¡La sustancia del populismo!

En América Latina los gobiernos democráticos considerados populistas fueron por ejemplo según sus pensamientos y acciones el Lázaro Cárdenas en México, Juan Domingo Perón en Argentina y Getulio Vargas en Brasil. Luego de la era de las dictaduras en los años 1970 y 1980, y de la recuperación de la democracia, implícitamente todos los gobiernos o medidas de gobierno que han contado con apoyo popular en elecciones libres, han sido definidos por los opositores a los mismos, como populistas, al punto que «populismo» y «democracia» han llegado casi a identificarse.

El populismo en su compresión practica podría resumirse en pocas palabras como decirle al pueblo lo que el pueblo quiere escuchar, independientemente de la realidad objetiva. En este sentido, todo político es un populista. De lo contrario no tendría esperanza de ganar ninguna elección. Cualquier duda al respecto de esta última afirmación puede ser aclarada dándole un vistazo a las promesas que hacen los candidatos presidenciales, gobernadores, alcaldes, concejales y diputados en momentos electorales, el populismo es una vertiente compleja que, al principio, puede lucir como una democracia. No obstante, cuando se analiza en todos sus aspectos hasta llegar conclusiones lógicas, puede inducir que la democracia se debilite o incluso se convierta en autoritarismo.

El término populismo se ha usado en política con dos acepciones diferentes; una de ellas tiene un significado positivo, pero principalmente se usa con una connotación negativa. En algunos casos se identifica erróneamente el populismo con la demagogia: mientras ésta última está referida al discurso del político buscando influir en las emociones de los votantes, el populismo está referido a las medidas que toma un político, buscando la aceptación de los votantes.

Por ejemplo, la victoria del presidente Chávez en diciembre de 1998, se apuntaló en un discurso populista el cual se articulaba a las necesidades de cambio y expectativas frustradas durante años por las políticas liberales y neoliberales de la cuarta república, es decir, el comandante utilizó un discurso según los especialistas como una estrategia para llegar al poder y gobernar basada en un discurso maniqueo que polariza la sociedad en dos campos antagónicos, el pueblo contra la oligarquía, desde ese primer momento también salieron del escenario los partidos tradicionales y otras organizaciones mediadoras, no obstante, emergía una nueva esperanza parecían desaparecer las murallas de corrupción y exclusión social que distanciaban al pueblo del bienestar y la justicia social. Sin embargo, las primeras acciones de políticas públicas y el populismo no fueron suficientes para canalizar la cantidad de demandas de aquellos venezolanos que soñaron con el verdadero cambio social.

La Venezuela del siglo XXI debe luchar por erradicar del pensamiento de sus dirigentes políticos la acción de la miseria del populismo electoral como estrategia pragmática de captar votos o respaldos, las nuevas generaciones tienen muchos desafíos para desmontar una práctica tan perversa como la del populismo electoral, lo que necesitan los venezolanos es que se creen nuevas fuentes de trabajo y no que pase parte de su vida esperando alguna dadiva que lo recree por un momento y tenga que esperar un nuevo evento electoral para poder  tener acceso alguna política nacional de contenido social o económica que dignifique su vida… el caso de la señora que recibió una esplendorosa camioneta de manos de Maduro, justo cuando su viejo auto sufriera una desperfecto en la autopista; o aquella persona que le lanzó un mango y a cambio el presidente lo premió con una vivienda.  

Lo grave, el concepto de populismo es tan complejo, lo han visto como una especie de nacionalismo cuyo rasgo distintivo es la equiparación del país y el pueblo, pareciendo este último al universo social integrado por la gente. El nacionalismo inducido por el gobierno nacional agota sus esfuerzos en dar la sensación de unión con el pueblo, teniendo como los protagonistas a los excluidos, es decir en nombre de este colectivo es que el presidente Nicolás se erige como el defensor de los intereses nacionales frente a la supuesta invasión del imperio norteamericano… este país es el peor ejemplo del resultado de un gobierno populista, en el que las instituciones del Estado se han debilitado tanto que la injusticia y las sinrazones están desenfrenados, la corrupción es casi generalizada y la calidad de vida de los venezolanos colapsado a niveles de hanbruna, consecuencias evidentes solo después de que el daño está hecho.

Correo: herná[email protected]

Síguenos en Twitter: @Hercon44

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Álex Martínez, el arpista que cautivó a Metallica

Álex Martínez aceptó le reto de un primo, quien le preguntó si en algún momento se atrevería a hacer rock. No por nada malo,...

Elecciones sindicales en Venezuela: acoso oficialista, cierre de empresas y la diaspora bajan de 1,6 millones a 200.000 el número votantes

La Resolución del Consejo Nacional Electoral (CNE) del 12 de mayo abre una ventana a la celebración de elecciones sindicales en el país, dándole...

Una Caracas de paz y oportunidades

La imposibilidad de lograr un ingreso que nos permita llevar una vida digna nos ha llevado a sufrir constantemente en un estado donde predominan...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo