¿Venezuela está más segura?

La tasa de muertes violentas en Venezuela durante el año pasado superó los 11.000 homicidios. Sin embargo, se percibe una sensación de seguridad en algunas zonas del país. Incluso, se bromea con la idea de que “hasta los delincuentes han migrado”. Ante ello, Luis Izquiel, abogado penalista, criminólogo y profesor de Criminología en la Universidad Central de Venezuela (UCV), advierte que «tenemos cuatro años con una diminución en la tasa de homicidios, la cual terminó en 40,9 por cada 100.000 habitantes en 2021, de conformidad con el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), aunque ellos en realidad hablan de muertes violentas. Pero cuando uno lee el informe, puede conocer que se trata en realidad de homicidios. Es una de las tasas más altas del mundo. Es la primera de Suramérica, aún cuando ha bajado, sigue estando en unos niveles bastante altos».

-A su juicio, ¿este fenómeno tiene que ver con la migración o porque los delincuentes se han sumado a otros delitos?

-Las causas de la disminución de la tasa de homicidios son varias, según el OVV. Una de ellas es, por supuesto, la migración y, sobre todo, la migración de jóvenes. Entre los 16 y 25 años, ya que es en ese grupo de la sociedad donde está concentrado el grueso de las víctimas y los victimarios. Por lo tanto, con una migración masiva que ya supera los seis millones y con un importante componente de este grupo de jóvenes entre los 16 y 25 años. En Venezuela quedan menos víctimas y potenciales victimarios, esta es una de las explicaciones.

La otra es la gobernanza criminal, es decir, hay partes del territorio de Venezuela donde hay una hegemonía de un grupo de delincuencia organizada que controla esa parte del país y que no tiene disputa criminal. Cuando no hay un conflicto entre criminales por territorio o por rentas, porque hay un grupo que es hegemónico, entonces, eso tiende a hacer que disminuya la tasa de homicidios. No así la tasa de secuestros y extorsiones en el territorio que domina ese grupo hegemónico, también de operaciones de narcotráfico.

Lo otro tiene que ver con la desmovilización social, producto de la pandemia y producto de la falta de gasolina también en gran parte del país. Quizás eso no se vea tanto en la capital, pero sí en otros estados donde la falta de gasolina produce la desmovilización social y eso causa que disminuyan algunos delitos porque no hay gente en la calle, entre ellos: los homicidios.

Por último, hay una política desde hace tiempo de ejecuciones extrajudiciales en Venezuela, denunciada por Michelle Bachelet y por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), denunciada por ONG nacionales e internacionales y dentro de esas ejecuciones extrajudiciales cae mucha gente inocente que no está ligada al delito, pero también es indudable que en esas ejecuciones extrajudiciales ha caído también una cantidad de personas que estaban incursionando en el camino delictivo. En Venezuela no estaba prevista la pena de muerte, mucho menos ejecutada por policías en un operativo. Esto no es lo deseable, pero es lo que ha venido ocurriendo en los últimos años y ese exterminio de personas, entre ellos muchos delincuentes, también es una de las causas por la que ha disminuido la tasa de homicidios. Eso por supuesto que trae otras consecuencias, como lo es el descrédito de los cuerpos de policías en el país, el hecho de que muchos ciudadanos los vean con temor y no con confianza; así como, también el hecho de que muchos policías se han convertido en delincuentes, porque al final estas ejecuciones extrajudiciales son homicidios.

-A final del año 2021 aseguraban que las muertes por accidentes de tránsito en Venezuela superaron las muertes por hampa, ¿esto es cierto?

-No tengo conocimiento del número exacto de muertes por accidentes de tránsito, pero las muertes violentas en el país, según el OVV, superaron las 11.000 en el año 2021. Habría que revisar el número de personas fallecidas por accidentes de tránsito a ver si en realidad superan o no el número de homicidios.

– ¿Cuál es el estatus de crímenes como secuestro y sicariato, que habían aumentado en el país en los dos o tres años anteriores?

-En el secuestro hay que hablar de dos modalidades: secuestro exprés y el de mayor duración, donde la víctima es precisada, estudiada y se convierte en un objetivo previo, ya analizada por la banda de secuestradores.

Con respecto a la primera modalidad, que es el secuestro exprés, ha disminuido de forma importante en los últimos tiempos en el país, por varias razones y eso se nota en las calles. Hay menos casos de secuestros exprés en Caracas y en el resto del país también.

Ahora, el secuestro largo, donde la víctima es seleccionada, yo diría que ese sí ha aumentado un poco en los últimos tiempos, porque ya ahí van como las bandas más organizadas. Van por un objetivo precisado, saben que si todo les sale bien dentro de la actividad delictiva pueden obtener importantes ganancias.

Con respecto al sicariato, se mantiene en unos niveles altos en el país, sobre todo en algunas partes de Venezuela. Es decir, no es un fenómeno que se ve de manera uniforme. Por ejemplo, en el estado Zulia se ve muchísimo el sicariato, además hay unos sitios más álgidos que otros. La Cañada de Urdaneta es de alta incidencia de sicariatos. Yo diría que en el estado Bolívar también se ve mucho el sicariato. No obstante, en términos generales, ese delito se mantiene alto en Venezuela.

-La pandemia hace que las calles se queden vacías más temprano que de lo usual, ¿esto favorece a la idea de que haya una “sensación de seguridad” o , por el contrario, esta soledad favorece al crimen?

-La desmovilización social ha hecho que muchos delitos disminuyan, porque hay menos gente en las calles. Hay otros que han aumentados como, por ejemplo, los delitos informáticos, las estafas a través de vías electrónicas. Esas aumentaron porque buscaron nuevos modus operandi donde los delincuentes no tenían que salir a la calle, sino que, a través de llamadas telefónicas, mensajes de texto, redes sociales, correos electrónicos, entre otros, proceden a cometer estafas, extorsiones y otros delitos.

La sensación de seguridad, o de inseguridad, también varía por territorios y por clases sociales. Te pongo un ejemplo, el secuestro exprés estaban en niveles altísimos entre los años 2015 y 2017. Ese delito afectaba mucho más a la clase media y a los sectores con más altos recursos. Con la disminución de ese delito en los últimos tres años, hay una mayor sensación de seguridad en las zonas de clase media, porque ese delito ya no suena. Ya la gente no escucha historias de vecinos que fueron secuestrados o de situaciones relacionadas a este delito que se presenten en sus urbanizaciones.

Sin embargo, si vamos a otras regiones del país, la sensación de inseguridad ha aumentado porque hay otros delitos que han aumentado y que los afecta de forma particular. Por ejemplo, las extorsiones en el estado Zulia es el pan de cada día. A cada rato ocurren hechos de lanzamientos de granadas contra negocios, cuyos dueños no quieren pagar las extorsiones o contra la casa de comerciantes, productores agropecuarios, industriales, entre otros.

Digamos que es difícil hablar en términos del país, de algo que está segmentado por territorios, pero en cuanto a que la pandemia influyó en la sensación de seguridad diría que sí porque muchos delitos disminuyeron porque hay menos gente en las calles, menos potenciales víctimas y menos potenciales victimarios. Como lo mencioné anteriormente, la desmovilización social producto de la pandemia, ha sido uno de los factores por los cuales han disminuido los homicidios en los últimos tiempos en Venezuela. 

Más del autor

Keissy Bracho
Keissy Bracho
Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Audiovisual Especializada en Comunicación Política, Opinión Pública, Marketing Político, Gestión de Políticas Públicas. Aprendiendo de Género

Artículos relacionados

Lo más reciente

Dalliance Services Company Announces Extension of QIWI PLC Tender Offer

Dalliance Services Company, a corporation incorporated under the laws of the Marshall Islands (the “Offeror”) and wholly owned by Sergey Solonin, the controlling shareholder...

Avalara to be Acquired by Vista Equity Partners for $8.4 Billion

Avalara, Inc. (NYSE: AVLR), a leading provider of tax compliance automation for businesses of all sizes, today announced it has entered into a definitive...

Pfizer to Acquire Global Blood Therapeutics for $5.4 Billion to Enhance Presence in Rare Hematology

-Pfizer Inc. (NYSE: PFE) and Global Blood Therapeutics, Inc. (GBT) (NASDAQ: GBT) today announced the companies have entered into a definitive agreement under which...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo