El mundo celebra el Día de las Ballenas y los Delfines, especies que continúan amenazadas

Desde el año 1986, cada 23 de julio es el Día Mundial de las Ballenas y los Delfines, porque están entre los mamíferos marinos más perseguidos del mundo. Fecha en la que entró en vigencia la moratoria que prohíbe la caza comercial de las ballenas y otros cetáceos.

El propósito de instaurar este evento es detener las agresiones que sufren estos animales y que han puesto a varias especies en grave peligro de supervivencia.

A propósito de este Día, la Fundación Tierra Viva, recordó que, cada año 8 millones de toneladas de plásticos terminan en los océanos, matando a más de 250 especies entre las que se encuentran estos cetáceos.

Estos cetáceos son mamíferos placentarios y pulmonados, que viven en comunidades y aunque sus costumbres son muy diferentes en cuanto a comportamiento, forma de vida y alimentación, las ballenas y los delfines tienen muchas similitudes.

La mayor amenaza que sufren los delfines y ballenas es caza. A las ballenas se las captura para comercializar su carne (muy apreciada por el público japonés), su aceite (ampliamente utilizado de forma industrial), el ámbar gris (empleado como fijador en la fabricación de aromas y perfumes), el espermaceti (denominado “blanco de ballena” y muy valorado en cosmética) y las glándulas endocrinas (para extraer vitaminas y hormonas).

A los delfines se los caza por su carne (de gran valor para la gastronomía japonesa y sur asiática), para lo cual se los arría hasta los mataderos, donde mueren desangrados tras ser apaleado y degollados. Los que tienen más “suerte” acaban sus días en cautiverio, como mascotas de coleccionistas adinerados o en delfinarios, haciendo piruetas junto a las orcas, cambiando su libertad por el disfrute de algunos humanos.

La denominada “captura secundaria” es un efecto colateral de la pesca indiscriminada, es decir del modo más insostenible de capturar peces que existe. Los delfines y las ballenas, (además de otros muchos animales pulmonados) se ven atrapados en redes fijas o de arrastre y al no poder subir a la superficie a respirar, mueren ahogados.

Asimismo, las ballenas, debido a su gran tamaño suelen colisionan con los barcos y muchas fallecen a causa de las heridas recibidas. Los delfines también sufren este tipo de “accidentes”, que son ocasionados en gran medida por que los sistemas de geolocalización de los barcos interfieren con los suyos propios, desorientándolos y dejándolos a la deriva. La acidificación de los océanos, la disminución de los niveles de salinidad, la contaminación, la polución plástica o los derrames de sustancias químicas (petróleo, combustibles y un largo etc.) se suman a la pérdida de hábitat y a la falta de alimentos por causa de la sobrepesca y hacen que la supervivencia de las ballenas y los delfines sea cada día más difícil y poco probable.

Fuente: Ecoticias

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Robert Lewandowski recibió la Bota de Oro y asegura competir consigo mismo

El delantero polaco del Bayern Múnich Robert Lewandowski aseguró este martes, tras recibir la Bota de Oro de la anterior temporada, que compite consigo...

6 tips para no sufrir más por falta de espacio en el celular

Muchos sufrimos cuando el celular nos arroja el poco amigable mensaje que indica que tenemos el “almacenamiento lleno”. Y como no todo es borrar...

Estudiantes de la USB exigen elecciones internas para escoger autoridades

El presidente del Federación de Centros de Estudiantes de la Universidad Simón Bolívar (USB), David Cedeño, consideró que el proceso de nombramiento de las...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo