Presidente de Fedecámaras cree que el verdadero factor que dinamiza la economía son los emprendedores

- Publicidad -

Carlos Fernández, presidente de Fedecámaras, aseguró que el segundo semestre del año 2023 será todo un reto, indicando que sus estimaciones dicen que el país tendrá una ligera recuperación, de tres o cuatro puntos del PIB.

Explicó que el incremento de consumo de 2021 y 2022 no se ve este año, tampoco se está viendo una recuperación en el ingreso de los trabajadores.

- Publicidad -

Fernández indicó que el esfuerzo de contener la inflación ha hecho que se profundicen las medidas restrictivas económicas que dificultan la expansión.

Dijo, en entrevista con Román Lozinski, que había sectores que presentaban una leve recuperación; y que a juicio de los analistas esto debe atribuirse a una «oleada firme, programada, confiable, de ingresos (que no son muchos) y que tendrían que ver básicamente con operaciones de la empresa Chevron»; lo cual ha traído estabilidad y seguridad al mercado cambiario.

«Mientras haya estabilidad cambiaria, se podrá mantener cierto equilibrio en los precios» añadió.

El ciudadano como agente económico

Al ser consultado sobre las acciones que, respectivamente, emprendió el ciudadano, la empresa privada, y el gobierno para dinamizar la economía; Fernández aseguró que el rol protagónico en la dinamización del sector lo llevó a cabo el ciudadano de a pie.

De acuerdo a información suministrada por asociaciones de personas que trabajan por cuenta propia, en Venezuela, según Fernández, habría 6 millones de emprendedores.

Explicó que mientras el PIB del año 2021 sólo creció entre 1 y 2 puntos porcentuales; el consumo creció 13%. De igual modo, en el año 2022 el sector privado creció alrededor de 9% y el consumo 13%. Entonces, a su entender, fue el ciudadano quien «jaló» ese consumo que, posteriormente, el sector privado acompañó.

Fernández dijo que este mensaje «no se trataba de retórica o de un discurso que buscaba popularidad». Insistió en que la economía se aceleró con pequeñas acciones, como la del señor que llevaba la carretilla en el mercado o la señora que coge ruedo de pantalones en su casa.

«No se quedaron esperando una bolsa de comida, ni una beca, ni una misión», agregó.

Mientras la empresa privada aupó este esfuerzo ciudadano, al ofrecer los bienes y servicios que ese incremento del consumo trajo; a juicio de Fernández el Gobierno se enfocó en una política restrictiva que busca limitar el circulante para controlar la inflación.

«Pero emitió moneda, entre agosto y septiembre, que pudo ser más de lo necesario, lo posible, y esto trajo el descalabro que tenemos», añadió.

Cree también Fernández que la aplicación del IGTF se tornó en un riesgo que nadie previó: «Desde el punto de vista económico y psicológico generó un impacto en toda la cadena». Una autopista que, a su parecer, lucía despejada.

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Ecoanalítica: Compras de Cashea son 7 veces mayores a las hechas por usuarios de tarjetas de crédito de la banca nacional

La firma de consultoría Ecoanalítica realizó un estudio en el cual, como primer dato, aparece que el año pasado la actividad comercial en promedio...

Las ONG bajo amenaza

La Asamblea Nacional del régimen ha reanudado la discusión de un proyecto de ley que, de ser aprobado, podría restringir, criminalizar y cerrar las...

Deploran que cierre de cripto granjas ocurra luego de años de denuncias sobre su alto impacto en la demanda eléctrica: la medida es “tardía”

El Ministerio de Energía Eléctrica anunció recientemente que profundiza el trabajo del cierre de granjas de minería de criptomonedas como consecuencia del alto impacto...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo