desempeño de cada trabajador y el seguimiento que se le hace a cada joven posibilitando intervenciones puntuales en caso de que sean requeridas.

“Tenemos una gestión de relación con los clientes (CRM, por sus siglas en inglés) que nos permite mantenernos actualizados. Nuestra data está bien fundamentada, evaluada y lista, eso nos da capacidad para una respuesta inmediata que nos permite crecer. Hacemos intervención, hay respuesta para la empresa. Hay un crecimiento profesional y si hay algo qué corregir lo asumimos con entereza”, puntualiza.

En el grupo de jóvenes que capacita la asociación civil hay neurodivergentes, personas con movilidad reducida, algún tipo de discapacidad intelectual y visión reducida. Nancy Ocando afirma que los estudiantes cambian su vida y la de sus familias, obtienen habilidades blandas y crecimiento personal. “Cambian de empleo y vienen como doctores, con identidad corporativa. Los padres reconocen cosas en sus hijos que no veían antes. Traje una niña y me llevo una mujer, me dijo una mamá el otro día”, relata.

En los últimos 12 años Buena Voluntad ha conseguido ubicar laboralmente a 312 personas con discapacidad. Su actividad en Venezuela data de 1964 aunque este modelo de intervención, centrado en las personas, es más reciente. “El clima organizacional es inclusivo, ese respeto y ambiente de seguridad que les permite hablar y equivocarse es medular, un modelo inclusivo que aquí practicamos”, sentencia Ocando.

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Un llamado a la coherencia política

En los vaivenes de la política, en medio de las tensiones y los cambios, existe una necesidad fundamental: el respeto a los acuerdos políticos....

Denuncian recarga de 30% en precios de los alimentos en las proveedurías de Pdvsa

El beneficio del suministro de alimentos a los trabajadores petroleros en tiendas de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en Caracas y zonas operacionales de la...

BNC aumenta el límite de sus Tarjetas de Crédito

Respondiendo a las necesidades de los clientes, BNC incrementó el límite de sus Tarjetas de Crédito Visa y Mastercard. Con esta iniciativa, el BNC otorga...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo