Juez que firmó allanamiento a casa de Trump valoraría probable la comisión de un delito y que las pruebas estén en Mar-a-Lago

- Publicidad -

“¿Cuál es la diferencia entre esto y el Watergate, donde los operativos irrumpieron en el Comité Nacional Demócrata? Aquí, al revés, los demócratas irrumpieron en la casa del 45º presidente de Estados Unidos”, escribió el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, este lunes tras conocer que su mansión de Mar-a-Lago, ubicada en Palm Beach, Florida, estaba siendo allanada por agentes del FBI, la Oficina Federal de Investigación.

El FBI solo puede realizar ese tipo de registros con autorización judicial, y para concederla el juez tiene que valorar como probable que se haya cometido un delito.

- Publicidad -

Ni la agencia de investigación ni el Departamento de Justicia, del que depende, dieron explicaciones sobre la actuación. Fue el propio Trump el que aseguró a través de un comunicado que su casa estaba “bajo asedio, allanada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI”.

“Nunca le había ocurrido nada parecido a un presidente de Estados Unidos”, escribió Trump. Algo así, añadió, “solo podría suceder en países rotos del Tercer Mundo”.

Como se recordará, Trump está inmerso en varios casos judiciales. Se encuentra bajo el escrutinio del Departamento de Justicia por sus intentos de alterar los resultados de las elecciones de 2020 y hace unos meses surgieron sospechas de que se había llevado a Mar-a-Lago documentos oficiales clasificados como secretos.

El registro, según dos fuentes conocedoras de la investigación que cita The New York Times, parece centrarse precisamente en el material que Trump se había llevado a Mar-a-Lago después de abandonar la Casa Blanca y que podría incluir cajas con papeles clasificados.

Trump tardó meses en devolver 15 cajas con documentos que le habían sido reclamadas por los Archivos Nacionales.

“Después de trabajar y cooperar con las agencias gubernamentales pertinentes, esta incursión no anunciada en mi casa no era necesaria ni apropiada”, afirmó Trump.

“Se trata de una mala praxis de la Fiscalía, de la instrumentalización del sistema de justicia y de un ataque por parte de los demócratas de la izquierda radical que no quieren desesperadamente que me presente a la presidencia en 2024, sobre todo a raíz de las últimas encuestas, y que igualmente harán cualquier cosa para detener a los republicanos y a los conservadores en las próximas elecciones de mitad de mandato”, añadió.

El historiador y periodista Garrett M. Graff respondió a la comparación con el Watergate para explicar que el registro de la casa de Trump implica que no solo el Departamento de Justicia, seguramente al más alto nivel, sino también un juez federal independiente firmó la orden. Eso supone que el juez valora que es probable que se haya cometido un delito y que es posible que se encuentren más pruebas en Mar-a-Lago.

“En conjunto, se trata de una de las acciones más significativas, delicadas y políticamente explosivas que el Departamento de Justicia y el FBI han llevado a cabo, una de las escasas veces que han investigado a un presidente», escribió Graff en un tuit.

Trump asegura que ya ha tomado la decisión de presentarse a las elecciones presidenciales de 2024, y todo apunta a que eso es lo que pretende hacer. Sin embargo, por ahora no ha pasado de las insinuaciones.

“Me presenté dos veces. Gané dos veces y lo hice mucho mejor la segunda vez que la primera (…). Y ahora puede que tengamos que volver a hacerlo», dijo el sábado, insistiendo en su denuncia de que le robaron las elecciones en 2020.

Un procesamiento de Trump es uno de los factores que podría impedir que se presentase a los comicios. Al tiempo, una actuación judicial puede acentuar aún más la polarización que se vive en Estados Unidos.

La conservadora cadena Fox hablaba de un “doble rasero” de la justicia por haberse practicado un registro de la mansión de Trump mientras que no se ha acusado a Hunter Biden, hijo del actual presidente y uno de los blancos favoritos del medio por sus negocios.

El registro de la mansión de Trump, aparentemente relacionado con el hecho de haberse llevado papeles secretos a la misma, ocurre justo cuando el sitio web Axios publicó unas imágenes de unas notas lanzadas al inodoro, que asegura serían papeles de los que el entonces presidente se deshacía.

Las fotografías en cuestión van a ser publicadas en el libro Confidence Man, de Maggie Haberman, una periodista del diario The New York Times.

Un portavoz del expresidente ha señalado a Axios como respuesta a la publicación de las fotografías que hay que estar «muy desesperado por vender libros si las fotos de un papel en una taza de inodoro son parte de tu plan de promoción».

Fuente: EL PAÍS

Foto del libro Confidence Man de la periodista Maggie Haberman
- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Rockwell Automation Announces Intent to Acquire CUBIC

Rockwell Automation, Inc. (NYSE: ROK), the world’s largest company dedicated to industrial automation and digital transformation, today announced that it has signed a definitive...

American Express Celebrates ‘Member Week’ October 10 Through October 14

American Express (NYSE: AXP) today announced that it will hold its annual ‘Member Week’ from October 10th – 14th. Throughout the week, American Express® U.S. Consumer...

United Health Foundation dona $200.000 para apoyar a los residentes de Puerto Rico afectados por el huracán Fiona

United Health Foundation, la fundación filantrópica de UnitedHealth Group (NYSE: UNH), la empresa matriz de UnitedHealthcare y Optum, donará $200.000 para ayudar a los...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo