PGA Group: Empresas venezolanas deben reenfocar sus estrategias para afrontar la llegada de 2022

Uno de los retos para el sector empresarial venezolano es cómo afrontar la llegada de 2022 tras los cambios sufridos durante más de un año de pandemia. Para el director general de la consultora en capital humano PGA Group, Iván Acosta, si bien “la economía venezolana va a tender a estabilizarse” eso no significa que compañías no tendrán que enfrentar grandes desafíos.

Aclaró que ese crecimiento económico que se vislumbra para Venezuela el próximo año no implica que las compañías vayan a capitalizarlo automáticamente. “Las empresas tienen una necesidad de reenfocar sus estrategias y velar porque las personas tengan las herramientas necesarias para ejecutar esas estrategias”, dijo.

Aseveró que se trata de una “extraordinaria oportunidad para que capitalicen este eventual crecimiento, para reforzar su capacidad estratégica, así como los conceptos de ejecución, adaptación y funcionamiento”.

Acosta apuntó que entre los retos de las empresas está que “deben velar porque se tenga la capacidad de ejecución de las estrategias para poder competir, así como diseñar el ambiente más apropiado para que las condiciones se den”.

Afirmó que este posible crecimiento económico de Venezuela y su influencia en la empresa no es un aval para que merme la migración. Por el contrario, podría provocar una nueva oleada de desplazamientos no solo al exterior, sino también entre las regiones.

“Pese a ese crecimiento no hay garantía de que las personas se queden en Venezuela. El país todavía no representa una garantía de ser un terreno fértil para el futuro, por lo que hay que estar preparado para una nueva ola de migración interna y externa. Hay sectores ganadores y perdedores, porque las personas no tienen estímulos para permanecer en las empresas, así como muchas empresas no tienen la capacidad de retener al talento. De manera que habría que trabajar con base en ese talento que está cerca y disponible”, añadió.

Adaptación y normalidad

El director general PGA Group sostuvo que el tercer fenómeno al que se podrían enfrentar las compañías y que deben contextualizar en función del pequeño crecimiento de la economía venezolana es que no están en capacidad de garantizarles a los empleados el salario que necesitan cobrar.

“Eso va a genera otra presión, porque se trata de presiones constantes para optimizar las condiciones de la gente. Esto también va a generar presión en las casas matrices y los dueños de las empresas van a aprovechar el momento para disminuir las pérdidas”, apuntó.

Acosta advirtió que también el terreno laboral se va recrudecer en términos de competencias: “La competencia en Venezuela es cada vez más ruda, se pelean los espacios. Esto será importante en términos de que se capitalicen y ejecuten las estrategias, porque puede pasar que lo que me pagas no sea suficiente”.

Sobre la posibilidad de que las empresas se vean obligadas a realizar una reducción de personal, el experto en capital humano dijo que ya se habían visto obligadas a hacerlo debido a la pandemia. “La gran mayoría de las empresas han llegado a tamaños razonables, ahora tienen que trabajar en que seamos más productivos, que tengamos más ingresos. Hay sectores que se verán beneficiados, por ejemplo, el turismo va a mejorar porque la misma situación les va a permitir migrar a un concepto más fluido de traslado, movilidad y acceso a ciertos lugares”. 

En cuanto a las nuevas tareas empresariales a las que los empleadores deben adaptarse, destacó que es importante que, una vez aprendido y aceptado el concepto del teletrabajo, en las compañías se deben fortalecer nuevos términos como: flexibilidad y equidad.

“Voy a tener que entender que el trabajador va a querer un horario flexible y entender el concepto de equidad para ser justo con los que están en casa y los que están en la oficina. ¿Cómo se mide el trabajo que no veo desde la presencia de la persona? Puede ser medido en términos de efectividad y entrega. También hay que entender cómo le pago a las personas, entendiendo esa diversidad a la que está sometida la empresa y trabajar en función del nuevo concepto colaborativo digital, para que estas plataformas en lugar de separarnos nos unan. El mismo concepto de trabajo en equipo cambia y se replantea”, concluyó, Acosta.

Más del autor

Keissy Bracho
Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Audiovisual Especializada en Comunicación Política, Opinión Pública, Marketing Político, Gestión de Políticas Públicas. Aprendiendo de Género

Artículos relacionados

Lo más reciente

Reinventan los tradicionales tequeños con colores y sabores no convencionales

DA&WI Antojitos es un emprendimiento de Los Altos Mirandinos, ideado por Daniela Linares. Ella decidió reinventar la tradicional forma de consumir los tequeños y...

«La situación de los pensionados y jubilados ya era difícil, ahora se trata de sobrevivir»

Las protestas de los adultos mayores reclamando el respeto a sus derechos aumentan exponencialmente en el país. Ello se debe a que los jubilados...

Venezuela y el voto

Los venezolanos tenemos arraigado un profundo sentimiento republicano, por eso, votar es tan importante y valioso para todos. A pesar de las diferencias, sabemos...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo