Crónica | Carlos Lizarralde y la larga historia de cómo Venezuela se vino abajo

- Publicidad -

Durante los últimos días de invierno caminaba con mi esposo y un amigo británico por las calles de Manhattan. Nos habían invitado al bautizo de un libro escrito por un venezolano del que nunca había oído hablar: Carlos Lizarralde.

Un pequeño auditorio donde se percibía acento venezolano me confirmó que casi todos los presentes eran expatriados. La formalidad y sencillez del evento me llamaron la atención, pero confieso que no hubo signo alguno que me advirtiera que después de esa noche la percepción que tenía de mí misma y de mi país iba a entrar en un oscuro y profundo periodo de reflexión.

- Publicidad -

“Venezuela’s Collapse. The long story of how things fell apart”, un libro con copyright 2024 y editado en inglés por la editorial Codex Novellus, es una travesía por la historia de nuestra Venezuela con datos históricos, estadísticos y anecdóticos narrados en tiempos intercalados. Es una suerte de piedra Rosetta que te ayuda a entender cómo y por qué Venezuela llegó a dónde está.

¿Qué fue lo que nos pasó? Es la pregunta que Lizarralde se hizo cuando se dio cuenta de que su país había sido tomado por la violencia, su economía estaba en ruinas, el sector privado en llamas y la población hambrienta y en estado de sobrevivencia. Venezuela había sido devastada.

La venezolana Sonia Gil dio inicio a la tertulia. Ella -junto con el actor Edgar Ramírez y el periodista Tom Vogel- fueron los invitados a discutir sobre el texto. Gil se presentó como una testigo del trabajo de Lizarralde a lo largo de los años. Su pregunta directa sobre qué lo llevo a escribir este libro inició una conversación que desde el principio resultó inquietante.

“Yo estaba sorprendido por la extensión de la destrucción de Venezuela. Yo crecí creyendo y se me enseñó que era un país estable armónico y pacifico. ¿Qué pasó que 8 millones humanos huyeron del país? ¿Qué pasó con la industria petrolera? Todo se destruyó y se convirtió en un país muy inseguro”, comenzó señalando Lizarralde.

A través de esa travesía histórica, Lizarralde nos explica la composición social desde la época colonial con el sistema de castas instaurado en la Capitanía General de Venezuela: indios mezclados con blancos, negros que fueron raptados y obligados a venir a América, españoles de segunda y tercera generación y así sucesivamente.

Con el paso del tiempo los blancos criollos dejaron de ser mayoría y los pardos (blanco, indio y negro) exigieron su derecho a tener poder político. Fue entonces cuando la pugna de estos con los creoles (mantuanos) se hizo tenaz.

Napoleón avanza por Europa y coloca al imperio español en problemas. España, además, había visto disminuidos sus tesoros por gastos militares excesivos a lo largo de las décadas, con la pretensión de imponerse ante otras naciones en su afán colonialista.

Mientras tanto, los creoles en Venezuela ven disminuidos sus derechos, una vez que se les impone el deber de comenzar a ser fiscalizados por la corona y no administrados por ellos mismos. La necesidad de romper lazos con el rey iba más allá de los asuntos libertarios, había reales asuntos económicos y de statu quo.

Esta explicación es básica en la obra de Lizarralde para comprender quiénes somos y de dónde venimos y parte de esta reflexión toma forma cuando entendemos que las primeras batallas a partir de 1810 fueron libradas entre venezolanos.

El ejército libertador estaba conformado mayoritariamente por blancos criollos y esclavos y el ejército realista también estaba conformado por blancos criollos fieles al rey. No hubo soldados españoles peleando en batallas hasta después de 1813, una vez que termina la guerra napoleónica.

Durante la tertulia, el actor Edgar Ramírez se dirigió hacia Lizarralde como su mentor, alguien que siempre ha sido su guía en los aspectos importantes de su vida. Se refirió al texto como una mirada distinta a las demás. “Muchas personas tienen teorías sobre los que pasó en Venezuela, pero pocos han explorado con la mirada de la perspectiva histórica. Carlos logra descifrar qué fue lo que pasó”.

Avanzando en la lectura, confirmo que en la enseñanza que se nos impartió sobre historia de Venezuela se obvia la crueldad de la esclavitud, el sectarismo de los creoles y la explotación de los indígenas. Nos hablan de los pardos como si no tuvieran nada que ver con nuestras raíces y la gesta de la Independencia está absolutamente idealizada.

En realidad, había una sociedad que se había estado conformando desde sus inicios con un profundo resentimiento racial y nunca escuchamos de ello. Todos estos asuntos van surgiendo como una reflexión dirigida a medida que se lee el libro.

Un tema incómodo al que se refirió el autor durante la tertulia es el racismo y la vergüenza que sentimos los venezolanos al aceptar que lo somos. De hecho, no nos percibimos como tales hasta que vemos muy profundo dentro de nosotros mismos. “Cuando revisamos lo que sucedió en este siglo nos damos cuenta que los conflictos raciales en esos años fueron terribles y en los colegios nunca nos dijeron eso. Sólo nos decían que éramos los números uno”, destacó el autor.

Los datos históricos perfectamente citados y comparados por Lizarralde nos describen las batallas libradas en suelo venezolano como las peores de América. En este contexto la figura de José Tomás Boves encarna toda la rabia y el desprecio que sentía una gran parte de la población por los mantuanos. Organizó y lideró un ejército realista con negros, mulatos, mestizos e indios a los que trataba como iguales. Simón Bolívar tardó mucho tiempo en entender de dónde venían las fortalezas del ejercito del Taita.

Lizarralde hace un punto de reflexión en el que nos conduce a releer el decreto a muerte de Bolívar de 1813 -con los ojos del mundo de hoy- para describir que no fue otra cosa más que un llamado al genocidio contra españoles y canarios. Ninguno de los ejercito dejaba nada en pie a su paso. La cólera era tal que no se conformaban con matar violar, y destruir, sino que además se incendiaban las tierras. Nada quedaba en pie, el odio devastaba todo.

Esto no cesó durante el caudillismo, a lo que se sumó una población disminuida en número, pobre, plagada de enfermedades, sin asistencia ni vías de comunicación. Hasta que se dio el milagro del petróleo y Venezuela comienza a cambiar bajo el mando de Juan Vicente Gómez.

Tom Vogel, como tercer anfitrión, recordó sus años como corresponsal en Caracas, y brindó una breve descripción de lo que veía un estadounidense a finales de los noventa y principios del nuevo milenio en una ciudad como Caracas, pero sobre todo cómo lo marcó su experiencia de periodista en un país que aún hoy en día le resulta muy cercano.

Uno de los pensamientos que más me llamó la atención en este libro es el constatar una afirmación hecha por el autor en la que nos conduce a darnos cuenta que Rómulo Betancourt ha sido el único político que ha tenido un verdadero plan de país. Podemos inferir del texto de Lizarralde que Rómulo entendió la necesidad de un pacto entre todas las fuerzas activas para poder tener gobernabilidad, pero sobre todo paz dentro de una naciente democracia.

Al respecto, Lizarralde señala que: “Esa realidad basada en lo emocional de la Venezuela de la década de los sesenta era una ilusión, no queríamos notar que éramos racistas porque el dinero corría y tapaba todas nuestras diferencias”.

Durante la lectura del libro es posible darse cuenta que es la riqueza de la bonanza petrolera la que esconde nuestras grandes miserias. Sin embargo, estas quedan descubiertas una vez que los precios del petróleo comienzan a caer en la década de los ochenta. El sueño venezolano se vino a pique luego de la devaluación de bolívar. La crisis económica, política e institucional nos explotaron en la cara.

Iniciamos el nuevo milenio con Hugo Chávez en el poder. Su elección fue la venganza de una población a la que le rompieron sus sueños de riqueza. Este hombre de gran intuición, según el autor, supo poner el dedo en la llaga y explotar ese resentimiento contra la casta de los más pudientes, al igual que los ejercito de la Independencia y la guerra civil acabó con todo.

Pero el ciclo se repitió y ese presidente contó con una fortuna petrolera inmensa y la casta a su alrededor gozó de una orgía de riqueza y beneficios. Su muerte se produce justo al inicio de un ciclo petrolero depresivo.

La investigación de Lizarralde culminó en el año 2019 y su legado es dejarnos ver que venimos de una salvaje sociedad esclavista, llena de contradicciones del sistema de castas, con una violencia sin freno que dejó a su paso pobreza extrema y destrucción. “Doscientos años después, la furia étnica desatada por el chavismo destruyó la sociedad construida durante el siglo XX”, señala en una de sus páginas.

Una frase de William Faulkner sella el prefacio del libro de Lizarralde. No es que lo leyera de atrás para adelante, es que su significado resuena una vez que se cierra la última página del libro y se hace terriblemente premonitoria: “El pasado nunca muere, ni siquiera es pasado”.

Salimos del recinto y el frío me golpea la cara, llevo conmigo el libro gentilmente autografiado por Carlos Lizarralde para mi esposo y para mí. Nos montamos en el taxi y él nota mi silencio. Me pregunta qué me pasa y le respondo: “Necesito un whisky”.

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Ecoanalítica: Compras de Cashea son 7 veces mayores a las hechas por usuarios de tarjetas de crédito de la banca nacional

La firma de consultoría Ecoanalítica realizó un estudio en el cual, como primer dato, aparece que el año pasado la actividad comercial en promedio...

Las ONG bajo amenaza

La Asamblea Nacional del régimen ha reanudado la discusión de un proyecto de ley que, de ser aprobado, podría restringir, criminalizar y cerrar las...

Deploran que cierre de cripto granjas ocurra luego de años de denuncias sobre su alto impacto en la demanda eléctrica: la medida es “tardía”

El Ministerio de Energía Eléctrica anunció recientemente que profundiza el trabajo del cierre de granjas de minería de criptomonedas como consecuencia del alto impacto...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo