Pena máxima para autores materiales del homicidio del capitán Acosta Arévalo

Este viernes 4 de febrero de 2022, el tribunal 12 de juicio condenó a 30 años de prisión al teniente Ascanio Antonio Tarascio y al sargento Estiben Zárate Soto, ambos funcionarios adscritos a la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim). El juez Pablo Vicentelli Puerta consideró que, tras los elementos de convicción presentados y los órganos de pruebas evacuados durante el juicio que estos funcionarios son responsables de cometer homicidio calificado con alevosía y torturas en perjuicio del capitán de la Armada de Venezuela Rafael Acosta Arévalo. Por parte del Ministerio Público actuó el fiscal 94 Renny Amundaray y Xavier Urdaneta Gasperi.

El abogado por parte de la familia Acosta Arévalo fue Alonso Medina Roa, quien siguió el caso en todas sus fases, inclusive en el momento en que fue suspendido, luego el avocamiento del Tribunal Supremo de Justicia, y posteriormente el tribunal 12 de juicio de Caracas. Medina Roa indicó que, lo ocurrido en este caso es justicia a medias, ya que aún falta investigar a la cadena de mando.

De hecho, al momento de las conclusiones en el tribunal, Medina Roa solicitó que se investiga la cadena de mando y la conducta omisiva de los médicos del hospital militar que atendieron al capitán Acosta Arévalo un día antes de su muerte, ya que no prestaron la atención debida ante el cuadro clínico que presentaba el militar de la Armada.

“La sentencia es un avance, pero, no es suficiente hemos insistido en que se investigue la cadena de mando, ya que la Dgcim es un organismo militar adscrito al Ministerio de la Defensa, lo que quiere decir que toda acción realizada por subalternos, es supervisadas por militares superiores, por lo que es imposible pensar que más allá de los dos condenados, nadie supo lo que ocurrió con este efectivo castrense, y el desenlace que concluyó con su muerte”, afirmó el penalista.

Detención arbitraria, desaparición forzosa y paliza de la muerte

El 21 de junio de 2019 comisiones del Sebin y de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), arrestaron de forma arbitraria a siete personas, militares, policías activos y retirados, entre ellos el Capitán de Corbeta de la Armada Venezolana Rafael Acosta Arévalo, en un centro comercial de la ciudad de Guatire, estado Miranda. Al momento de su detención, Acosta Arévalo caminaba, hablaba y movías sus manos normalmente, sin ningún impedimento.

Al día siguiente, su esposa Waleska Pérez, en vista de que su esposo no llegó a casa y por información que comenzaba a llegar, denunció la desaparición de su esposo en manos de cuerpos de seguridad del régimen. Vale mencionar que justo el día que comenzó la desaparición forzosa del militar, finalizaba la visita a Venezuela de la Alta Comisionada para los DD.HH de Naciones Unidas, Michelle Bachelet.

Se pudo conocer que después de estar en manos de los cuerpos de seguridad, el capitán y las otras personas detenidas, fueron sacadas de Caracas a un sitio boscoso, donde los habrían colgado de árboles, sin ropa, con los ojos vendados y donde fueron golpeados en múltiples oportunidades con palos, bates de béisbol u otros objetos de forma cilíndrica, pero además habrían recibido descargar eléctricas en su cuerpo y disparos con armas de fuego muy cerca de sus oídos para que el sonido les afectara la audición.

El día 26 de junio de 2019, cinco días después de su arbitraria detención, el Ministro de Comunicación del régimen de Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, hizo oficial la captura por parte del Dgcim del capitán Acosta Arévalo, a quien señaló de estar involucrado en un movimiento para derrocar a Maduro. Lo acusó, sin haber sido imputado ni presentado en tribunales, de haber cometido los delitos de terrorismo, conspiración y traición a la patria. Asimismo, el propio Diosdado Cabello dijo que Acosta Arévalo estaba “a buen resguardo”.

Al tribunal moribundo

Dos días después, el Dgcim trasladó a Acosta Arévalo a la Corte Marcial en Fuerte Tiuna para su audiencia de presentación. El militar ni siquiera se podía bajar del carro por sus propios medios, llegó al tribunal en silla de ruedas, sin poder articular casi palabras, tampoco podía sostener sus brazos y mucho menos mover sus piernas. Su abogado Alonso Medina Roa, no pudo conversar en privado con el capitán, siempre estuvieron custodiados por militares de contrainteligencia.

Un juez de control militar al ver las condiciones en las que llegó al tribunal Acosta Arévalo, ordenó que fuera trasladado inmediatamente al centro asistencia Dr. Vicente Salias conocido como “el hospitalito” allí mismo en Fuerte Tiuna. En horas de la madrugada murió el capitán.

Vale destacar, que después de la denuncia de su desaparición por parte de la esposa del capitán, Waleska Pérez, comenzó contra esta familia una persecución que derivó en allanamientos, seguimiento, hostigamiento, a tal punto que Pérez tuvo que tomar la decisión de abandonar Venezuela con los dos hijos de Acosta Arévalo.

Tras este hecho, el Ministerio Público imputó a dos militares pertenecientes a la Dgcim, Ascanio Antonio Tarascio Mejía y Estiben José Zarate Soto, por presuntamente haber cometido el delito de homicidio preterintencional concausal, exculpando a los dos militares de las torturas infringidas a la humanidad de Acosta Arévalo. Sin embargo, en octubre de 2020 el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) anuló ese proceso penal, ordenando iniciar de nuevo.

Fue así como el fiscal impuesto por la extinta constituyente, Tarek William Saab, reconoció que hubo intencionalidad en cometer el homicidio y que sí hubo torturas.

El nuevo proceso penal se aceleró debido a la inminente visita que realizaría en octubre de 2021 el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional, Karim Khan, a Venezuela. Uno de los días de mayor impacto en la sala de audiencias ocurrió precisamente en ese mes de octubre, cuando fueron citados seis órganos de pruebas entre ellos médicos y forenses que participaron en exámenes premortem y en la autopsia, y militares de la Dgcim.

El forense hizo una descripción exhaustiva en sala sobre las 38 lesiones que presentó el cadáver de Acosta Arévalo, torturado hasta morir. Detalló cada una de las lesiones y sus consecuencias. Explicó cómo fueron causadas las lesiones y con qué objetos fueron causadas. Golpes con un objeto cilíndrico (tubo o bate), marcas que sugieren que le fueron colocadas descargas eléctricas, fracturas en las costillas y en uno de sus tobillos. Frente al forense y el juez, los dos militares que causaron todos estos daños físicos.

Luego declararon cuatro médicos que suscribieron un informe que se realizó en el hospital militar Dr. Carlos Arvelo, en Caracas, 24 horas antes de la muerte. Ese día, el capitán Acosta Arévalo fue trasladado a ese hospital con múltiples traumatismos. Fue atendido y aunque reflejaron los golpes, en el informe, a criterio de estos médicos, no había necesidad de hospitalizarlo. Estás lesiones coinciden con las que aparecen después en el informe forense.

El horror de las torturas y tratos crueles e inhumanos fueron inocultables en el cuerpo del capitán de la Armada Rafael Acosta Arévalo. Queda pendiente por investigar a la cadena de mando de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), incluyendo a los superiores de esta instancia, el Ministro de la Defensa y el propio Presidente de la República.

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Jesús Faría: «Hasta $3.500 millones se puede obtener con la reapertura de la frontera colombo-venezolana»

Consultado sobre la reapertura de la frontera colombo-venezolana, el diputado y presidente de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional (AN),...

En las elecciones de medio término las mujeres jugarán un papel clave

Votar por el Partido Demócrata para lograr consolidar una ley federal que reconozca y regule el derecho de la mujer a la interrupción legal...

Dos venezolanos recién llegados a Lima fueron asesinados por sicarios

Dos hombres de nacionalidad venezolana fueron asesinados a balazos por sicarios que los esperaban a bordo de motos en una zona del sector 8,...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo