Desde Mérida crean productos ecoamigables hechos con lana de ovejas del páramo

Desde hace tres años una pareja de casados, María Teresa Gutiérrez Morales y Leroy Rojas, produce y vende piezas hechas a mano. Todas realizadas con lana de ovejas del páramo merideño y con el objetivo de inspirar el consumo sustentable en Venezuela.

La iniciativa se llama Woolis y su creadora y cofundadora, Gutiérrez Morales, explica que comenzó como un pasatiempo en el año 2017. “Me llamó la atención el fieltrado en aguja y como siempre había sido buena con las manualidades aprender de ello no fue un problema. Empecé a investigar sobre la técnica needle felting, la cual conocí por Internet”, dice.

Los primeros productos que hicieron fueron títeres de dedo para los niños, seguidos por nacimientos andinos. En la actualidad, realizan réplicas de mascotas y de fauna silvestre en peligro de extinción. En ambos casos destinan un porcentaje de las ventas para organizaciones sin fines de lucro como Animales sin Nombre (ASN), que rescata y protege aquellos que viven en situaciones precarias, o a proyectos que trabajan para conservar las especies, como ocurre con la alianza que mantienen con el Proyecto Oso Andino Guaramacal.

Además, con esta materia prima crean personajes, piezas coleccionables, navideñas, juguetes para mascotas y también una línea para el hogar. Tal es el caso de sus dryer balls, esferas de lana de oveja que se pueden incluir en los ciclos de la secadora para suavizar y aromatizar la ropa.

Para María Teresa y Leroy, quienes se conocieron hace casi dos décadas mientras hacían actividades ambientalistas, era importante que las ovejas no sufrieran ningún daño en el proceso del esquilado, afeitado anual y, ante ello, hallaron productoras que lo realizan manualmente sin artefactos mecánicos.

“Nuestros productos son ecoamigables porque son respetuosos con el medioambiente en todo su ciclo de vida. Utilizamos materia prima natural, se tiene como prioridad el bienestar de nuestras ovejas y el cuidado de los recursos naturales sin usar químicos que afecten negativamente nuestro entorno”, afirma Rojas.

¿Cómo elaboran sus productos de lana?

Foto cortesía de Woolis

Aunque esta iniciativa empezó en el momento en el que María Teresa se topó con imágenes de fieltrado con aguja en Internet, no contaba con las herramientas para llevarlo a cabo ni se encontraban en Venezuela. Tuvo que pedirlas a otros países.

“Durante ese tiempo de espera por la llegada de las agujas fui sorprendida con la grata noticia de que en mi estado Mérida se produce lana de oveja de excelente calidad. Y decidí emprender la búsqueda por todo el páramo merideño ya que sabía que en otra época allí se comercializaba la típica artesanía de gorros, cobijas, medias y bufandas hechas con este material”, narra Gutiérrez.

Fue entonces cuando halló a sus primeras productoras de Mucuchíes que poseen una experiencia de años. Fueron ellas quienes le explicaron todo lo relacionado al cuidado, obtención de lana y el proceso de teñido con elementos naturales con base en plantas, semillas, cáscaras, frutas y flores.

“Desde el primer momento que nos involucramos con su trabajo, decidimos aprender todo lo relacionado con la obtención de la materia prima, desde el esquilado artesanal de la oveja hasta su lavado y limpieza, además las diferentes técnicas ecológicas para teñirla y obtener diferentes colores a partir de pigmentos naturales. Luego de todo este laborioso proceso, viene la etapa de cardado, que consiste en separar con herramientas manuales las fibras del vellón previamente lavado y secado para obtener un material uniforme que se logre amoldar a la técnica del fieltrado con aguja”, explica María Teresa.

Foto cortesía de Woolis

Para Leroy, si bien esta marca “nació de un emprendimiento familiar producto de un matrimonio que decidió crear piezas únicas con materia prima local y con una técnica nunca antes vista en nuestro país, también en el equipo están incluidas las mujeres de distintas comunidades del páramo merideño que nos enseñaron todo lo relacionado a este oficio, y hoy en día trabajamos con tres productoras que nos garantizan colores variados y alta calidad en todo momento”.

A más de tres años de haber iniciado, este emprendimiento se ha convertido en una alternativa para las productoras de lana de la zona. Acción que para los cofundadores de Woolis es un factor importante para el rescate de un oficio considerado patrimonio cultural en Mérida.

A pesar de que esta iniciativa ecoamigable empezó por esta pareja de esposos, siendo María Teresa la creadora de cada una de las piezas y productos de Woolis y Leroy el estratega de redes sociales, actualmente suman dos aprendices en su equipo para responder a una producción mayor. Además, cuentan con el apoyo de dos fotógrafos.

Este emprendimiento de piezas artesanales únicas ha escalado y beneficia no solo a sus cofundadores, sino a su estado y al ambiente, factores que siempre estuvieron en la ecuación.

“Ante la situación global actual es importante que seamos conscientes sobre el uso de los recursos naturales en nuestro país porque, a pesar de la situación económica y social, nos podemos considerar afortunados ya que contamos con recursos únicos en el planeta. Por eso debemos procurar hacer un uso adecuado y con nuestras acciones tratar de impactar positivamente en nuestro entorno”, puntualiza María Teresa.

Más del autor

Abigail Carrasquel
Abigail Carrasquel
Periodista venezolana

Artículos relacionados

Lo más reciente

Cierre de la semana: Bolsa de Valores de Caracas negoció un total de 9 millones 308 mil 072 bolívares

En la Bolsa de Valores de Caracas, entre el 23 y el 27 de mayo de 2022, se negoció un total de 9 millones...

Con un machete le cortó el rostro a su pareja en San Félix

En la parroquia Simón Bolívar, en San Félix, municipio Caroní, estado Bolívar, un hombre le cortó el rostro a su pareja, utilizando para ello...

Dos presos muertos en menos de 24 horas: uno era el pran del internado judicial de San Felipe y el otro un recluso de...

Este jueves fue asesinado Kleiber Alexander Pérez, de 40 años de edad, pran del Internado Judicial de San Felipe, mejor conocido como La Cuarta...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo