Latinos en Florida estarían de acuerdo con aliviar las sanciones hacia Venezuela por razones humanitarias

Casi 70% de los latinos encuestados en el estado de Florida, en Estados Unidos, estaría de acuerdo con una modificación de las sanciones económicas sobre el petróleo venezolano, con el objetivo de que esos recursos se utilizaran para asistencia humanitaria. Así lo afirma una encuesta realizada por el Instituto para Políticas Públicas Jack D. Gordon de la Universidad Internacional de Florida (FIU, por sus siglas en inglés).

El estudio, llamado “Latinos de Florida y la Política de Estados Unidos hacia Venezuela”, se aplicó vía telefónica a una muestra de 1.016 personas extraída de la lista de votantes de ese estado y se realizó entre el 5 y el 15 de diciembre de 2021.

Los resultados, que fueron presentados el miércoles 2 de marzo por Eduardo Gamarra, director del JGI’s Latino Public Opinion Forum de la FIU, en el marco del foro “Florida Latino And U.S. Policy Towards Venezuela”, arrojan importantes datos sobre la percepción que tiene la comunidad latina residente en Florida -principalmente la venezolana y cubana- sobre la política exterior de Washington.

Actualmente, ante las sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro y la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos a Petróleos de Venezuela (Pdvsa), las petroleras estadounidenses y europeas han dejado de producir, comercializar, exportar e importar crudo venezolano.    

Aunque la producción de petróleo venezolano ha venido cayendo paulatinamente dado el limitado mantenimiento a la infraestructura y el grado de corrupción dentro de Pdvsa, las sanciones incrementaron esa reducción y, por consiguiente, las ganancias por venta de crudo.

Ante la posibilidad de que se reduzcan las restricciones sobre el sector petrolero de Venezuela, con la intención de que esos ingresos se utilicen para aliviar la grave crisis humanitaria que atraviesa el país, 19,5% de los encuestados manifestó estar profundamente de acuerdo, 44,5% expresó estar de acuerdo y 12,4% no fijó posición al respecto. En contraste, 15,4% señaló estar en desacuerdo con tal posibilidad y solo 5,5% mostró un fuerte rechazo a la propuesta.

Resalta que más de 50% de los encuestados señala a Maduro como causante de la tragedia social, económica y migratoria que sufre el país. No obstante, 55% se mostró de acuerdo en que se aprobaran recursos para asistencia humanitaria a pesar de que el sucesor de Hugo Chávez se mantenga en Miraflores.

Para los votantes consultados en el estudio, la política exterior de Estados Unidos es un elemento determinante a la hora de decidir su apoyo a un candidato: 57,2% lo considera como un factor importante y solo 13,2% lo desestima. En ese sentido, la estrategia internacional del presidente Joe Biden recibe un apoyo mayoritario porque 33,5% la aprueba y 13,8% la apoya profundamente, mientras que 25% la desaprueba y 9,3% expresa desaprobación profunda. En contraste, la política de máxima presión aplicada por la administración de Donad Trump recibió en el estudio una desaprobación superior a 40%.

El 62% de la muestra encuestada considera que las s medidas de la OFAC contra individuos clave del chavismo como Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Tarek El Aissami o Delcy Rodríguez, no han cumplido las expectativas y el 49% .  está en desacuerdo con las negociaciones de México.

Rusia y la geopolítica en Latinoamérica

La geopolítica también ocupó un lugar importante en el estudio, 31,5% de la muestra piensa que las sanciones sobre Venezuela permitieron a Rusia doblar sus exportaciones petroleras hacia Estados Unidos para llenar el vacío creado por el crudo venezolano. Sobre ese punto, 17,7% no expresó opinión, 27,2% estuvo en desacuerdo y 10,4% en profundo desacuerdo.

En ese sentido, Joshua Goodman, director para la Región Andina y corresponsal internacional para América Latina de The Associated Press, señaló como atípico que casi 60% de los encuestados siga de cerca la política exterior estadounidense.

Afirmó que, de acuerdo a otra investigación a la que tuvo acceso en diciembre elaborada por la consultora Data Análisis 75% de los venezolanos rechaza las sanciones, 69% considera que deben levantarse por completo y un porcentaje importante cree que la influencia de Rusia en la región es más fuerte debido a este tipo de medidas.

Por su parte, Fabiana Sofía Perera, profesora asistente del Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa William J. Perry, subrayó que la importancia de la investigación realizada por el Instituto para Políticas Públicas Jack D. Gordon, reside en que valora la opinión de cubanosamericanos y venezolanoamericanos, dos grupos que toman de manera tan seria la política exterior de Estados Unidos.

“Cuando iba a leer los resultados de la encuesta, pensaba que los venezolanos en Miami eran profundamente antiMaduro y apoyaban la política de Estados Unidos en respuesta a la situación en Venezuela. No obstante, las respuestas que observamos sobre el costo de la crisis humanitaria estaban bastante divididas. Muchas más personas de las que pensamos culpaban a las sanciones de Estados Unidos. Estaba segura de que 100% de las personas iban a responsabilizar a Maduro de una manera consistente como vemos con los cubanos; pero un número para nada insignificante responsabiliza a las sanciones de Estados Unidos contra su país. Esto es un resultado muy interesante para el debate”, detalló Perera.

Diego Area, director adjunto para Desarrollo Estratégico del Atlantic Council, destacó que, desde su perspectiva, los venezolanos son una comunidad muy polarizada que tiene opiniones divergentes y contradictorias sobre las sanciones y la política de máxima presión de Estados Unidos. A su juicio, la narrativa que se ha impuesto en Florida entre venezolanos, colombianos y cubanos, es la que apoya las sanciones y las medidas fuertes contra Maduro y su régimen.

“Una de las dificultades que observamos después de leer los resultados de la investigación es que, por un lado, tenemos el apoyo a un marco de trabajo que permita la ayuda humanitaria para aliviar el sufrimiento de los venezolanos -incluso con Maduro en el poder- pero, al mismo tiempo, vemos falta de apoyo y confianza en el proceso de negociación que se desarrolla en México” indicó Area.

Aseveró que eso es consecuencia de procesos previos, “porque la administración de Maduro ha usado los diálogos anteriores para promover división entre la oposición, ganar tiempo y para sus propios fines políticos.  Sin embargo, cualquier iniciativa humanitaria en este contexto necesita la aprobación, la colaboración y participación directa de la administración de Maduro porque controla el territorio y las fuerzas armadas”, expuso.

Area coincidió con la opinión de Perera y Goodman, al subrayar que se ha incrementado considerablemente el interés de los votantes en Florida por la política exterior de Washington. Considera que la invasión rusa en Ucrania podría cambiar el escenario geopolítico y atraer nuevamente la atención de Estados Unidos hacia la situación en Venezuela.

“En primer lugar, afecta directamente los intereses prioritarios de Estados Unidos, principalmente sobre el combustible. En segundo lugar, la administración de Biden está en proceso de considerar todas las opciones, incluso escenarios potenciales relacionados con el conflicto ruso. Venezuela no solo es una fuente de petróleo, sino también es de interés nacional para Estados Unidos limitar la influencia rusa en Venezuela. Considerar el conflicto ruso en esta conversación es fundamental por el apoyo político de Venezuela, Cuba y Nicaragua, que promueven desinformación y narrativas en la región”, expuso Area.

Gamarra, también profesor del departamento de Política y Relaciones Internacionales de la FIU y uno de los docentes que condujo la investigación, afirmó que el mundo cambió hace una semana, y con él, la dinámica de las relaciones entre los países.  Observa con preocupación como la izquierda radical del hemisferio, representada por Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela, podría perjudicar los intereses de Estados Unidos en este nuevo escenario.

“Una de las cosas que los estadounidenses no van a tolerar es una subida en los precios de la gasolina. Liberar 30 millones de barriles de petróleo no es la solución, quizás esa cantidad pueda cubrir la demanda de un par de semanas para estabilizar el precio (…) Aunque liberes a los presos políticos, aunque democratices y se liberen las sanciones, no se va a solucionar en el corto plazo. Pienso que mucho más tiene que pasar en las próximas semanas antes de que lleguemos allí. No creo que Estados Unidos, por el momento, vaya a aplicar todas las sanciones a Rusia, nuestro suministro de petróleo todavía depende 70% de Rusia incluso en medio de este conflicto”, aseguró Gamarra.

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

TelevisaUnivision Announces Pricing of $400 Million Notes Offering

TelevisaUnivision, Inc., the leading Spanish-language content and media company in the world, today announced that its wholly-owned subsidiary, Univision Communications Inc. (the “Company”), has...

Ripple Launches Crypto-enabled Enterprise Payments in Brazil With Travelex Bank

-Ripple, the leading provider of enterprise blockchain and cryptocurrency solutions, today announced the launch of RippleNet’s On-Demand Liquidity (ODL) in Brazil with Travelex Bank, the first...

ICS Cybersecurity Leader TXOne Networks Raises $70 Million in Series B Funding

TXOne Networks, a global leader in industrial Internet of Things (IIoT) security, announced that it has entered into definitive agreements in connection with its...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo