Presidente ejecutivo de Asistensi: “Tenemos que ser disciplinados y no negociar nuestros valores”

- Publicidad -

Hace más de 20 años, el ahora doctor Andrés Simón González-Silén recién había terminado el bachillerato en el exterior. Contrario a la dinámica de la mayoría de los jóvenes de su edad, él volvía a Venezuela cuando muchos de su generación hacían las maletas para irse.

Hoy recuerda esos momentos y los comparte abiertamente con quienes deseen escuchar su historia. Es sencilla pero conmovedora.

- Publicidad -

Estudió medicina en la Universidad Central de Venezuela (UCV) y luego de graduarse empezó a pensar cómo podía ayudar a educar a las personas para salir airosos de una emergencia o coyuntura médica, antes de tener que ir a un centro de salud. Pensó en la prevención. Así fundo Venemergencia.

Sin embargo, para aquella época eran tan nefastas las noticias sobre Venezuela, que González-Silén admite que le avergonzaba reconocer ante otros su nacionalidad.

El jueves 10 de noviembre él fue uno de los invitados a la tertulia “De la resiliencia al cambio”, un evento organizado por HispanoPost que se llevó a cabo en el salón Cité del CCCT.

La idea era que contara a los invitados cómo pasó de ser un joven apenado por decir que era venezolano, a presidir una empresa que ya tiene operaciones en México, República Dominicana, Honduras, Guatemala y Filipinas.

Ser, además, el cofundador y presidente ejecutivo de una compañía como Asistensi, que ofrece planes de salud accesibles para los familiares de los migrantes. Para que, en caso de ocurrir una necesidad repentina, cuenten con la cobertura de un plan de atención médica.

Programas de salud que incluyen acceso a un médico de cabecera virtual, que está con el paciente en menos de 20 segundos a través del teléfono, APP o botón de emergencia; atención médica domiciliaria, traslado en ambulancias, envío de medicinas y una cobertura para hospitalización y cirugía para emergencias de 5.000 o 10.000 dólares, de la mano de Mercantil Seguros.

“Hubo un momento que yo dejé de decir que era venezolano. Registraba una sensación que me hacía rechazar mi nacionalidad. No quería recordar esto. Y recuerdo que estuve en foros de Economía Mundial, en Davos, donde llegué a sentir hasta miedo. Yo decía que no le debía nada a mi país, solo a mi voluntad y a mi familia. Hasta que un periodista escuchó mi historia y me dijo que yo era Venezuela. Que yo representaba, encarnaba, lo que era mi país. Es decir, que yo era el futuro, que buscaba crecer y desarrollarse, solo que lo estaba viviendo en el presente”, comentó González-Silén.

Mientras hablaba, le surgía una sonrisa fresca en su rostro que comparte sin tapujos. De la misma manera como mostró su vulnerabilidad, su miedo, y su vergüenza por las tristes y reales noticias de lo que ocurría acá; ahora se permite contar la transformación.

Asegura haber pasado del rechazo a la aceptación respecto al país. Transitó ese camino oscuro y desde un presente más sólido -desde la seguridad que debe otorgarle el “dato” que gracias a su plataforma de telemedicina gratuita “asistensi SOS” ha brindado apoyo a más de 60.000 venezolanos en todo el mundo desde el inicio de la pandemia- ahora ríe.

“Somos gente buena, seria y trabajadora. La mayoría de nosotros somos gente que tiene cerebro, es pensante, es profesional en lo que hace; que tiene músculo, con nervios de acero para afrontar los retos y, además, tiene corazón. Son apasionados en sus propósitos y es allí donde se encuentra el alma”, explicó ante el público presente y ante Tachy Molina, directora corporativa de Hoteles Eurobuilding y su contertuliana, y el empresario Horacio Velutini, moderador del evento.

Y cuando Velutini le pidió una recomendación para ser exitoso en el trabajo y en este contexto tan particular venezolano, González-Silén no dudó en mencionar una anécdota que ilustra su parecer: hay que comprometerse con unos objetivos y hay que ser disciplinados.

Afirmó haber invertido en la compañía 20 millones de dólares y anunció que, para los próximos 12 meses, invertirá 10 millones más.

Dijo identificarse con la biografía del médico José Gregorio Hernández. Y contó que a este lo fueron a buscar cuando estaba muriéndose su hermana y, al parecer, el beato habría dicho que él no podía ir a donde su familiar pues estaba dando clases y debía terminar con su obligación.

“Yo siento que es impresionante ese nivel de compromiso. Hay quienes para liderar creen que deben contar con un radar y buscar adaptarse a una buena señal. Otros confían más en la brújula: se ponen un norte y un objetivo. Se trata de propósitos que están compuestos con los valores que aprendiste en tu casa. Debes de enfrentar los obstáculos y superarlos. No para todo el mundo funciona la idea de que mientras vaya viniendo, vamos viendo. No. Entonces, yo recomendaría ser disciplinado, como lo enseñó José Gregorio Hernández; y también mantener nuestra brújula en el bolsillo, guiada hacia objetivos que no se negocien. Los valores y los propósitos no se negocian”, concluyó.

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Irán ataca Israel con decenas de drones y misiles

El ejército de Israel anunció este sábado 13 de abril que Irán atacó con decenas drones suicidas el país, cumpliendo así su amenaza; al...

El cambio real que necesita Venezuela

La ministra de Educación, Yelitze Santaella, anunció recientemente un plan para cambiar los nombres de más de 6.000 instituciones educativas en Venezuela, argumentando que...

Sindicatos en desacuerdo con Fedecámaras sobre eliminación del modelo de prestaciones sociales

Las recientes declaraciones de Adán Celis, presidente de Fedecámaras, en las que insistió en que debería eliminarse el actual modelo de prestaciones sociales, causaron...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo