Venezuela no se rinde ante la tiranía

La reconstrucción de Venezuela necesita de un cambio político real, que brinde soluciones a los problemas de los ciudadanos y permita garantizar las libertades y derechos de todos. Sin embargo, este es un proceso complejo que demanda una planificación previa en la que no puede haber improvisaciones. Si bien es innegable que atravesamos la peor crisis de nuestra historia, no vamos a rendirnos. Hay mucho por lo que seguir luchando. Son millones de venezolanos que aspiran poder vivir mejor, con calidad de vida y en un sistema democrático. 

En primer lugar, tenemos que rescatar a las instituciones del Estado que el régimen ha sumergido en las tinieblas durante tantos años. Es decir, es importante conformar un renovado CNE, TSJ, Ministerio Público y demás instituciones, con nuevos funcionarios públicos que sean capaces de ejercer sus cargos, trabajar para los ciudadanos y acabar con la corrupción. No podemos resignarnos a vivir entre problemas y males que solo dificultan nuestros días. Todos merecemos vivir en un ambiente sin temor a pensar distinto, donde nuestros líderes trabajen por el bien común y sean ejemplo de ciudadanía.

Asimismo, este es el método para que podamos llegar a consensos mediante elecciones periódicas y libres como dicta nuestra Constitución, de modo que elijamos nuestro destino y a nuestros gobernantes. Además, instituciones fuertes y una democracia estable evitará que surja una nueva tiranía o una tragedia como la que vivimos en la actualidad. No solo hay que pensar en el futuro inmediato, sino que es una obligación impedir que las generaciones futuras deban afrontar también una crisis humanitaria.

Por su parte, el país requiere que se rescate a la economía nacional. Un país sumido en la pobreza es un país lleno de injusticias, desigualdad y miseria. En la actualidad, PDVSA y todo nuestro aparato productivo están en la quiebra, por lo que el trabajo pasa por tomar las políticas fiscales y monetarias fundamentales para que surjan nuevas empresas, el trabajo se dignifique con salarios que cubran las necesidades básicas y no existan regulaciones que solo benefician al régimen. Con las decisiones correctas, Venezuela podría volver a ser un referente económico en América Latina y los venezolanos podremos vivir en una tierra de oportunidades.

Es cierto que aún queda mucho trabajo por hacer. Debemos dar fin al modelo de corrupción y miseria del régimen, pero también es vital que se den las discusiones sobre la reconstrucción del país una vez logrado el cambio político. Son muchas las ideas para terminar con la miseria que hay en los distintos actores de la sociedad y no existen las respuestas únicas, ni se deben imponer las soluciones a la fuerza, por lo que es necesario el debate de ideas y llegar a consensos. De allí saldrán las conclusiones más productivas y que mayor beneficio tendrán para la población en general. No hay tiempo que perder, millones cuentan con nosotros y sobre nuestros hombros depende el futuro de nuestra nación. Seguiremos luchando hasta alcanzar una mejor nación. Venezuela nos necesita más que nunca. 

No olvide ver nuestros reportajes en: www.hispanopost.com

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Esta noche será la entrega de los Premios Goya 2021

Este sábado 6 de marzo se celebra la 35ª edición de los Premios Goya, en el Teatro del Soho CaixaBank de Málaga. La gala...

Capturados dos hombres por acoso sexual en Chacao

Este sábado, funcionarios de la Policía Municipal de Chacao, capturaron a dos sujetos por acoso sexual en el Centro Comercial Sambil. Los uniformados atendieron una...

Instituciones para erradicar la desigualdad

Las sociedades más justas y con mayor desarrollo son aquellas donde las instituciones del Estado trabajan para el beneficio de los ciudadanos, solucionando los...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo