Demanda de pólizas de seguros en dólares aumentó 200% en Venezuela ante repunte de COVID-19

El repunte de casos de COVID-19 en Venezuela, tras una nueva ola más virulenta que la experimentada en 2020, ha obligado a los venezolanos a hacer uso de las redes sociales para solicitar ayuda monetaria y así poder cancelar los elevados montos de los servicios de hospitalización y atención médica que ofrecen las clínicas para casos asociados a la pandemia.

Mientras, los seguros privados dicen estar asfixiados entre deudas, moras y pólizas por cubrir.

Un corredor de seguros que solicitó ser identificado como MR dijo que, de acuerdo lo que han constatado en su trabajo, “la mayoría de las compañías de seguros, como decimos nosotros, ‘están pasando aceite’ porque esto de la COVID las ha dejado muy debilitadas”. “A nivel de clínicas se han inflado mucho los precios”, indicó.

Explicó que hasta hace algunos años los asegurados tenían pólizas en bolívares, las cuales eran suficientes para cubrir las necesidades de atención de salud. “Sin embargo, a raíz de la hiperinflación, los seguros en moneda nacional tienen la dificultad que en muy poco tiempo las sumas aseguradas se hacen insuficientes”.

Destacó que el venezolano prefiere un seguro en divisas. “Es una realidad que se ha dado a consecuencia de una economía que está dolarizada, y algunos de los que tienen la posibilidad de adquirir una póliza de seguros buscan una moneda que les brinde estabilidad y les garantice protección patrimonial minimizando el riesgo de devaluaciones. No obstante, no todos tienen la posibilidad de adquirir pólizas en moneda extranjera, por lo que las ofertas de pólizas en bolívares siguen existiendo y hay todavía un importante número de asegurados en moneda nacional”.

Sin embargo, la adquisición de pólizas en divisas le ha registrado un repunte en su cartera de asegurados. “La solicitud de pólizas de salud en dólares ha aumentado 200%, aproximadamente.

Esto por el temor de las personas de contagiarse y no poder tener acceso a una clínica, porque los hospitales no tienen lo necesario para atender a los pacientes”.

“En Venezuela las pólizas en dólares son las más solicitadas, porque a través del tiempo no pierden valor por la inflación. Además, las empresas de seguros, desde el punto de vista financiero, pueden manejarse mejor con moneda extrajera que con bolívares. En todos los proveedores de servicios – clínicas, talleres, laboratorios y centros de APS- los pagos son en dólares”, expresó.

El corredor de seguros, además, reconoció que en la actualidad son pocas las empresas que ofrecen este beneficio a sus empleados. “Pocas compañías están asegurando, porque con la pandemia no tienen los ingresos suficientes y los flujos de caja han sido afectados. Cuando hacen una póliza, la hacen por 5 mil o 10 mil dólares, que no cubre nada. Las pocas empresas que tienen seguros de hospitalización en dólares tienen que ser grandes empresas, pero la pequeña y mediana empresa ya no emite pólizas de seguro”.

Señaló que muchos clientes y muchas personas han dejado de pagar porque las primas son muy altas. “A mí las primas me las han aumentado, desde el año pasado para acá, más de 100%. Entonces, lo que hace mucha gente es que pide que le bajen la suma asegurada para pagar menos, pero quedan menos protegidos. Mucha gente ha dejado de asegurar sus automóviles, porque le han dado prioridad al HCM”.

Solo 3% de los venezolanos contaba con seguros de salud en 2020

“Para la hospitalización de mi papá tuve que cancelar 7 mil dólares como si se tratara de un par de bolívares para comprar pan”, contó un joven quien prefirió mantener su identidad en resguardo. “Mi papá no sobrevivió y el dinero solo valió para su ingreso. Aún le debo a la clínica, más todos los gastos funerarios. Tuve que abrir un Gofundme porque mi papá no estaba asegurado y yo no contaba con los fondos para pagar ese dineral”, detalló.

A pesar de las dificultades que tienen muchos venezolanos de contratar un seguro como detalla el joven, la presidenta de la Cámara de Aseguradores de Venezuela, María del Carmen Bouffard, afirmó que en el país se ha registrado un “modesto” aumento en contratación de pólizas de seguros.

“Si bien se ha notado un modesto incremento en la contratación de seguros de salud a las empresas de seguros nacionales, las cuales a su vez han buscado brindar diferentes opciones para ampliar el espectro de ofertas, la situación económica del país afecta de manera importante por la pérdida del poder adquisitivo de los venezolanos. En su gran mayoría, no tienen acceso a seguros de salud privados, ya que sus ingresos están destinados principalmente a alimentos y medicinas”, señaló.

Evidencia de ello es el caso de Vanessa, quien también tuvo a un familiar hospitalizado. “Es increíble, las clínicas te piden 10 y 15 mil dólares para poder ingresar a un paciente a la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos). No hay seguro ni bolsillo venezolano que aguante esa pela”, expresó

Prefirió no revelar el monto de la factura que tuvo que cancelar, pero lo resumió diciendo: “Quedamos en ruina”. “Dios quiera más nadie se enferme en la familia, porque ya no tenemos ni para un acetaminofén”, afirmó.

Bouffard indicó que, según los cálculos del sector, para finales de 2020 solo 3% de la población contaba con seguros de salud privados, con empresa de seguros debidamente autorizadas para operar en Venezuela. Aclaró que ese porcentaje no incluye los fondos autoadministrados por parte del Estado.

Destacó que hay otros factores que han afectado las operaciones de las aseguradoras nacionales son la reducción del sector comercial e industrial del país, la migración y la comercialización ilegal de pólizas de seguros por parte de empresas extranjeras no autorizadas para operar en Venezuela.

Cubrían patologías asociadas al COVID-19 con patrimonio propio

De acuerdo a los datos oficiales ofrecidos por la administración de Nicolás Maduro, los meses en los que más casos de COVID-19 se han presentado en el país fueron septiembre y agosto de 2020 con 29.254 y 27.294, respectivamente; mientras que en marzo de 2021 se registraron 21.381 casos y en tan solo 15 días de abril ya se contabilizaban 18.868 pacientes positivos.

Bouffard indicó que, desde marzo del año pasado, cuando se anunció la llegada del coronavirus a Venezuela, el “sector asegurador venezolano ha venido acompañando a sus asegurados que han requerido atención médica por patologías asociadas a la COVID-19, a pesar de que las condiciones del contrato de seguro excluyen expresamente en Venezuela y en el resto del mundo las enfermedades epidémicas”.

Explicó que una aseguradora, generalmente, no puede responder ante una epidemia, y menos una pandemia, por “la dificultad que conlleva determinar cuál sería la prima adecuada a cobrar para cubrir este tipo de riesgos, esto porque las epidemias son procesos que pueden tardar muchos años en suceder a gran escala, y porque pueden perdurar mucho tiempo, afectar a un gran número de personas y con implicaciones indeterminadas para la salud de las personas”.

Razón por la cual, explicó, dentro de la prima “que pagaron los asegurados por sus pólizas no está contemplado cubrir los riesgos asociados a epidemias”. “No teniendo, en consecuencia, las empresas de seguros los fondos necesarios para hacer frente a este tipo de situaciones, que por ser casos de salud pública están a cargo de los Estados, por lo que puede decirse que todos los casos que han sido atendidos por COVID-19 el sector asegurador lo ha hecho con su propio patrimonio y no con los ingresos que deben provenir de una prima adecuada”.

El corredor de seguros también se refirió a lo que se ha convertido su trabajo. “Muchas aseguradoras dijeron: ´Así vamos a desaparecer del mercado y mucha gente va a quedar sin trabajo, esto hay que ponerle un coto´. De manera que las primas que nosotros cobramos no están incluidas las coberturas de COVID, luego que la Superintendencia emitió una regulación. Ahora hay clínicas que aceptaron el monto propuesto en petros, de hasta 14 días de hospitalización, pero muchas veces las aseguradoras dejan de trabajar con las clínicas no porque no quieran, sino porque no pueden”.

“En virtud de las circunstancias que vive el país y el incremento de los casos por COVID-19 a partir del mes de enero, más lo que ya se había asumido en el año 2020, evidentemente se afecta aún más la situación del sector asegurador venezolano. No obstante, se está haciendo grandes esfuerzos para mantenerse apoyando a sus asegurados en estos difíciles momentos. El sector asegurador se mantiene activo, en constante contacto con diferentes centros de salud privados, para brindar la mayor cantidad de opciones”, dijo Bouffard.

El asesor puntualizó que “las clínicas están aceptando los casos de COVID según su capacidad operativa y con las compañías que estén al día con ellas, llámase pago de los casos a tiempo”. Sin embargo, aseguró que a partir de que se presentó la segunda ola de contagios algunas clínicas han aumentado “los costos de manera desproporcionada”.

Más del autor

Keissy Bracho
Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Audiovisual Especializada en Comunicación Política, Opinión Pública, Marketing Político, Gestión de Políticas Públicas. Aprendiendo de Género

Artículos relacionados

Lo más reciente

Alcalde Gustavo Duque anuncia Registro de Salud Municipal Chacao 2021 y la Tarjeta Vecinal Soy Chacao

En medio de la crisis del sector salud que vive Venezuela y ante la ausencia de un plan nacional de vacunación contra el Covid19,...

En estado crítico venezolana tras recibir un tiro en la cabeza en Buenos Aires

Una mujer de nacionalidad venezolana se encuentra en estado crítico tras recibir un tiro en la cabeza cuando dos hombres ingresaron al local donde...

Mercado negro: en un apartamento de Caracas vacunan a personas por $200

A un apartamento de Caracas llegan Carlos y Gabriela, como llamaremos a esta pareja para mantener sus nombres en reserva. En el lugar hay...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo