¿Ha muerto el legado de Chávez tras 22 años de poder? Expertos analizan victoria opositora en Barinas

Tras 22 años de la gesta chavista, el pasado domingo Barinas se rindió ante la oposición venezolana, luego que se repitieran los comicios regionales en el estado natal de Hugo Chávez, con el triunfo del candidato de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Sergio Garrido.

Esta es la segunda vez que el chavismo sufre la pérdida simbólica de este bastión de la revolución, cuando en las elecciones del 21 de noviembre resultara electo el candidato de Voluntad Popular, Freddy Superlano, quien posteriormente fuera inhabilitado por la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para ejercer cualquier cargo público.

La victoria ha sido ampliamente celebrada por los dirigentes opositores, quienes ven en este triunfo una esperanza para el futuro. Sin embargo, para los expertos no es más que una victoria “simbólica” y que debería llamar a la unidad de fuerzas dentro de la oposición.

Así lo expresó el politólogo y coordinador del Centro Gumilla en el estado Lara, Piero Trepiccione. “Es un doble triunfo emblemático no tanto por lo que significa el poder real de una gobernación, sino por el valor simbólico que tiene esta gobernación en particular por su asociación directa el núcleo familiar de Hugo Chávez, que fue cabeza de la revolución bolivariana que inició un ciclo político a partir de 1999 en Venezuela. Es una derrota simbólica para el chavismo y el PSUV”.

El consultor político Raniero Cassoni señaló que los resultados electorales pueden suponer, al menos, dos interpretaciones: “Primero, el hartazgo que hay en los estados llaneros con respecto a la gestión de Nicolás Maduro. Segundo, la capacidad que tuvo la oposición de unirse para tener una victoria mucho más contundente y si vemos aquella comparación en la que Rosales Peña participaba, la victoria de Superlano no hubiese sido por 120 votos, sino por mucho más”.

Trepiccione insistió en que este triunfo puede ser comparado con el alcanzado en 2015, cuando la oposición capitalizó 112 escaños en la Asamblea Nacional. “Es una victoria simbólica e importante para la oposición y que puede significar un relanzamiento de la oposición venezolana asociado a la simbología. En cuanto a simbología esta victoria de la oposición se puede asemejar con la victoria electoral de diciembre de 2015, la última gran victoria de la oposición cuando ganó el Poder Legislativo nacional”.

¿Saliendo de la familia Chávez?

Entre los que celebran por el cambio de liderazgo en Barinas, no falta quienes aseguran que con este resultado concluye el llamado “legado de Chávez”; no obstante, una vez más los expertos recomiendan no tomarse a la ligera, pues a su juicio debe armarse una estrategia que le permita a la oposición capitalizar y cobrar esa victoria en las futuras elecciones. 

Cassoni dijo que se trata de una jugada a lo interno: “El juego geopolítico que estuviera jugándose dentro del chavismo pareciera que quisieran retirar el legado de Chávez, fíjate que la derrota fue para Argenis Chávez y Jorge Arreaza. Es como que están saliendo de la familia Chávez y está surgiendo, quizás, un nuevo modelo político a lo interno, en el que veremos enfrentados los distintos sectores de lo que queda del chavismo porque no pudiera ser un madurismo como tal, porque Maduro no tiene la totalidad del PSUV”.

Aseveró que el legado de Chávez no muere con que salga su familia. “Son dos cosas distintas, están tratando de diferenciarse de eso, pero reconocen que gracias a Chávez es que están en el poder. Hay que tener mucho cuidado al pensar que el legado de Chávez murió. Creo que ese pudiera ser un elemento político que pudiera explotar la oposición de algún modo, con algunos factores para decir, justamente, como Maduro se diferencia de aquel legado de Chávez separando a la familia”.

Para Trepiccione se trata de una derrota para el PSUV: “No creo que esto signifique una muerte del legado de Chávez. Me parece que el chavismo va a seguir perdurando en nuestra cultura e idiosincrasia de cara al futuro, así como existe el peronismo en Argentina, porque se convierten fenómenos políticos, sociológicos y culturales que tienen una permanencia mayor en el tiempo. Es un golpe a la reputación del chavismo y de la familia Chávez, en el ejercicio del poder en Barinas, pero es una derrota para el PSUV porque es la organización política que capitaliza la votación del chavismo. Es una derrota simbólica que pudiera servir de catapulta para otras derrotas de mayor envergadura y de mayor impacto en términos de poder real”.

A juicio de Oswaldo Ramírez, consultor de estrategia, riesgo político, inteligencia de entorno y campañas electorales y director de ORC Consultores, Jorge Arreaza no fue un buen candidato «porque es un candidato no potable, que no es de la región. Un candidato paracaidista que prácticamente le cuesta mucho levantar el voto de las bases, aunque mantuviste el voto, pero que no fue suficiente. Lo curioso de su campaña es que atacó directamente a la gestión de los últimos años de los Chávez, pero al señor ya fallecido no lo tocó ni con el pétalo de una rosa».

Ramírez opina que se trata de un desgaste de liderazgos. «Yo no hablaría de la muerte del legado de Chávez, sino de la desaparición de un fragmento del chavismo que no gustaba. En el caso de Barinas, estamos hablando de un gobierno que tiene más de 20 años y que llegó a un fin trágico, donde una familia busca atornillarse al poder».

«Achacarle” laa victoria a un partido es “ensuciarla»

Otra de las preguntas que se hacen los electores es, ¿cuál de las dos AD cobra esta victoria? Como es sabido desde que el TSJ de Nicolás Maduro, decidió judicializar los partidos políticos de mayor poder dentro de la oposición, como sucedió con Acción Democrática (AD), la rivalidad entre las distintas corrientes es comparable con la que existe entre el oficialismo y la oposición.

En esta oportunidad el gobernador electo, Sergio Garrido, es militante del AD de Henry Ramos Allup; sin embargo, su candidatura contó con el apoyo de la tarjeta que a través de la decisión del máximo tribunal pertenece a Bernabé Gutiérrez. Además, está el esfuerzo que sumaron a la campaña los activistas de Voluntad Popular (VP), luego de la inhabilitación de Freddy Superlano.

Aunque para los expertos “achacarle” esta victoria a un partido en específico es “ensuciarla”, como dijo Trepiccione.: “Hay que leer con mucho cuidado los resultados electorales, yo no creo que esto haya sido para AD o para un sector en particular. Esta es una victoria orquestada a nivel de alianzas, trabajo y focalización de la estrategia política y de un mayor amalgamiento de las fuerzas opositoras, además del aprovechamiento de un descontento general de esa entidad llanera con el gobierno de Nicolás Maduro y los Chávez”.

Afirmó que esto puede “servir como catapulta, relanzamiento del liderazgo de la oposición venezolana. Pero si nos ponemos a darle el protagonismo a un partido en particular, creo que vamos a limitar esa victoria y ensuciarla en el sentido de las esperanzas y expectativas que se han creado en la población. Hay que tener mucho cuidado con esto. No es una victoria que se le pueda achacar a un partido en particular”.

Tampoco Ramírez apoya la tesis del triunfo de un solo partido: «Yo no hablaría de doble triunfo. El triunfo de Garrido en Barinas creo que demuestra que hubo partidos que definitivamente no supieron leer que unidos podían obtener un triunfo y que además hay un desgaste de algunos liderazgos a los que se apostó y generaron esas rupturas en los partidos políticos de oposición».

Cassoni aseguró que reto es para Maduro y para Diosdado Cabello que es el presidente del PSUV. “La victoria de Sergio Garrido no es una victoria de AD ni de VP, es una victoria de la Unidad y de cada uno de los alcaldes que ganaron y tienen un liderazgo propio. Pensar que AD volvió nos hace preguntarnos: ¿Cuál AD? ¿El de Henry o el de Bernabé?, que además se pusieron de acuerdo por primera vez para apoyar juntos al mismo candidato, aunque no se han retratado juntos. Quisiera tener una bola de cristal para saber cuál será el futuro de AD, pero en todo caso se ven débiles por separado y la prueba de ello es la derrota que vivieron en Táchira, el 21 de noviembre, con Laidy Gómez”.

Más del autor

Keissy Bracho
Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Audiovisual Especializada en Comunicación Política, Opinión Pública, Marketing Político, Gestión de Políticas Públicas. Aprendiendo de Género

Artículos relacionados

Lo más reciente

CPI extiende plazo para que Venezuela responda sobre investigaciones por crímenes de lesa humanidad

Este miércoles la Fiscalía de Corte Penal Internacional informó a través de un comunicado que, notificó al gobierno sobre el inicio de la investigación...

Bloomberg: Venezuela ajusta el Tribunal Supremo de Justicia antes del diálogo con la oposición

Los diputados de la asamblea nacional electos en diciembre del 2020 votaron para reducir el número de magistrados en el Tribunal Supremo de Justicia,...

Intervienen estación de servicio en Chacao por no aceptar pagos en bolívares

El ministro de Energía, Tareck El Aissami, informó este miércoles que fue intervenida una estación de servicio ubicada en La Castellana, municipio Chacao del...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo