El sacerdote Josiah Asa K’Okal habría denunciado la presunta trata de personas en regiones de Monagas y Delta Amacuro

- Publicidad -

Las averiguaciones por parte del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) sobre la muerte del sacerdote oriundo de Kenia y con nacionalidad venezolana, Josiah Asa K’Okal, han arrojado la posibilidad, según los investigadores, que el religioso se habría quitado la vida.

Sin embargo, en la comunidad donde prestaba servicio aún no creen en la hipótesis del suicidio. Por este motivo han exigido una investigación exhaustiva sobre la muerte del sacerdote, de 54 años y quien fue hallado pendido de un árbol la mañana del martes 2 de enero en una zona boscosa, situada entre los estados Monagas y Delta Amacuro.

- Publicidad -

De acuerdo con el cuerpo detectivesco, se han llevado a cabo interrogatorios a conocidos del sacerdote, quienes alegaron un aparente «estado depresivo», y se han verificado las conversaciones en el teléfono celular, que «evidenciaron los síntomas».

Aseguraron que encontraron en su vivienda un segmento de mecate que presuntamente habría sido utilizado por el religioso.

También se dio a conocer otra información, de forma extraoficial, según la cual el religioso habría estado denunciado la presunta trata de personas en regiones de los estados Monagas y Delta Amacuro.

K’Okal: misionero de «sonrisa larga»

Josiah Asa K’Okal era conocido en su comunidad religiosa, Misioneros de la Consolata, y por los pobladores a los que les prestaba servicio de sacerdote como misionero de «sonrisa larga, cercanía y diálogo». Llevaba 30 años de profesión religiosa y 26 años de sacerdocio.

Llegó a Venezuela en 1997, donde manifestó su dedicación a los Warao. Estudió estudiando su lengua y cultura, además de acompañarlos en su migración a regiones del país y de Brasil. Por esta dedicación y servicio obtuvo la ciudadanía venezolana.

En 2022 terminó una maestría de Investigación en Antropología sobre el pueblo Warao que migran a Brasil: «Caso de los desplazados warao en Boa Vista”.

El primero de enero el sacerdote había salido a andar en bicicleta, una práctica que hacía de forma recurrente, debido a que fue deportista en su país de origen.

Según testigos, durante su trayecto saludó a miembros de la comunidad indígena en la zona, luego se desconoció sobre su paradero.

La comunidad inició su búsqueda con el apoyo de funcionarios policiales hasta que el 2 de enero fue hallado sin vida. Su cuerpo pendía de un árbol. En el lugar no se encontró ninguna carta, ni indicios de violencia.

El sacerdote había dejado en su vivienda parroquial sus pertenencias, entre ellas documentos de identidad, su teléfono celular y otros.

Han sido varios los mensajes de condolencias tanto de la comunidad indígena a la cual se dedicó el sacerdote, como de los religiosos que lo conocieron en vida.

La Red Eclesial Panamazónica (Repam) manifestó: «Se proclama el testimonio de vida del padre Josiah Asa K’Okal, misionero de la Consolata. Que su testimonio siga iluminándonos en nuestra misión común y suscitando vocaciones misioneras para el cuidado de las comunidades y sus territorios».

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Irán ataca Israel con decenas de drones y misiles

El ejército de Israel anunció este sábado 13 de abril que Irán atacó con decenas drones suicidas el país, cumpliendo así su amenaza; al...

El cambio real que necesita Venezuela

La ministra de Educación, Yelitze Santaella, anunció recientemente un plan para cambiar los nombres de más de 6.000 instituciones educativas en Venezuela, argumentando que...

Sindicatos en desacuerdo con Fedecámaras sobre eliminación del modelo de prestaciones sociales

Las recientes declaraciones de Adán Celis, presidente de Fedecámaras, en las que insistió en que debería eliminarse el actual modelo de prestaciones sociales, causaron...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo