Emprendedores y comerciantes en el centro y oeste de Caracas reinventan sus negocios para mantener las ventas

La inflación pega fuerte en el bolsillo de los consumidores caraqueños, lo cual baja la demanda de productos. Esto obliga a los comerciantes y emprendedores en el centro y oeste de Caracas a reinventar sus negocios, aseguraron fuentes del sector que solicitaron no mencionar sus nombres.


«Las tortas y ponquesitos, así como el montaje de fiestas de cumpleaños, ya no se venden tanto como el año pasado», contó un matrimonio cuyo negocio con delivery está en su casa del oeste de la capital.


Esta situación, agregaron, los llevó a combinar la elaboración de postres con la de pastelería para mascotas. El bombillo se les prendió cuando adoptaron hace unos meses una perra abandonada, la cual es la catadora de la comida canina.


Los consultados explicaron que las ventas han aumentado con los ponquesitos, tortas y galletas perrunas preparados con harina de yuca y vísceras -como hígado, bofe y corazón, sin sal ni azucar añadidos- para cumplir los requerimientos nutritivos de proteína, grasa y carbohidratos.


«Seguimos haciendo tortas, ponquesitos y otros dulces para la gente y junto con los alimentos de mascotas se mantiene el negocio a flote», destacaron.


En un bodegón en el centro de Caracas, el propietario narró que además del cartón o el medio cartón de huevos venden presentaciones de seis y cuatro unidades. «Así los clientes pueden comprarlos sin gastar demasiado y la mercancía sale más rápido», dijo.


Un vendedor ambulante en la avenida Urdaneta refirió que antes vendía mucho el frasco mediano de la crema de avellanas y chocolate de una marca muy conocida.


«Como los clientes ya no la compraban tanto busqué marcas y presentaciones de productos de Turquía. Lo mismo hice con las galletas, ofreciendo tres paqueticos por un dólar y así la gente se las lleva más», explicó.


En los grupos vecinales de WhatsApp, la oferta también se adapta a los nuevos tiempos. «Sigo cocinando sushi, pero incorporé al menú comida china que es más barata. El pote de arroz chino cuesta 5 dólares mientras que 8 roles valen 12 dólares. De esta manera, se compensan las ganancias», indicó un consultado en Candelaria y que provee a varios edificios de la zona.


Otra emprendedora reveló: «La venta de yogures a 4 y 12 dólares el envase pequeño y grande, respectivamente, se redujo por lo que incorporé ‘tetas’ de helado hecho en casa».


Otras opciones de repostería vía WhatsApp son los combos de una torta con litro y medio de refresco a 20 y 30 dólares, según el peso del pastel, o una torta con 4 o 6 ponquesitos decorados.

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Colombianos eligirán nuevo presidente el domingo: ¿cómo quedaría la relación con Venezuela?

El próximo domingo 29 de mayo unos 38,8 millones de colombianos acudirán a las unas de votación para elegir a un nuevo presidente, en...

El grupo español DVicio cantará por primera vez en Caracas

El 9 de junio será la primera vez que el grupo español DVicio se encontrará con sus seguidores venezolanos. El concierto está previsto para...

Un país de oportunidades para todos

En un país realmente democrático la soberanía del Estado reside en el pueblo, quien, a través del sufragio, escoge periódicamente a sus representantes. Estos...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo