“Solo una ilusión”: el vivaz retorno a los ochenta de Felipe Company

- Publicidad -

“Infancias dibujadas junto a la ribera del Mediterráneo. Miles de historias esculpidas sobre un lienzo de arena, que corren el riesgo de ser borradas al paso suave pero poderoso del mar. Las eternas reuniones nocturnas, que para enfado de sus madres podían atisbar la madrugada, formarían parte de los recuerdos más queridos de su niñez. Sentados en la playa, con el susurro de las olas entretejido con la eufonía de sus carcajadas infantiles…”.

En Solo una ilusión Felipe Company nos devuelve los azulados estíos de nuestra juventud cuando “el día era adrenalina y sensación y la noche pasión y romance”. Adicto en sus columnas a los más indóciles genios del siglo XX -Brian Wilson, Hermann Hesse, James Dean…-, busca, cual dilecto amigo desvanecido en la noche de los tiempos, a su yo más real, “al niño que hendía el océano sobre su tabla a vela y descubrió el adictivo juego de la seducción”. Niñez, alegría, ilusión y nostalgia ochentera de la buena para combatir un virus que solapa la dicha del calor humano. 

- Publicidad -
 Portada de la novela “Solo una ilusión”

-¿Qué tal ha sido el reencuentro?

-Siempre he tenido muy interiorizado a mi yo adolescente. Resulta asombroso cómo el poder de la evocación ha despertado una parte de mí que en realidad ya no existe. Ha sido como reencontrarte con un ser querido, abrazarle con efusión, hablarle durante un lapso, y después observar cómo se disipa agitando su mano en señal de adiós.   

-El joven protagonista parece permeado con la misma sensibilidad, confusión y soledad de algunos de los ídolos de tus artículos.

-Daniel percibe la proscripción del subversivo. Siente su singularidad como el origen de su permanente conflicto. Detesta el universo convencional y trata de evadirse creando el suyo propio. La adrenalina y la emoción como alucinógenos para escapar de un entorno que percibe adverso.

-En la huida le acompañan unos pocos, pero buenos, amigos.

-Así es. Como decía el trotamundos de Into The Wild, “La felicidad solo es real si es compartida”. La novela es una exaltación de la amistad incondicional, la que, salvo excepciones, solo existe cuando eres un púber asilvestrado y sin moldear, con el hedonismo como dogma. En sus líneas hallamos superficialidad, amores estivales, lances osados, pero también fraternidad, travesuras infantiles, esa unión casi mística que representaba la pandilla.

-“La playa era el santuario de su voluptuosidad. Una coreografía de ánimas entregadas a la sensualidad, a la exhibición corpórea…”. ¿Tan joviales y frívolos fueron los ochenta?

-No me imagino la narración en otra década. Aunque la nostalgia distorsione las remembranzas y tendamos a olvidar los malos momentos, los ochenta, junto a los sesenta, marcan la altura en cuanto a libertinaje y culto a la vistosidad y al disfrute. Ese “Haz lo que quieras será la única ley” de Alesteir Crowley llevado al paroxismo. El paso del tiempo se convierte en un enemigo implacable. Las sensaciones más hermosas y prístinas emergen en nuestra mocedad.

-No se aburrió la MTV Generation.

-El protagonista vive en una constante búsqueda de belleza y deleite. Inicia su metamorfosis cuando en 1980, a los trece años, descubre su pasión por la tabla a vela. El windsurfing era bohemia, acracia, diversión y visualidad. Algunos sentimos que habíamos encontrado nuestro biotopo, un cosmos de aventureros -entre ellos mi estimado padre- que nos infundieron su espíritu libre.

-La música y la mímesis cinematográfica y televisiva tuvieron un papel trascendente en ese edén.

Sin ninguna duda. El R&B de Billy Ocean, el indie electrónico de New Order o el Reggae de Bob Marley & The Waylers son la sublime banda sonora de un viaje que nunca quisimos concluir. Películas como Grease -estrenada en 1978, pero cuyo impacto continua en los ochenta- y series como Miami Vice, trascendieron la influencia estética y nos mostraron una existencia chispeante que ansiamos emular. Personajes como Danny Zuko o Sonny Crockett, se convierten en triviales modelos de conducta para una pubescencia necesitada de referentes.

-¿Cómo surge la idea de la novela?

Aunque no fuera consciente, florece en plena travesía por el lóbrego túnel que conduce a la muerte de mi madre. Percibí que el destino, no solo me arrebataba la persona más querida, sino que con ella se marchaban los mejores años de mi vida. Sentí que me habían arrancado la infancia y, desde lo más profundo, emanó una imperiosa necesidad de novelarla, para impedir que se desvaneciera. Hay un poso de añoranza, de vanidad tal vez, pero el motor principal de la obra es el amor, el inmenso y eterno amor por mi madre. Semejaba como si una fuerza ignota dentro de mí estuviera dictando cada palabra.

-Publicar un libro con una editorial seria es tarea hercúlea.

-Casi una gesta. Un largo peregrinaje por un campo de minas si te mueves, como es mi caso, sin ningún tipo de contacto. Pero no reniego de las dificultades. Nunca ofreces la mejor versión de  ti mismo, si a tu paso solo encuentras alfombras rojas y tiralevitas. Estoy muy contento de haber hallado, gracias a mi esfuerzo, una editorial diestra como Platero Editorial, con la valentía para apostar por un buen relato, sin necesidad de mediar padrinos.  No puedo sino agradecer su cariño y pericia.  

-En sus líneas regala alguna lindeza al arquetipo de señoritingo burgués.

-(Sonríe). La cohorte de clichés del tipo “todos tenemos los mismos problemas”, son una enorme filfa. Hay un sector que no ha buscado trabajo, ni vivienda en su vida, no tiene ni idea de lo que es una hipoteca, ni ha enfrentado nunca la más mínima hostilidad laboral. Opulencia por linaje, sin asumir más riesgo que hacer la compra en el súper. Prefiero y admiro a quienes rompen estándares y se atreven a nadar contracorriente.    

-De ahí su congénita fascinación por los insurrectos.

-Siempre he sentido una devota admiración por los artistas rebeldes. Con la sola ayuda de su talento, y de un poco de fortuna, Marlon Brando, James Dean o Jack London, hicieron añicos el guion que la vida parecía haberles reservado. Aunque luego la celebridad les condujera a existencias atormentadas y, en algún caso, efímeras.

-¿Cuándo va a presentar su obra y cómo podemos adquirirla?

-La presentación se realizará on line el 15 de abril a las 19.30 a través del canal de Youtube de Quares y puede asistirse a por medio del siguiente enlace.

https://www.youtube.com/watch?v=CqJOos0aym0

Los residentes en España pueden realizar la compra en cualquier librería o plataforma, y también puede ya efectuarse, con comodidad, a través del siguiente enlace creado con ocasión de la presentación de la  obra, y que permite efectuar una dedicatoria personalizada para cada lector.

https://cutt.ly/solounailusion

Los residentes en la Estados Unidos, México, Ecuador y Argentina, pueden adquirirlo por medio de las tiendas virtuales que Platero Editorial-Coolbooks tiene en cada uno de dichos territorios, que permiten un rápido y económico envío al imprimirse el manuscrito en el país de destino.

https://www.plateroeditorial.es/coleccion/coolbooks/

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Ecoanalítica: Compras de Cashea son 7 veces mayores a las hechas por usuarios de tarjetas de crédito de la banca nacional

La firma de consultoría Ecoanalítica realizó un estudio en el cual, como primer dato, aparece que el año pasado la actividad comercial en promedio...

Las ONG bajo amenaza

La Asamblea Nacional del régimen ha reanudado la discusión de un proyecto de ley que, de ser aprobado, podría restringir, criminalizar y cerrar las...

Deploran que cierre de cripto granjas ocurra luego de años de denuncias sobre su alto impacto en la demanda eléctrica: la medida es “tardía”

El Ministerio de Energía Eléctrica anunció recientemente que profundiza el trabajo del cierre de granjas de minería de criptomonedas como consecuencia del alto impacto...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo