Incendio destruyó edificio del centro histórico de Lima mientras miles de indígenas siguen protestando

- Publicidad -

Miles de manifestantes en Perú, muchos del sur del país, fuertemente indígena, descendieron el jueves a Lima, la capital, enojados por el creciente número de muertos desde que estallaron los disturbios el mes pasado y pidiendo un cambio radical.

La policía estimó que la marcha contó con unas 3.500 personas, pero otros especularon que atrajo a más del doble.

- Publicidad -

Filas de policías con equipo antidisturbios se enfrentaron a manifestantes que lanzaban piedras en algunas calles, y un edificio histórico en el centro histórico de la ciudad se incendió el jueves por la noche.

El edificio, en la Plaza San Martín, estaba vacío cuando el incendio masivo se inició por causas desconocidas, dijo un comandante de bomberos a la radio local.

La minera con sede en Canadá Hudbay dijo en un comunicado que los manifestantes habían ingresado al sitio de su unidad en Perú, dañando y quemando maquinaria y vehículos clave.

«Esto no ha sido una protesta, esto ha sido un sabotaje al estado de derecho», dijo el jueves por la noche el primer ministro Alberto Otarola junto a la presidenta Dina Boluarte y otros ministros del gobierno.

El ministro del Interior, Vicente Romero, cuestionó las afirmaciones que circulan en las redes sociales de que el incendio de Lima había sido causado por una granada de gas lacrimógeno de un oficial de policía.

Durante el último mes, protestas estridentes y a veces mortales han llevado a la peor violencia que Perú ha visto en más de dos décadas, ya que muchos en las regiones rurales más pobres expresan su ira contra el establecimiento de Lima por la desigualdad y el aumento de los precios, poniendo a prueba a las instituciones democráticas de la nación.

Los manifestantes exigen la renuncia de Boluarte, elecciones anticipadas y una nueva constitución para reemplazar la favorable al mercado que data de los días del dictador derechista Alberto Fujimori en la década de 1990.

“Queremos que la usurpadora Dina Boluarte renuncie y convoque a nuevas elecciones”, dijo el manifestante José De la Rosa, pronosticando que las protestas callejeras continuarían.

Las protestas han sido provocadas por la dramática destitución el 7 de diciembre del expresidente izquierdista Pedro Castillo después de que intentara cerrar ilegalmente el Congreso y consolidar el poder.

En autobuses y a pie, miles viajaron a Lima el jueves, portando banderas y pancartas criticando al gobierno y la policía por enfrentamientos mortales en las ciudades sureñas de Ayacucho y Juliaca.

Los disturbios se extendieron mucho más allá de la capital.

En el sur de Arequipa, la policía lanzó gases lacrimógenos contra cientos de manifestantes que intentaron tomar el aeropuerto, mostró la televisión local, lo que llevó a las autoridades a anunciar la suspensión de las operaciones en los aeropuertos de Arequipa y Cusco.

Boluarte dijo el jueves por la noche que los aeropuertos, así como uno en la ciudad sureña de Juliaca, habían sido atacados «de manera concertada».

“Todo el rigor de la ley recaerá sobre aquellas personas que hayan actuado con vandalismo”, dijo Boluarte.

El creciente número de muertos asciende a 45, según el defensor del pueblo del gobierno, y la última víctima del jueves provino de la región sur de Puno, una mujer que sucumbió a las heridas sufridas el día anterior. Otras nueve muertes se atribuyen a accidentes relacionados con bloqueos de protesta.

Estado de Emergencia

En todo el país, se observaron bloqueos de carreteras en 18 de las 25 regiones del país, según funcionarios de transporte, lo que subraya el alcance de las protestas.

La policía había aumentado la vigilancia de las carreteras de entrada a Lima y los líderes políticos pidieron calma.

La semana pasada, el asediado gobierno de Boluarte extendió el estado de emergencia en Lima y las regiones sureñas de Puno y Cusco, restringiendo algunos derechos civiles.

Boluarte dijo que la situación en el país estaba «bajo control». Llamó al diálogo. Ha pedido «perdón» por las muertes en las protestas, incluso cuando las pancartas de los manifestantes la etiquetan como «asesina» y llaman «masacres» a los asesinatos cometidos por las fuerzas de seguridad. Ella ha desestimado los llamados a renunciar.

Grupos de derechos humanos han acusado a la policía y al ejército de usar armas de fuego letales en las protestas. La policía dice que los manifestantes han usado armas y explosivos caseros.

“No olvidaremos el dolor que ha causado la policía en el pueblo de Juliaca”, dijo una manifestante que viajaba a Lima, que no dio su nombre. Se refirió a la ciudad donde tuvo lugar una protesta especialmente mortal este mes. «Las mujeres, los hombres, los niños tenemos que luchar».

Otros manifestantes señalaron razones estratégicas para atacar la capital costera.

“Queremos centralizar nuestro movimiento aquí en Lima, que es el corazón de Perú, a ver si se mueven”, dijo el manifestante Domingo Cueva, quien había viajado desde Cusco.

«Hemos observado un aumento de la represión en todas partes», agregó.

Fuente: Reuters

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Irán ataca Israel con decenas de drones y misiles

El ejército de Israel anunció este sábado 13 de abril que Irán atacó con decenas drones suicidas el país, cumpliendo así su amenaza; al...

El cambio real que necesita Venezuela

La ministra de Educación, Yelitze Santaella, anunció recientemente un plan para cambiar los nombres de más de 6.000 instituciones educativas en Venezuela, argumentando que...

Sindicatos en desacuerdo con Fedecámaras sobre eliminación del modelo de prestaciones sociales

Las recientes declaraciones de Adán Celis, presidente de Fedecámaras, en las que insistió en que debería eliminarse el actual modelo de prestaciones sociales, causaron...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo