Embajador Benedetti sobre Guaidó: «Siempre me pareció un pendejo»

- Publicidad -

«Yo llegué aquí el 29 de agosto. A septiembre, octubre…(el embajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti, cuenta mentalmente). Llevo aquí dos meses y he estado dispuesto a colaborar en lo que se me pida, de lado y lado. La oposición no se me ha acercado. Al contrario, cuando me designaron como embajador, Guaidó me echó vaina».

Este breve recuento lo hizo Benedetti a la directora del medio digital Efecto Cocuyo, Luz Mely Reyes, quien lo entrevistó para la edición de su programa Con la luz número 258 y reprodujo la conversación este martes 8 de noviembre, a las 7:00pm, a través de su canal de Youtube.

- Publicidad -

«Cuénteme cómo ha sido esto. ¿No ha podido tener algún tipo de reunión con los miembros de la Plataforma Unitaria o con los representantes de Guaidó?» -le preguntó Reyes-, en medio de un diálogo que duró poco más de 37 minutos y que se basó, especialmente, en un balance sobre el reinicio de las relaciones bilaterales, el respeto a los derechos humanos en el país, los requerimientos necesarios para que gobierno y oposición retomen las negociaciones en México y, por supuesto, esa tensión invisible que guarda el vínculo entre Venezuela y Estados Unidos.

«Perdone que hable de forma jocosa, que da risa, que tú dices «la oposición» y son como 20 opositores y todos se creen 20 jefes (..) Yo estoy dispuesto a reunirme con quien quiera, siempre y cuando los dos lados estén de acuerdo que me reúna con los dos lados…»; respondió Benedetti sin contener su carcajada.

«¿Quién no está de acuerdo?», le preguntó Reyes. «No me han invitado» -contestó Benedetti-, segundos antes de explayarse a contar una anécdota que fue marco para descalificar al, hasta ahora, reconocido como Jefe del Interinato, Juan Guaidó.

«Un jueves me designan a mí como embajador. El viernes, sábado y domingo me dio una enfermedad gastrointestinal que nunca me había dado en la vida, y yo no fui persona sino el domingo hasta las 4:00 de la tarde. Cuando yo soy persona, veo que Guaidó me atacó y digo: «Este huevón. ¿Por qué me va a atacar, qué es lo que le pasa? Entonces, ya yo venía picado de culebra y cuando llegué aquí, a Caracas, dije que él no era nadie y como siempre me pareció un pendejo, no ahora sino de cuando era senador…¿Cómo se va a reunir conmigo si apenas me designan me echa vaina?», contó Benedetti.

Ahora, más allá de ese primer desencuentro con uno de los representantes de la oposición, el embajador sí emitió unas señales, sus opiniones, respecto a lo que cree podría funcionar para llegar a un entendimiento real con el gobierno venezolano que facilite una salida pacífica al conflicto.

Parafraseando a Reyes, ella le preguntó sobre qué sería necesario atender para que las negociaciones sean verdaderamente fructíferas. En dos platos: cómo salimos del caos y de esta crisis política, social y económica, que lleva ya años acentuándose en Venezuela.

Aunque advirtió que la respuesta «podría costarle el puesto», Benedetti habló con franqueza, tanta que su imagen se distanció de esa que el imaginario nos remite a los modos tradicionales de un diplomático.

Dijo que una paz tiene que ser negociada y consensuada con reglas claras para los interlocutores. Que el gobierno tendría que estar presente y tomado en cuenta, pues sino estarían los negociadores sentados hasta el final.

Benedetti advirtió que no se llegará a acuerdo alguno para una salida pacífica al conflicto «si se amenaza con meter preso a todo el mundo». Habló de la necesidad de hacer las paces con los demonios y de establecer «un marco jurídico reparador, no vengativo», como hicieron en su país.

Ironizó y remedó las voces críticas que también hubo en su país, cuando se intentó llegar a acuerdos de paz con la guerrilla y los paramilitares; logros en los que según dijo, él fue un actor importante: «Eso no ocurre si sale alguien diciendo: «¿Y para qué negociar con unos bandidos?»

En este mismo orden de ideas, sobre la importancia de llegar a acuerdos de entendimientos para una salida lo menos traumática posible ante la crisis, Benedetti aclaró (varias veces) que Colombia no necesita pedirle permiso ni venia a los Estados Unidos para tratar temas con Venezuela. Sin embargo, explicó que «lo que ha desarrollado con ellos» (EE.UU.) es que si algo se va a tratar con nuestro país, ellos estén al tanto y él no los vaya a coger por sorpresa.

El embajador dio a entender que el gobierno norteamericano no querría meterse ni pronunciarse sobre Venezuela hasta tanto no pasaran las elecciones de medio término. Por eso las negociaciones «estaban en el congelador». De allí que ahora, luego de que estas ocurran, se espera reanuden los encuentros en México.

«Cualquier cosa que vaya a pasar con Venezuela tiene que coordinarse, negociarse, ambientarse con lo que hay hasta ahora. Es muy tonto creer -como lo pensó un presidente de mi país- que si mandaba diez camiones de comida iba a caer el régimen. Eso no es así. Ellos (Estados Unidos) son los que mandan. Pueden facilitar las cosas o poner trabas», dijo el diplomático quien recalcó en varias ocasiones haber sido ponente para los tratados de paz en su país.

En este sentido, Benedetti ilustró los «beneficios» de tener un nexo de entendimiento con Estados Unidos. Su ejemplo palpable fue el caso de la empresa de fertilizantes Monómeros. Dijo sin falsa modestia que gracias a él y sus gestiones, EE.UU. postergó por un año más la licencia que protege a Monómeros de las sanciones de la OFAC.

«Nosotros no le pedimos permiso a Estados Unidos, pero la seguridad alimentaria de Colombia depende de lo que pase en Monómeros. Por eso le dijimos que cuidado le quitaban la prórroga de un año que le dio la OFAC. Si te metes con Monómeros, te metes con nosotros», añadió.

Y, como repitió, «gracias a sus gestiones» logró una ventaja competitiva para conseguir los fertilizantes más baratos del mercado. Ahora tocaría negociar los aranceles, recuperar los 15 consulados de su país en Venezuela, mejorar la infraestructura migratoria «que no está en buen estado» (como el puente Tienditas), que dijo esperan abrirlo nuevamente en enero de 2023 pero que hay una parte que deben refaccionar.

A pesar de estos detalles, Benedetti considera que la reanudación de las relaciones bilaterales ofrecen un balance inimaginable e impensable para el poco tiempo que llevan reactivadas, y que estas abarcan una cooperación judicial, de fuerza pública y de carga. La relativa a la aérea aseguró que Maduro «lo llamó y dijo que ya Venezuela había dado los permisos» necesarios para reactivar los vuelos entre ambas naciones; luego de que él «insistiera y molestara hasta la saciedad».

En el tema de los Derechos Humanos, Benedetti dijo que le parecía que se había logrado «un avance increíble» con la respuesta de Maduro respecto a la propuesta del presidente colombiano, Gustavo Petro, de integrar el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Y añadió que considera «berraco» la otra idea del mandatario neogranadino de invitar a Venezuela a regresar a la Comunidad Andina de Naciones.

Aseguró que Colombia se ha acercado a Venezuela no solo por ideología sino porque se trata de un país hermano y reiteró que los Derechos Humanos no solo son políticos «como le gusta a la TV y a los fiscales de la Corte Penal Internacional»-señaló- sino también implican derechos económicos, culturales y sociales. Y, para él, diez millones de colombianos quedaron a la deriva, con el anterior gobierno de Gustavo Duque, quien resolvió romper relaciones con Venezuela.

«No quiero parecer que defiendo a Maduro pero más violaciones a DD.HH. hay en mi país, donde se registran falsos positivos, se bombardea a los niños y solo en el último año de Duque hubo 600 civiles asesinados», acotó el periodista de profesión, al insistir que él preguntó si se podría investigar sobre Derechos Humanos y «le dijeron que sí»; y añadir que la gente no se va del país porque le guste o no Maduro, sino que algunos estratos lo hacen por hambre; como consecuencia de unas sanciones que calificó de «bárbaras e inhumanas». Claro, esto sí lo dijo «a título personal».

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Dani Alves acusó a la presunta víctima de mentir y presentó una “prueba” reveladora

La defensa del exfutbolista del Barça Dani Alves aduce ante la Audiencia de Barcelona que los vídeos de la discoteca “desmienten de forma radical”...

Cuerpos de seguridad están tras la pista de los delincuentes que robaron a pareja de turistas rusos en Nueva Esparta: uno ya fue capturado

Una pareja de turistas rusos fue víctima de robo por tres delincuentes en el mirador Constanza, situado en Nueva Esparta. Uno de los implicados...

Binance y Mastercard lanzan tarjeta prepagada de criptomonedas en Brasil

El gigante intercambio de criptomonedas, Binance, se está esforzando para llevar sus soluciones de pago a más países de América Latina. Binance dijo este lunes...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo