Creadores leyeron a Rafael Cadenas en el Día Mundial de la Poesía

- Publicidad -

Cuenta el libro del Génesis que después de nombrar la luz y separarla de las tinieblas, de llamar a la bóveda que está por encima del firmamento “Cielo”, de juntar las aguas en un solo depósito y nombrar al suelo seco “Tierra” y al depósito de las aguas “Mares”; de crear grandes lámparas para presidir el día y la noche, así como grandes monstruos marinos y aves sobre la tierra; de ordenar la creación de animales del campo, así como los salvajes y los reptiles; Dios creó al hombre a su imagen y semejanza y, al séptimo día de terminar su trabajo, bendijo esa jornada y la hizo santa, «porque ese día descansó de sus trabajos después de toda esta creación que había hecho».

Este martes 21 de marzo, cuando se celebró el Día Mundial de la Poesía, en la Torre Mene Grande de la ciudad de Caracas había un Dios que, de algún modo, también descansaba de todas las criaturas que ha creado, durante décadas, con la palabra; y las contemplaba en silencio.

- Publicidad -
Antonio Quintero eternizó el encuentro con sus acuarelas mínimas

Rafael Cadenas, el poeta barquisimetano de 92 años de edad que el próximo 23 de abril irá al Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, en España, a recibir el Premio Miguel de Cervantes de Literatura; fue el principal homenajeado en la fiesta universal de la palabra y la imagen. Y allí estuvieron sus amigos de siempre, y también los recién conocidos, para honrarle.

La Fundación La Poeteca, con Ricardo Ramírez a la cabeza, la Fundación para la Cultura Urbana, con Diajanida Hernández brillando en la gerencia general; y Autores Venezolanos, con su fundadora, Tibisay Guerra, liderando al grupo; fueron los organizadores del encuentro, que se realizó en la plaza central de este conjunto empresarial.

Allí debajo de un árbol Mijao y cercanos a un conjunto de palmeras, en algún momento se pudo creer que estábamos más bien frente a la costa de una playa. Con brisa suave, serenos, felices, plenos.

Una experiencia de iniciación

“Le damos la bienvenida a este evento para celebrar el Día Mundial de la Poesía, en honor a Rafael Cadenas”, dijo Ricardo Ramírez Requena ante el público reunido en la plaza; a un costado del Mijao, sentado sobre sillas, silente y respetuoso.

“Rafael está en una fase de entrenamiento para el maratón que será la entrega del Premio Cervantes y otras actividades en España” -continuó-, al combinar su acostumbrada seriedad y profesionalismo con toques de humor, bondad, y dulzura; al momento de referirse al poeta Cadenas.

Tibisay Guerra, de Autores venezolanos, fue una de las organizadoras del recital

“Lo están resguardando, lo están alimentando bien, está durmiendo lo suficiente, y agradezco mucho a la familia, a Paula, a Silvio, por permitirnos invitar a Rafael y tenerlo acá. Es una excepción”, aseguró.

Fue, en palabras de Ramírez Requena, un evento público pero a la vez íntimo; realizado en un espacio abierto pero a la vez resguardado, y además acompañado “por este árbol extraordinario, magnífico, que es el Mijao, que se mantiene aquí; y que, para nosotros, en La Poeteca, y también para la Fundación para la Cultura Urbana, representa un balance, un sentido de serenidad cuando uno se siente muy atribulado”.

El poeta Alfredo Chacón estuvo presente

Confesó ante la audiencia que cuando se siente muy atribulado sale a ese balcón, observa el árbol, y, de alguna manera, se serena. La intención de hacer allí el encuentro era compartir esa experiencia con los otros.

“También compartir la experiencia de la poesía con toda la comunidad que hace vida aquí en Mene Grande y que todavía desconoce, quizás, las actividades culturales que uno puede realizar, en el marco de estos edificios.

Recordemos que la cultura en Venezuela siempre es subterránea, siempre es plutoniana. Está en los sótanos, en las esquinas, en los recovecos. Y uno tiene que llevar a las personas a esos lugares. Es siempre como una experiencia de iniciación y, de vez en cuando, es bueno llevarla a la plaza, al espacio público”, añadió.

Ramírez Requena agradeció la presencia de la emisora Unión Radio, que grabó la lectura de los poemas del encuentro y lo transmitirá el fin de semana del Día del Libro y del Idioma; cuando le entregarán el Premio Cervantes al poeta.

La poeta Gabriela Kizer leyó: «Sólo cuento con tus joyas, idioma ajeno, mío»

Informó el también escritor y poeta, que Rafael Cadenas firmó con la agencia Balcells, la más importante del mundo hispano; y explicó que esto representa una muy buena noticia, no sólo para nosotros sino para su obra.

“Así esta experiencia se podrá vivir en otros lugares, en otras latitudes; como se vivió ayer en el Instituto Cervantes de Berlín, donde se hizo un acto para acompañar y celebrar al poeta”, agregó.

“Agradecemos a todos por estar aquí, y a Rafael, ante todo, muchísimas gracias a ti. Sabes que somos tus amigos, que te queremos mucho, y que estamos aquí porque estamos muy, muy felices, por todos los premios que has ganado, por el Premio Cervantes y porque, aunque te lancen a la fama, y a la estratósfera, siempre serás nuestro Rafael”, y sus palabras fueron acunadas por un aplauso.

Recital

La primera en leer fue Diajanida Hernández. Del libro Gestiones se escuchó…

Nunca he sabido de palabras
tanto como quise.
Relegadas en un tiempo,
no me buscan.
Yo también tengo, Auden,
the best dictionaries that money can buy.
Piezas que se alinean
con ahogo.
Nuestra vida es ardua,
queda atrás,
hierve.
No quiero estilo,
sino honradez.

Continuaron, en este orden, la profesora Irma Chumaceiro, los poetas Santos López y Flavia Pesci Feltri (quien leyó también en italiano), el editor Samuel González Seijas, los poetas Gabriela Kizer y Alfredo Chacón, Katyna Henríquez Consalvi (fundadora y gerente de la Librería El Buscón), el editor Alberto Sáez, la poeta y editora Kira Kariakin, el escritor Lenin Pérez Pérez, la gestora cultural Tibisay Guerra, y el poeta Yéiber Román.

El escritor Lenin Pérez Pérez también acudió al llamado

Fue un recital breve. Leyó uno detrás de otro. Y en cada participante que leía los poemas de Cadenas, delante de él, se observaba cierto grado de respeto, reverencia, mesura.

El poeta observaba callado. A ratos cerraba los ojos, cabeceaba. En otros minutos posaba su rostro sobre su mano derecha. Y detrás suyo, de los lados, del frente, de la diagonal, aparecía de pronto cualquiera de las criaturas a fotografiarlo, a grabarlo. Todos querían un recuerdo de ese Creador.

Reconocernos en lo hermoso (y dibujarlo)

La periodista de Cultura María Angelina Castillo Borgo estaba presente. A su juicio, el encuentro fue necesario y precioso, “porque nos permite hacer ciudad, nos permite encontrarnos con otros en la calle, en nuestros espacios públicos, con una sensación de seguridad y de que estamos haciendo civismo, además de ser una oportunidad para celebrar a uno de nuestros más grandes y laureados poetas”.

Dijo “Mima”, como cariñosamente se le llama, que se trató de una actividad que nos reencontró con lo cívico, con lo democrático, con la posibilidad de reconocernos en las cosas bonitas, en las cosas que nos gustan y, además, reconocernos en los otros.

“Reconocernos como ciudadanos con los otros, luego de unos años tan duros de pandemia, en los cuales hubo mucho miedo, mucho encierro, mucha lejanía. Esta es una oportunidad para reencontrarnos con amigos, para saludarlos, para ponerse al día, abrazarlos. Son unos momentos que te dan una especie de frescura, que te relajan, que te permiten un descanso en medio de tanta locura que vivimos en este país, y eso, de alguna manera, te sostiene para seguir adelante”, explicó.

Alberto Sáez, editor de la editorial independiente venezolana Libros del Fuego, cree que se trató de una cita muy íntima, donde hubo la oportunidad de leer frente a Cadenas, y que él pudiera escuchar sus poemas desde otra voz, desde otra óptica, y que resonaran de otra forma en él, después de tantos años de haberlos escrito.

“Muchos de los poemas que se leyeron fueron de sus primeros libros, de los años 60; y ese ejercicio de recitarlos, nosotros, como homenaje hacia él, y él con la expectativa de apreciar cómo se escuchan, cómo han pasado a lo largo de los años, y cómo se sienten; fue una experiencia recíproca y maravillosa”, aseguró.

El artista y diseñador Antonio Quintero se fue a la plaza con unos pinceles y unas acuarelas en formato mínimo. Tan pequeñitos que cabían dentro de su koala. Lo que no se correspondía con la grandeza y belleza de su arte.

Antonio Quintero retrató al poeta Cadenas

Concentrado, mientras unos recitaban y otros escuchaban la lectura, Quintero se agachaba, se movía de un lado, de otro, observaba, sentía, sonreía; y uno de lejos se preguntaba: “¿Qué apuntará ese señor en esa libretica?”

Sólo al aproximarse se develaba el paisaje: Ahí estaban las palmeras, el Mijao, el micrófono de Unión Radio, que parecía una rosa, y, por supuesto, el poeta.

“¿Qué quieres mostrar con este dibujo, por qué estás aquí?”, le pregunté.

“Trato de interpretar el evento. Dibujo y luego lo subo a mis redes @ponteaqui. El marco del dibujo lo hice en mi casa, y aquí reservé un espacio, un lugar protagónico, para el árbol y las palmeras…

El joven poeta Yéiber Román recitó De todas maneras: «Necesito una cara para andar entre la gente y es tuya«

Siento que este tipo de encuentros revelan que, a pesar de todo lo que nos pasa, existe la poesía. Quizás alguno de los presentes sufra lo mismo que otros que no estén aquí. No lo sabemos. Lo que sí sé es que comparto con ellos este espíritu de celebrar la palabra, el arte. Yo los retrato y después se los muestro. Es un registro, es mi crónica”, explicó el artista.

Un encuentro luminoso

Concluida la celebración, las personas se quedaron hablando, abrazadas, en la plaza. El Dios larense se fue al segundo piso. Allí estaba, en una esquinita del balcón. Ajeno al bullicio, al ruido, a la algarabía. Sin embargo, siempre observando, siempre atento. Como si esos ojos no se cansaran de asombrarse ante la Creación.

Debajo, en la plaza, Ricardo Ramírez Requena abrazaba a Diajanida Hernández y a Tibisay Guerra. Se tomaban una foto, sonreían. Imagino que celebraban que la convocatoria había quedado hermosa.

“Fue un encuentro súper luminoso. Todos estuvimos muy serenos, muy tranquilos, hubo mucha paz. Fluyó todo muy bien y terminó oportunamente. Sin cansarnos. A diferencia de otros años fue más pequeño, con menos lecturas y hasta más fresco, por el espacio en donde lo realizamos”, refirió.

Como solía hacer en las clases de la Escuela de Letras de la UCV con sus alumnos, Ricardo invitó a la reflexión.

“¿Se puede pensar en escribir o leer poesía en este país, donde en horas destituyen a funcionarios involucrados en presuntos hechos de corrupción, hay una inflación desbordaba, y, además, hay tanta pobreza?”, le pregunto.

“La poesía aporta la capacidad de pensar de manera crítica la realidad. También ofrece la posibilidad de imaginar esa misma realidad de un modo distinto. La poesía no es para solucionar un problema. El lugar de la poesía, como dice Cadenas, es para ofrecer un contraste. Brindamos ese contrapeso a lo que pueda estar ocurriendo”, contestó.

Diajanida Hernández, por su parte, me comentó que no se esperaban que fuera tanto público, por ser una convocatoria a las 4:00 pm y además un día de semana.

Dijo que no estaban ni siquiera muy seguros de que asistiera el maestro homenajeado, y que fue un evento muy íntimo, con un público muy diverso. “Hubo representantes de distintos ámbitos de la cultura: Aquí estuvieron estudiantes, creativos, editores, profesores, arquitectos, fotógrafos, entre otros.

Lo que buscamos con este tipo de actos es celebrar a nuestros héroes civiles. Se trata de recobrar nuestra ciudadanía. Este evento tiene un fuerte componente ético porque proponemos una reflexión sobre nosotros como país, como ciudadanos.

Queremos celebrar lo mejor de nosotros, representado en Rafael Cadenas, y su obra. Fíjate que fue un momento de encuentro donde logramos ponernos de acuerdo. Hacemos silencio, atendemos la palabra, y somos, al mismo tiempo, interpelados por ella. Porque la palabra del poeta nos impele. Él es un autor preocupado por su país y no desde ahora, desde siempre.

Leer a Rafael Cadenas es fomentar el espíritu crítico y reflexivo; por eso seguiremos celebrando su vida y su obra. El próximo 8 de abril cumplirá años y queremos seguir expresándole el cariño, el respeto y la admiración que le tenemos. Vamos a homenajearlo, junto a Victoria de Stefano, quien ya no está con nosotros. Ambos personas valiosísimas y brillantes”, añadió Hernández.

Foto principal cortesía Diajanida Hernández

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Venezuela busca «un mayor acercamiento» con inversionistas brasileños en el área petrolera

Venezuela busca «un mayor acercamiento» con inversionistas de Brasil en el sector petrolero, afirmó este martes el ministro de esta área, Pedro Rafael Tellechea,...

INAC gradúa a 65 profesionales aeronáuticos

Con total éxito, el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), a través de su alma máter, el Instituto Universitario de Aeronáutica Civil May. Miguel...

Heinz cumple 65 años en Venezuela y celebra con éxito su Zafra 2024

Como parte de su gran evento anual, la empresa Heinz Venezuela dio la bienvenida en suplanta ubicada en San Joaquín, estado Carabobo, a agricultores...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo