Economistas advierten que la reactivación industrial va más allá de eliminar la exoneración de aranceles a las importaciones

No basta con eliminar la exoneración de aranceles a los productos importados para impulsar la actividad industrial en Venezuela, advierten los economistas Manuel Sutherland y Orlando Ochoa. Es necesario, a juicio de ambos, que se atiendan otros factores que también están obstaculizando la reactivación del aparato productivo, como lo son la sobreevaluación de la moneda, las fallas en los servicios públicos, los costos de los combustibles, las dificultades para acceder al financiamiento y la inseguridad jurídica.

Sutherland explicó que la exoneración de aranceles y tributos que la administración de Maduro llevó a cabo “en aras de fortalecer el rentismo importador o la fase de sustitución de producción nacional por producción extranjera es algo realmente nocivo para la industria nacional, lo que hace prácticamente muy difícil competir con la industria extranjera”.

Advirtió que por “más gigantesca que sea la crisis” que todavía tiene Venezuela, la esa exoneración de aranceles “es algo que debía de alguna manera eliminarse y esa eliminación obviamente tiene un impacto positivo para la producción nacional”.

Sin embargo, para Sutherland la reactivación del aparato productivo va más allá de eliminar la exoneración de aranceles: “El problema gravísimo es la sobrevaluación de la moneda porque, aunque se hayan eliminado exoneraciones de aranceles muy importantes que dan un estímulo interesante a la producción nacional, es tan grande la sobrevaluación que hace que la producción nacional no tenga ninguna posibilidad de competir a nivel internacional e incluso los bienes importados van a ser difíciles de desbancar aunque se les coloque impuestos”.

Agregó que a parte de la magnitud de la sobrevaluación de la moneda que impide que la producción nacional tenga capacidad y desarrollo importante está la crisis general que hay en el país. “No ha sido atendida, sino simplemente barrida debajo la alfombra y eso se refleja en un montón de estructuras jurídicas, legales y administrativas que hacen difícil la producción. Además, no hay créditos, hay un encaje bancario excesivo, una hiperinflación que ha venido disminuyendo el ritmo, pero todavía hay una inflación muy alta”.

El economista agregó que “hay muchas cosas que impiden que Venezuela sea un país apto para la inversión y la producción nacional a gran escala. La crisis política es una, la crisis de la democracia y la representación es otra. Entonces, todas esas cosas se mantienen y por más que se eliminen las exoneraciones a la importación, al tener y sostener esos problemas en la actualidad va a ser difícil que eso le dé un impulso grande a la producción nacional. Hay que atender todos los problemas que están acumulados”, enfatizó Sutherland.

Por su parte Orlando Ochoa, manifestó que hay tomar en consideración que los aranceles se eliminaron para facilitar las importaciones durante la falta de suministros en el país, donde “las distorsiones de precios habían generado una escasez crónica”. Indicó que el gobierno reaccionó “creando facilidades y probablemente facilitando negocios también a una cantidad de actores que buscaban oportunidad, como los bodegones, las grandes casas comerciales, entre otros, a precios relativamente bajos comparados a nivel internacional”.

Dijo que promover las importaciones, evidentemente, hace más difícil la activación y la recuperación de la producción nacional. Advirtió que la industria también enfrenta problemas básicos de suministro de energía eléctrica y agua, “los costos del combustible, robos en las cadenas de suministros, inseguridad jurídica por acciones arbitrarias, falta de financiamiento, entre otros. Y todo no es el mejor ambiente para levantar la producción nacional”.

Ochoa destacó que la producción nacional no se puede basar solo en la eliminación de aranceles, sino que todas estas políticas deberían de ser reconsideradas. “Adicionalmente, recordemos que los aranceles dan ingresos fiscales también y que tenemos un gobierno que, en estos momentos, tiene el IVA que se cobra mensualmente y que puede compensar la alta inflación al mes. Pero la recaudación de impuestos sobre la renta y otros las retenciones son pequeñas, de modo que hay un problema de ingresos fiscales”, agregó.

“Siempre consideré que las exoneraciones a las importaciones de bienes terminados eran exageradas y la eliminación de varios tributos y diversos impuestos era excesiva y absurda. Sin embargo, se pudiese comprender que pudiera darse en un periodo breve de tiempo ante una situación de escasez extrema y de necesidad de llenar los anaqueles de alguna forma. Pero eso debía pasar por unos muy pocos meses mientras se desarrollaba un plan industrial que permitiera recuperar la producción nacional de bienes que antes se producían dentro del país y que se estaban importando”, dijo Sutherland.

Tendrá un impacto sobre los precios

No obstante, le eliminación de las exoneraciones, según Sutherland, podría tener un impacto sobre los precios, que se traduce en el aumento de algunos bienes terminados, “por la cuestión del impuesto, pero no creo que sea mucho. Igual los bienes terminados en Venezuela se están vendiendo con márgenes muy altos y no creo que vaya a afectar realmente y de manera importante el precio de esos bienes. Además, tengo entendido que van a mantener las exoneraciones en algunos bienes esenciales o básicos”, añadió.

Para él, lo “más importante es tratar de hacer la mayoría de los bienes posibles en el país y más por la crisis importantísima de fletes marítimos, de contenedores, que están haciendo que los precios se incrementen mucho más rápido y afecte la importación. Entonces, ahorita es importante fijarse en los bienes nacionales”. 

Condiciones básicas para reactivar la industria  

Entre las condiciones básicas que se necesitan para el impulso de la industria nacional, Manuel Sutherland considera que son cinco y serían exactamente las mismas que se necesita para impulsar también la economía en general.

“Lo primero sería la superación de la crisis política. Hay una crisis política de legitimidad y de representación que tiene prácticamente a media comunidad internacional enemiga del gobierno. Segundo, la crisis democrática, ya que se pudiese decir que 80% o 85% no está a favor del gobierno actual, pero todas las instancias de poderes están en manos del 15% de los partidarios de una orientación política determinada. Entonces, esa crisis de democracia y de legitimidad tiene que ver con lo dicho anteriormente”, sostuvo.

Explicó que el tercer punto sería la necesidad de estabilizar las finanzas nacionales. “En Venezuela no se saben las cifras, muchas están escondidas y censuradas. Por ejemplo, el presupuesto no se conoce y sin esas cifras no se pueden avanzar en un plan de recuperación verdaderamente exacto o preciso en cuanto a las medidas que hay que hacer para recuperar la nación”.

El cuarto sería la recuperación institucional del país, que permita una apertura en datos, en cifras, en indicadores y en conocimientos de cómo está la producción petrolera “para la realización de un plan de estabilización macroeconómica de amplio escalado y de rescate nacional”.

“Y el quinto punto sería la necesaria recuperación del salario, de la salud, de la educación, de la clase obrera, que también es la que va a llevar el impulso la recuperación económica. En un mercado tan chico es difícil de emprender un proceso de recuperación. Entonces, hay que tomar medidas de ayuda social y humanitaria y de rescate para poder permitir que la gente tenga medios a su disposición para poder trabajar e impulsar la producción nacional”, expresó.

Orlando Ochoa también enfatizó en que la industria nacional necesita apoyo en una cantidad de temas, desde la infraestructura, seguridad jurídica, seguridad en lo suministró y hasta en el mercado laboral porque se ha ido una parte importante del personal calificado en el país.

“Uno puede entender que se ajusten los aranceles para ordenar los estímulos y mantener la producción nacional, sin embargo, el contexto es tan adverso que no creo que eso sea suficiente para estimular la producción nacional. Las importaciones generan poco valor agregado. De manera que poco podemos atribuirle al crecimiento económico de Venezuela a que aumenten las importaciones, aunque las importaciones de bienes de capital y de bienes intermedios si aumentarían la producción”, afirmó Ochoa.

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Dalliance Services Company Announces Extension of QIWI PLC Tender Offer

Dalliance Services Company, a corporation incorporated under the laws of the Marshall Islands (the “Offeror”) and wholly owned by Sergey Solonin, the controlling shareholder...

Avalara to be Acquired by Vista Equity Partners for $8.4 Billion

Avalara, Inc. (NYSE: AVLR), a leading provider of tax compliance automation for businesses of all sizes, today announced it has entered into a definitive...

Pfizer to Acquire Global Blood Therapeutics for $5.4 Billion to Enhance Presence in Rare Hematology

-Pfizer Inc. (NYSE: PFE) and Global Blood Therapeutics, Inc. (GBT) (NASDAQ: GBT) today announced the companies have entered into a definitive agreement under which...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo