Emprendimiento: servicio de lavandería y planchado se muda a los hogares

El cierre de establecimientos de tintorería y lavado automático, más la cuarentena por la COVID-19, han propiciado en Caracas un nuevo emprendimiento: prestar ese servicio desde los hogares.

«Siempre me gane la vida planchando ropa en casas particulares especialmente en el este de Caracas, pero con la cuarentena y la falta de transporte dejé de hacerlo», contó una emprendedora en Candelaria.

«Averigüe si había oportunidades en la zona donde vivo. Ahora tengo fijos más de 20 clientes que me encargan el lavado y planchado de su ropa», agregó.

Otra consultada contó que cobra el servicio en dólares efectivos o mediante transferencia en bolívares, de acuerdo con el número de prendas encargadas. «El jabón lo pone a veces la gente, pero si no es así lo aporto yo y lo cobro aparte», expreso.

«Tener alguien que lave en el edificio fue un alivio. La lavadora se me dañó hace tres meses y mientras el técnico consigue el repuesto no se acumula la ropa sucia ni hay que lavar a mano», contó un residente de San Bernardino.

Sin embargo, los emprendedores destacaron que deben lidiar con la falta de agua y las fallas de electricidad.

«Cuando esto pasa, hay que quedarse muchas horas pegada a la mesa de la plancha para recuperar el tiempo perdido», precisó una emprendedora que atiende su clientela en el centro este de la capital.

Un usuario de San José narró que cuando cerraron la lavandería automática cercana a su domicilio la opción del encargo a una vecina que lava y plancha le resolvió el problema.

Los afectados llamaron la atención sobre el cierre de locales que prestaban el servicio para cambiar de ramo, como la venta de alimentos y agua potable.

Un comerciante refirió: «La actividad cayó muchísimo. La gente redujo los encargos y solo a prendas que estrictamente requieren lavado al seco».

Añadió que con la pandemia la situación empeoró, pues «mucha gente trabaja desde su casa y ya no usa trajes formales para ir a la oficina».

Los beneficiarios de esta nueva forma de servicio dijeron que se enteraron de su existencia a través de los grupos vecinales de WhatsApp.

«Por ese medio descubrí que tenía una oportunidad de ganar dinero. Mi esposo se quedó sin trabajo y se encarga de buscar y llevar la ropa en su carro a los hogares que solicitan el servicio. Eso sí, no pueden estar muy lejos por el problema de la gasolina», sostuvo un ama de casa en San José.

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

José Gregorio Correa: Debemos llenar el tanque de la confianza electoral

Tras culminar el periodo de postulaciones de aspirantes a rectores para la conformación del nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), el vicepresidente del comité de...

Parqueros ambulantes imponen tarifas y anarquía en las calles de Caracas

La situación económica en Venezuela cada día es más complicada y en la actualidad muchos ciudadanos se han visto en la necesidad de realizar...

Bordier & Cie: uno de los principales bancos de Suiza ahora ofrece comercio de criptomonedas

Bordier & Cie, una institución financiera suiza que opera desde hace más de 170 años,  informó sobre una asociación con el banco de activos...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo