Estos son los obstáculos que sortean caficultores e industriales para garantizarles a los venezolanos esa taza de café

- Publicidad -

El año 2022 arrojó cifras positivas para el sector cafetalero venezolano. La producción de este rubro aumentó 15% durante ese periodo, según Fedeagro. Mientras, la agroindustria -agrupada en la Asociación de Industriales del Café (Asicaf)- incrementó sus ventas 12%. Sin embargo, para llegar allí no fueron pocos los obstáculos a superar.

A propósito de ello, el director ejecutivo de Fedeagro y caficultor, Pedro Vicente Pérez, y Nelson Moreno, presidente de Asicaf, analizaron el panorama actual del café en Venezuela y las perspectivas que manejan para los meses venideros.

- Publicidad -

“Para abordar la actualidad es bueno explicar un poco lo que sucedió el año pasado. Durante 2022 tuvimos una recuperación bastante modesta y nosotros estamos conscientes de esto porque un arbusto de café, con muy buenos cuidados, llega a su estado óptimo de producción luego de 18 o 24 meses», señaló Pérez.

Dijo que, en los últimos años, hubo productores que lograron renovar algunas plantaciones de café y «vemos que hay una mejoría en este sentido y eso se traduce en un incremento de la producción de 15% en algunas regiones, pero en otras el porcentaje es un poco menor, pudiendo llegar a 10% o 12% porque hay agricultores que tienen al café como un cultivo secundario. Por lo tanto, no tienen la misma productividad que los caficultores tradicionales”.  

Explicó que desde noviembre de 2022 hasta la actualidad los caficultores de distintos estados se han visto desmotivados, ya que los costos de producción en el país se han convertido en los más altos del mundo.

También factores como el contrabando de café desde Colombia y Brasil, la falta de financiamiento para el sector primario en general, las escasez de políticas públicas para el rubro y el impacto que ha tenido la crisis económica en el poder adquisitivo de los  ciudadanos hacen que el negocio no sea rentable.

“Nuestra proyección para este 2023 es producir unos 600.000 quintales, pero hay factores tanto internos como externos que complican la producción de café. En el ciclo que pasó, nosotros compramos fertilizante entre 70 y 80 dólares, pero en otras partes del mundo este mismo fertilizante cuesta entre 30 y 40 dólares. Tenemos dificultades con el combustible y la mano de obra para recoger la cosecha es sumamente costosa», indicó Pérez.

Explicó que al sumar todos esos costos de producción la ganancia es prácticamente nula. «Tenemos que ser muy cautelosos a la hora de pedir un incremento en los precios, porque el café molido venezolano se ha convertido en uno de los más caros del mundo, por todo esto que te acabo de mencionar, y el poder adquisitivo de los ciudadanos se decanta por comprar café de Colombia o de Brasil que llega por contrabando y que venden mucho más barato, lo que afecta también a la industria y al caficultor”, detalló.

El directivo de Fedeagro explicó que la cotización del café a nivel mundial ha bajado de precio y eso también afecta a los productores venezolanos.

“La inflación mundial, la guerra entre Rusia y Ucrania, las altas tasas de interés que tiene el financiamiento internacional y el incremento de los fletes ha hecho que el consumo a nivel mundial baje y eso nos afecta el precio a la hora de vender la producción”, aseveró.

Hay que aumentar la productividad  

Foto: Minuta Agropecuaria

Pérez reconoció que la productividad de los caficultores venezolanos por hectárea es menor comparado con otros países del mundo y esto perjudica la rentabilidad.  

“Si nosotros mejoramos la productividad pudiéramos tener mayores ingresos, pero para poder lograrlo necesitamos políticas agrícolas cafeteras y, lamentablemente, nuestro país no ofrece capacitación y mucho menos tecnología. Aquí debemos nombrar al Gobierno, a las universidades. No podemos olvidar los técnicos agrícolas que se han ido del país», señaló.

De acuerdo con Pérez, la Corporación Venezolana del Café «ha tratado de hacer esfuerzos, pero no ha podido concretar nada. Las asociaciones de productores hacemos lo que está a nuestro alcance, pero necesitamos un plan macro para afrontar este desafío. Tenemos que reinventarnos para ver cómo nos tecnificamos y ser más eficientes la compra de insumos, mejorando nuestras plantaciones, reducir un poco nuestros costos de producción, porque si producimos por encima del precio mundial, nuestro rubro se verá sumamente disminuido”.

Al ser consultado sobre la posibilidad de exportación, indicó que para competir con los principales productores de café del mundo es necesario recuperar la calidad de los granos en Venezuela, que se ha ido deteriorando por las condiciones que afectan los caficultores nacionales.

“Las normas de calidad en el país se han relajado mucho y no tenemos la calidad de exportación que teníamos hace 25 o 30 años atrás. Con esto no quiero decir que nuestro café sea malo, sino que no tiene la calidad para competir en el mundo. Para rescatar la exportación debemos hacerlo básicamente con calidad y con políticas bien diseñadas orientadas a los distintos mercados, no se puede exportar a lo loco. Si vamos a exportar a Rusia, debemos estudiar ese mercado, conocer la variedad de café que se comercializa en ese país y, luego de eso, enfocarnos en el envío de un producto que satisfaga las necesidades de ese mercado”,comentó.

Café de especialidad  

Foto: Archivo

Al ser consultado sobre el café de especialidad, Pérez comentó que desde el gremio apoyan este tipo de iniciativas, pero insiste en que los productores deben enfocarse en sembrar un grano de calidad.

“El café de especialidades tiene tres factores que lo caracterizan. El primero de ellos es el de sabor en la taza. Si el sabor es bueno y cumple con la necesidad del mercado, se paga a buen precio. El segundo factor es la denominación de origen, dependiendo de dónde sea el grano el precio puede variar, y el tercer factor tiene que ver con las prácticas ambientales. Si el productor demuestra que trabaja de la mano con el medio ambiente, este factor también influye en el precio. Aquí lo importante es definir la producción en alguna de estas tres categorías y lograr la mejor calidad posible”, indicó.

Señaló que las ferias de café de especialidad han generado mucho interés dentro de los caficultores y estima que las de este año sean mucho mejores que las del año pasado.

“La Feria de Café de especialidad que se hizo en Caracas estuvo muy buena, el único factor negativo es que hubo mucha presencia de la agroindustria y el café de especialidad es algo prácticamente artesanal. Para este 2023 las muestras serán mayores, muchos caficultores del país ya se  encuentran trabajando para exponer sus productos”, dijo.  

Disminución del consumo  

Foto Archivo

Nelson Moreno, economista y presidente de la Asociación de Industriales del Café (Asicaf),  resaltó que 2022 fue un año muy positivo para el sector industrial cafetero porque los niveles de venta mejoraron 12% en comparación con 2021. Sin embargo, alertó que en el primer trimestre de 2023 el consumo ha venido disminuyendo.

“El consumo durante este primer trimestre de 2023 ha venido cayendo principalmente porque la capacidad de compra de la población ha bajado de manera considerable. Nosotros nos encontramos alertas porque la disminución del primer trimestre de este año, en comparación con el mismo período de 2022 es de 6% y si lo anualizamos, estaríamos por debajo de 20%”, precisó.

Señaló que una de las consecuencias de esta contracción del consumo de café molido, es que la industria compre menos café verde a los caficultores, lo que afecta su rentabilidad.

“Esta disminución en la compra de materia prima se debe básicamente a dos factores. El primero de ellos -que ya mencionamos- es el ingreso de la población y el segundo son los grandes inventarios que poseen actualmente tanto los caficultores como la industria», expresó.

Explicó que la industria tiene reservas para dos meses y esa reserva se mantiene porque no se está exportando como se hacía antes. «Cuando nuestra reserva baja gracias al consumo interno, nosotros inmediatamente reponemos lo que hemos gastado. Pero esto nos trae un problema adicional y es que la cosecha de mayo no podrá ser colocada completamente, porque todavía estamos trabajando con la cosecha de octubre”, detalló.

Aplaudió el esfuerzo que hacen los caficultores porque la producción venezolana es a “pulmón propio” y advirtió que la industria también hizo una gran labor para pagar el producto en dólares.  

“El quintal de café en la bolsa internacional estuvo en promedio durante 2022 en 220 dólares. Incluso, el café excelso venezolano tipo exportación se llegó a cotizar en 265 dólares, y podemos decir que fue un año maravilloso para los caficultores venezolanos y también para los del resto del mundo», afirmó.

No obstante, aclaró que «el problema que tenemos ahora en 2023 es que los precios se han desplomado en el mundo, el consumo mundial también ha disminuido. Eso se traduce en que hay mucho café en los silos y el consumo actual no tiene la capacidad de absorber la cosecha 2022-2023. En cuanto a la industria tenemos un problema que las grandes cadenas se retrasan a la hora de pagar y eso nos dificulta a nosotros para comprarle la cosecha a los caficultores”, acotó.

Mayor flexibilidad para las exportaciones     

Foto Cortesía

El presidente de Asicaf solicitó al Ejecutivo nacional una mayor flexibilización para la exportación de café y a los caficultores les pidió mayor productividad y mayor calidad para ser competitivos en el mercado internacional.

“Necesitamos mayor calidad, aplicar las normas Covenin–Sencamer, para garantizar el mejor de los granos. Ha habido un descuido en esta materia y esto hizo que nos rechazaran unas muestras que enviamos a Italia y Estados Unidos. Y en este último es bueno aclarar que nosotros podemos exportar café a pesar de las sanciones, porque eso no lo hace el Estado. Tenemos esos mercados y si nos enfocamos en subir la calidad del excelso superior, podríamos obtener dividendos de 230 dólares por quintal, mientras el café normal se cotiza en 182 dólares por quintal”, apuntó.

Reveló que el contrabando de café desde Colombia asciende a los 30 mil kilos mensuales, lo que afecta directamente a la industria nacional y, ante este escenario, pidió a las autoridades ser más severos en los controles fronterizos.

“En Caracas vemos un café llamado Sello Rojo que viene de Colombia. Ese café lo venden en 9 dólares el kilo, mientras el café venezolano cuesta entre 12 y 13 dólares por kilo. A esto se le suma la disminución de la capacidad de compra del venezolano y cuando el ahorro es de 3 o 4 dólares, sabemos por cuál se decantará el consumidor. Además, si no hay una mayor productividad y una mejor calidad del producto interno, somos víctimas fáciles para que productos de otros países acaparen nuestro mercado”, manifestó.

Al ser consultado sobre cuáles serían las claves para mejorar al sector cafetero venezolano, dijo que son tres: “minimizar los costos de producción aumentando la productividad, mejorar la calidad del grano y clasificar la forma extrema al café de exportación”.

Bolsa del Café

Desde hace algunos años los industriales del café, en conjunto con los caficultores, vienen trabajando en un proyecto de una bolsa agrícola de café, la cual busca emitir papeles comerciales respaldados con el grano, lo que sería una gran herramienta de financiamiento para ambos sectores.

“Este proyecto se hará realidad muy pronto porque ya hay dos grandes empresas de café que se encuentran haciendo algunas pruebas y de concretarse el éxito, quizás podamos ver algunas emisiones de papeles respaldados con café, lo que permitiría ayudar financieramente a los productores nacionales”,  reveló.

Finalmente, Moreno y Pérez coincidieron en que el sector seguirá trabajando arduamente para garantizarles una taza de café a todos los venezolanos.   

- Publicidad -

Más del autor

Juan Carlos Salas
Juan Carlos Salas
Editor Senior. Periodista de Política y Economía. Especializado en la fuente electoral. Locutor y amante de la tecnología. Más de 15 años de experiencia en medios de comunicación tanto impresos como digitales.

Artículos relacionados

Lo más reciente

Biagio Pilieri: «Este #28Jul es la oportunidad para que la familia venezolana se vuelva a unir»

Comando ConVzla y Plataforma Unitaria Democrática acompañaron recorrido casa por casa que realizó Biagio Pilieri en Yaracuy.

Israel dice en la Corte Internacional de Justicia que en Gaza “hay una guerra trágica, pero no un genocidio”

Israel ha dicho ante la Corte Internacional de Justicia que en Gaza hay “una guerra trágica en curso, pero no un genocidio” y ha...

Ohtani le puso una sonrisa a este fan joven en el Dodger Stadium

Hay algo especial de la sonrisa de un joven cuando tiene la oportunidad de conocer a su jugador favorito. Multiplica eso por mil cuando...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo