Adulto mayor frente a nueva devaluación del bolívar: «Las personas como yo no tenemos futuro»

- Publicidad -

Esta semana el dólar paralelo experimentó nuevamente un repunte, alejándose de la tasa oficial que fija el Banco Central de Venezuela (BCV), aunque este viernes tuvo un ligero retroceso y se ubicó en 8,56 bolívares, una caída de 0,62 décimas en comparación al precio publicado en la mañana de 9,18. 

Esta situación de inestabilidad de la moneda nacional y fluctuación de la divisa estadounidense ha provocado, además del remarcaje de los precios en los comercios, preocupación entre los venezolanos de tener que enfrentar un nuevo recrudecimiento de la crisis económica y la posibilidad de volver a caer en un panorama de hiperinflación, desabastecimiento y escasez. 

- Publicidad -

Para Darwin de Achardi, de 72 años de edad, el país no le ofrece condiciones ni oportunidades de futuro a los adultos mayores como él, en especial si dependen de la pensión.

“Las personas de mi edad, aunque profesionales y con cargos definidos dentro de la industria privada, no podemos lograr comer bien ni vivir bien, con este momento que tenemos de desbarajuste económico, ni con el que teníamos hace dos días. Siempre estamos necesitando un real para completar un bolívar, ahora serán tres reales para completar un bolívar. No podemos”, señaló. 

Darwin dijo que a muchos adultos mayores les corresponde ingeniárselas para poder sobrevivir. “¿Usted cree que nosotros tenemos futuro, la gente como yo, la gente de la tercera edad? No tenemos, qué hacemos. Tenemos que sobrevivir como podamos. La pensión no alcanza para nada, con esos 130 bolívares qué se compra. Unos huevos, pagar el condominio y los servicios básicos y, sin embargo, no alcanza”. 

Detalló que una vez se hizo pública la nueva devaluación de la moneda nacional, los precios se dispararon. “El medio cartón de huevos ayer en Quinta Crespo costaba 15 bolívares, hoy amaneció a 19 bolívares. El pollo subió a 30 y pico de bolívares el kilo, la carne subió a casi 50 bolívares el kilo. Quién controla, nadie. Nosotros si protestamos, nos persiguen. Si decimos algo, nos ofenden. Qué hacemos”.

Es poca la esperanza que tiene con respecto a tener la posibilidad de solventar su situación económica. “Yo a veces hago, como llaman por ahí, tiritos al aire. Hago una asesoría por allí, otra por acá. Cualquier cosa y algo uno redondea, pero cuando uno tiene obligaciones de menor edad, tiene que sacarlos adelante, como son los nietos, los sobrinos. Cómo hago para comprar dólares o guardar dinero si a mí me negaron mi jubilación. No tengo sino la pensión y es con lo único que yo puedo sobrevivir a veces”. 

Juventud empobrecida 

Pese a que recientemente un estudio de mercado privado determinó que los jóvenes son el grupo etario venezolano más estable económicamente, tras la nueva devaluación del bolívares esto no se refleja en la realidad que viven día tras día. Así lo expresó Mafer Villalobos, de 21 años de edad y estudiante de la Universidad Central de Venezuela (UCV), quien denunció que la beca universitaria no le alcanza ni para cumplir con las exigencias académicas o para trasladarse hasta su casa de estudios. 

“Hemos podido ver que la beca que han decidido asignar el monto de 21 de bolívares es el equivalente de seis fotocopias, cuando la guía más barata que tiene que comprar un estudiante se comprende de 10 páginas. Cómo el gobierno pretende que el estudiante sobreviva teniendo una beca de 21 bolívares. Además, 90% de los estudiantes no tienen beca universitaria”, advirtió.

Dijo que aunque muchos jóvenes comparten su tiempo entre el estudio y el trabajo el dinero no les alcanza: “Cuántos estudiantes no tenemos que trabajar y estudiar al mismo tiempo. No solamente eso, sino que algunos tienen la dicha de que les paguen dólares, pero sigue siendo un sueldo muy bajo. Pero, más allá de ellos, los que siguen ganando en bolívares cuando tratan de cambiar a dólares para tratar de preservar lo poco que ganan a qué precio lo van a hacer».

Agregó que «por suerte estamos en período vacacional, pero si no lo estuviéramos, 21 bolívares son dos días de pasaje y si acaso agarras una sola camioneta. Cuántos estudiantes tienen que depender de un sueldo mínimo y en bolívares para poder costearse sus estudios en Caracas, cuando gran parte de la población, al menos de la UCV, es del interior del país”.

Como a tantos otros de su edad, comentó que le ha tocado rebuscarse vendiendo cosas en la universidad para poder rendir el dinero. “Muchas veces uno tiene que tomar lo poquito que obtiene dentro del núcleo familiar y pedir, por ejemplo, Mamá, prepárame una torta. Ycomo voy a la universidad, veo si de repente alguno de mis compañeros me compra la torta, de tal forma que me alcance para el pasaje para devolverme a la casa y volver a comprar los ingredientes para volver a hacer una torta. Quizá esa es la realidad de muchos estudiantes, mientras que otros no tienen ni siquiera esa opción, porque no tienen un ingreso fijo”. 

“La misma excusa de siempre”

Por su parte, Katiuska Ruso, de 48 años de edad y docente, aseguró que desde la administración de Nicolás Maduro siempre están dispuestos a buscar un culpable para no reconocer su responsabilidad. “Después que el régimen canceló lo que le rogamos que cancelara, que pretendía robarnos, definitivamente había que comprar divisas. Ahí están, sin tocarlas porque no sabemos qué futuro nos espera”. 

Con respecto a los señalamientos de que el incremento del dólar está relacionado al pago del bono vacacional a los empleados de la administración púvlica y del sector universitario, detalló: “Eso es una cortina de humo, eso es mentira, porque siempre tienen que buscar un responsable. No son capaces de asumir que tienen una política económica completamente desfasada y fuera de contexto. Siempre están buscando un responsable, en esta oportunidad fuimos nosotros, los docentes, los más vulnerables”. 

Señaló que no se trata de una situación que le sorprenda. “Nada sorprende en este país, porque quienes están al frente no tienen la experticia ni la buena voluntad de pensar en el bien de Venezuela y, por eso, está ocurriendo lo que vemos que está ocurriendo. Esos bodegones y tiendas nuevas no son para el ciudadano de a pie. Eso es una mentira, es una burbuja, es una farsa. Aquí el panorama económico está muy turbio”. 

Asimismo, Alicia Figueroa, de 62 años de edad, dijo que como abogada observa un desprecio del gobierno hacia los profesionales: “La política del régimen ha sido contra los abogados. Ves en los registros y notarías que tienen carteles que dicen que el registro te lo hacen gratis, te redactamos los documentos gratis, con lo cual un abogado tiene menos acceso a que un cliente pague por un documento a una tarifa regular. Vemos que en contra de los profesionales ha habido un sistemático ataque de parte del régimen para que nuestros ingresos mermen”. 

Dijo que ha tenido que deslindarse del título para poder afrontar la situación. “Hemos tenido que migrar hacia otras alternativas como hacer comida, vender ropa, tantas cosas que tenemos que hacer para lograr redondear una cantidad que nos permita alimentar a las familias medianamente».

Aseguró que «el mensaje desde el régimen es que esto es producto del bloqueo y la realidad es que el venezolano ha perdido la confianza en el bolívar y cuando se pierde la confianza en la moneda nacional, se buscan alternativas para poder retener el poco ingreso que tiene el ciudadano venezolano, que es tan poco que no le permite cubrir la canasta alimentaria, la salud se ha visto muy afectada, entre otros”.

Es de la opinión de que la situación podría recrudecerse, en especial para los padres con hijos en edad escolar, al momento de comprar los útiles del nuevo año. “Estamos en temporada final de vacaciones e inicio de la temporada escolar. Los papás se las están viendo y se las están ingeniando para comprar los útiles de las listas escolares, que en muchos casos no bajan de 60 dólares, ese es más o menos el precio de los combos».

Aseveró que se está ante una situación de muchísima confusión, «donde el venezolano tiene que entender que tenemos que ser una voz que salga en conjunto a protestar por la devaluación del bolívar, porque no se trata del alza del dólar. Es la devaluación del bolívar, que impide que nuestra moneda nacional sea apta para acceder a bienes y servicios que nos permitan una buena calidad de vida”.

Dijo que como venezolana se le hace complicado ahorrar para el futuro: “No estamos en capacidad de comprar dólares, ni siquiera a través de la banca nacional, porque no tenemos un ingreso en bolívares que nos permita decir: ‘Voy a utilizarlo para ahorrar’, porque todo se va en pago de servicios y alimentos. Una previsión es tratar de trabajar más, buscar alternativas fuera de nuestra profesión”. 

- Publicidad -

Más del autor

Keissy Bracho
Keissy Bracho
Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Audiovisual Especializada en Comunicación Política, Opinión Pública, Marketing Político, Gestión de Políticas Públicas. Aprendiendo de Género

Artículos relacionados

Lo más reciente

Eduardo Strauch, el sobreviviente de Los Andes, dará función sólo para estudiantes de bachillerato

Eduardo Strauch, uno de los 16 sobrevivientes de Los Andes y que estará en Venezuela durante el mes de junio con la conferencia que...

Curaçao North Sea Jazz Festival: Maluma, Juan Luis Guerra y Marc Anthony encabezan la lluvia de estrellas de la gran fiesta del año

Una lluvia de estrellas estremecerá Curazao del 29 al 31 de agosto. Maluma, Juan Luis Guerra, Marc Anthony, Eros Ramazzotti y muchos más brillarán...

¡McDonald’s celebra el Día Mundial de la Hamburguesa reafirmando su promesa de calidad

Desde hace 39 años McDonald’s Venezuela está presente en el país y desde entonces cada 28 de mayo, es un día dedicado a rendir...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo