El boicot a los Juegos Olímpicos de Invierno Pekín 2022 y las semejanzas con la Copa Mundial en Qatar

Lo que era un secreto a voces, finalmente se materializó. Estados Unidos anunció oficialmente un boicot diplomático contra los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de invierno, a celebrarse el año entrante en Pekín, China.

«El Gobierno de Biden no enviará ninguna representación diplomática ni oficial a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de Pekín 2022», dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en su rueda de prensa diaria.

¿Qué ocurre en China?

La situación relacionada con la violación a los derechos humanos en China, especialmente en Xinjiang, se ha tornado bastante irregular en los últimos tiempos. Esta es una región autónoma ubicada al noroeste del país asiático, donde existe una amplia diversidad cultural y religiosa.

Allí, coexisten los hui, los kazajos y el grupo más grande, los uigures. Estos últimos solían representar una amplia mayoría en la región, pero ahora son menos de la mitad de los habitantes.

Xinjiang es geográficamente un territorio estratégico para los intereses del gobierno chino, pues este representa la entrada de China a Asia Central, por su cercanía con Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Afganistán, así como Mongolia, Rusia (en el norte), Pakistán e India (en el sur).

La vocera de la Casa Blanca destacó la situación y tildó de “atrocidades” y “genocidio” algunos hechos ocurridos en la región. Así como el trato que reciben los uigures por parte del gobierno chino, por su condición religiosa de musulmanes.

Además, el gobierno ha culpado al pueblo uigur, islamitas y separatistas de cometer actos violentos, vinculándolos con algunos ataques ocurridos en Xinjiang. Incluso, se ha creado una red de campos de detención, en los que se han hecho infinidad de denuncias de violaciones a los derechos humanos.

¿Qué significa el boicot de Estados Unidos?

El gobierno de Joe Biden ha criticado fuertemente la situación que ocurre en Xijiang, especialmente contra los uigures, llegando -incluso- a prohibir productos provenientes de la región, asegurando que son realizados bajo trabajos forzados.

“En Xinjiang, el gobierno es el traficante. Las autoridades utilizan amenazas de violencia física, ingesta forzada de drogas, abuso físico y sexual y tortura para obligar a los detenidos a trabajar en fábricas o lugares de trabajo adyacentes o fuera del sitio”, comunicó el Departamento de Estado en julio.

Ante esta situación, Estados Unidos había dejado caer la posibilidad de ejecutar un boicot diplomático en contra de los JJ OO de invierno, como una medida de protesta y presión en contra del país asiático.

Según Psaki, con esto se busca enviar una señal clara de que no se puede tratar con normalidad la situación respecto a los derechos humanos en ese lugar.

No obstante, es importante dejar claro que el boicot no es total, pues el gobierno estadounidense no pretende privar a los atletas de su país de participar en la cita olímpica.

«Los deportistas del equipo de Estados Unidos tienen nuestro apoyo completo y los estaremos apoyando desde casa, pero no contribuiremos a la fanfarria de los Juegos», es la posición fijada por la vocera. El motivo de esta decisión es que la Casa Blanca no quiere penalizar a quienes llevan meses, o incluso años, preparándose para asistir a este evento.

Desde China ya habían emitido un comunicado en el que quisieron manifestar que no estaba dentro de sus planes invitar a ningún funcionario o diplomático del país norteamericano. Sin embargo, esta decisión le corresponde, única y exclusivamente, al Comité Olímpico Internacional.

Por otro lado, antes de que Estados Unidos fijara posición e hicieran oficial la medida del boicot, los chinos anunciaron que, de llevarse a cabo este movimiento por parte de la Casa Blanca, se lo tomarían como una “provocación política” y tomarían contramedidas drásticas; aunque estas no han sido reveladas.

Los precedentes

No es la primera vez que el gobierno de Estados Unidos lleva a cabo una decisión de este tipo. Durante su gestión Barak Obama decidió no enviar a funcionarios de alto rango para la celebración de los Juegos Olímpicos de invierno realizados en Sochi (Rusia) 2014. Aunque sí se envió una delegación alternativa que representase a su país.

En 1980, el gobierno estadounidense fue incluso más radical de lo que está siendo Joe Biden. Cuando Jimmy Carter estaba en el poder, se celebraron los Juegos Olímpicos de Moscú. Para este evento se decidió aplicar un boicot total desde Estados Unidos. Se prohibió incluso la participación de los atletas del país, como una respuesta a la invasión soviética a territorio afgano.

¿Y, qué hay de Qatar?

Los Juegos Olímpicos de Invierno Pekín 2022 no son el único gran evento deportivo pautado para el venidero año. También está fechada, para los últimos meses, la realización de la Copa Mundial de la FIFA, que se jugará en Qatar.

Desde que en 2010 se anunció que el país asiático sería la sede del próximo mundial, se han denunciado múltiples violaciones a los derechos humanos, la mayoría de ellas relacionadas a explotaciones laborales.

Según un informe del diario británico The Guardian, en ese lapso habrían muerto al menos 6.500 personas en obras de construcción, relacionadas con la preparación del evento. Sin embargo, esto fue negado por parte de la FIFA, desde donde aseguraron que «la frecuencia de accidentes en las obras del Mundial fue baja en comparación con otros grandes proyectos».

Amnistía Internacional realizó un extenso trabajo, en el que se explica detalladamente, punto por punto, todas las irregularidades e injusticias sufridas por los trabajadores -en su mayoría migrantes- que han participado en el proyecto del Mundial.

En el mismo, se habla de elevadas comisiones de contratación, pésimas condiciones de vida, engaños y retrasos en cuanto al pago de salarios, prohibición de abandonar el campamento o salir del país, amenazas, trabajos forzosos, entre otros.

Todo eso sin contar el sinfín de otras violaciones a los derechos humanos, sobre todo en lo que a mujeres se refiere, que ocurren en el país árabe.

Algunas selecciones y clubes de fútbol, así como algunas federaciones, se han manifestado en contra de la realización del Mundial en Qatar y han denunciado abiertamente la violación de los derechos humanos. Entre ellos, destacan países como Alemania, Noruega o Países Bajos.

De momento, ningún gobierno se ha manifestado al respecto ni ha avisado la posibilidad de aplicar un boicot diplomático o total contra la realización de la Copa Mundial de la FIFA.

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Cultivan plantas para ofrecer infusiones con hierbas deshidratadas

Aromas de la Casita es una empresa de tradición familiar, fundada en Mérida, en 2017. Su nombre es un homenaje a Don Juan Sánchez y...

CNE establece 1.200 puntos y solo 12 horas para la recolección de firmas del revocatorio

Las autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE) acordaron este viernes en horas de la noche, los términos y condiciones que regirán el procedimiento para...

64 años de una victoria histórica de los venezolanos

Este 23 de enero se cumplen 64 años de un hito histórico para los venezolanos, un hecho que significó el fin de la tiranía...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo