¿Los bodegones en Venezuela se reinventan para no perder clientes?

- Publicidad -

Hace aproximadamente ocho años abrieron los primeros bodegones en Venezuela, los cuales exhibían todo tipo de productos importados con sus precios en dólares. Desde ese entonces hasta la fecha han proliferado estos negocios y, aunque en ese momento se consideró que con su oferta ayudaban a paliar la severa escasez que se vivía en el país, hoy son objeto de críticas por parte de algunos sectores que los consideran “burbujas ajenas a la crisis”. 

Para Alfonso Riera, socio y director de Front Consulting Group, “el tema de los bodegones es un fenómeno”. Señaló que realizaron un monitoreo comercial que capta los bodegones existentes -“pero también deja de captar muchos otros”- y este  evidenció que desde marzo de 2020 hasta diciembre de 2021 se habían creado en Venezuela más de 300 bodegones. “Y eso que solo contamos lo que evidenciamos. Esto quiere decir que al menos se han creado 300, pero seguramente hay muchos más”, comentó. 

- Publicidad -

Aseguró que, actualmente, “muchos bodegones están trabajando en su reinvención”. “Hay quienes se está preguntando por qué siguen yendo a un bodegón cuando el producto ya no es más barato que en el supermercado y encuentra exactamente lo mismo en todos los bodegones”.

Por eso, agregó Riera, “hay algunos que se están adelantado y presentan una oferta gastronómica de mesa, gastronómica de delivery, de producto final de comida preparada”. “También han buscado productos importados o fabricados acá que, de alguna manera, los ha diferenciado o los han tematizado. Así que en la medida en que hay innovación y diferenciación, tendrán efectos de sustentabilidad, pero seguramente muchos no lo lograrán”, puntualizó.

El expresidente de Profranquicias considera que los bodegones desde su creación “arrearon elementos positivos y negativos”. “Lo positivo es que se montaron negocios y, definitivamente, eso colaboró con el nivel de surtido producto país que estaba en el suelo y se ha venido diversificando y proliferando. Eso también generó unidades de negocios nuevas con el derivado que ello conlleva, como alquiler de locales que pagan arrendamientos -eso dinamiza ese mercado-, generación de empleos, servicios secundarios, entre otros”, dijo.

En cuanto a lo negativo, destacó que las “medidas de emergencias en beneficios de la importación, de puerta a puerta y de ese tipo de negocios, perjudica a otros sectores, como los que importan formalmente puerta a puerta que sí tienen que pagar sus impuestos o someterse a todo un proceso distinto si es que los bienes están exentos. Pero el más afectado es el sector industrial venezolano, que tiene todo un factor de costo y gasto de producción. Ver productos que están entrando sin el factor arancelario ni impositivos, le ha generado una consecuencia negativa. Debía ser una medida temporal, pero si se mantiene termina perjudicando gravemente a este sector”. 

Riera indicó que cuando se beneficia por una “medida de emergencia a un sector se desequilibra la justicia y ecuanimidad de las reglas del mercado y se benefician a unos, pero se perjudican otros. Y ante ese incentivo proliferaron los bodegones, porque además se les sumó la crisis empresarial, la crisis de la pandemia, aunado la crisis social, económica y política venezolana”.

Es de la opinión de que tarde o temprano va a llegar la regularización económica de los bodegones y “obviamente van a expirar las extensiones tributarias y van a comenzar nuevamente los controles de los puerta a puerta”.

“El capitalismo elitista bodegonero”

Un estudio realizado en noviembre del año pasado por la profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Oslo y directora de la Red Noruega de Investigación de América Latina (NorLARNet), Benedicte Bull, en colaboración con el Centro para la Investigación y Formación Obrera (CIFO), dirigido por el economista Manuel Sutherland y Antulio Rosales, de la Universidad de New Bruswick, Canadá, hace un exhaustivo análisis de estos negocios en Venezuela.

“Entre los fenómenos se encuentra la emergencia de los llamados bodegones como la nueva cara del consumo, después de años de escasez y en medio de una de las hiperinflaciones más dilatadas de la historia. Bodegón es el término que se usa para describir tiendas de bienes importados. Estos bodegones pueden concentrarse en alimentos y bebidas, como en supermercados regulares, pero también hay bodegones que, por ejemplo, son expendios de electrodomésticos y otros productos”, señala el informe titulado “Venezuela: de la crisis económica al capitalismo elitista bodegonero”.

La investigación sostiene que, a través de un estudio de campo, se evidenció que “el universo estimado de bodegones en Venezuela corresponde a 613, por lo cual la muestra ocupa un 12% del universo calculado”. Además, abarca los estados Aragua, Miranda, Mérida, Barinas y Zulia, además del Distrito Capital. 

Indica que 80% de estos establecimientos tienen menos de cinco años abiertos y funcionando. “Es un período cónsono a una de las razones centrales de su aparición: suplir con mercancías importadas terminadas lo que suministraba la industria nacional que en 2014 estaba abatida por la crisis económica, los controles de precios y de cambio, y la escasez de divisas provenientes de la renta petrolera. Una industria nacional dependiente de las exportaciones petroleras y de las divisas subsidiadas por el Estado que podía adquirir se vino a la ruina, dejando a los anaqueles vacíos”, sostiene.

Según el informe, los bodegones en general gozan de excepciones arancelarias y muchos importan sus bienes a través del sistema “puerta a puerta”, sin tener que cumplir con requisitos sanitarios y fitosanitarios. “Los enormes beneficios fiscales y tributarios poco a poco han ido disminuyendo, pero aun así resultan onerosos si se consideran en contraste con las enormes trabas que enfrenta la industria y el agro local”, agrega.

Manuel Sutherland, uno de los responsables del estudio, analiza para HispanoPost los pros y contras de estos bodegones. “Los pros es que, de alguna manera, suplieron en el peor de los momentos la extrema escasez y desabastecimiento que había por políticas antiproductivas o que atentaban contra el comercio normal de mercancías que impuso el gobierno en los años 2014, 2015 y 2016. Otra ventaja es que han ofrecido algunos empleos que, en comparación con los del sector público, son mucho mejor remunerados y, además, han dinamizado un poco un sector de la economía muy pequeño”, indicó.

En cuanto a los contras dijo que los bodegones “no tienen un contra en sí mismo”, sino las políticas del gobierno que los favorecen, como la sobrevaluación de la moneda, la exoneración de tributos y aranceles. “Son políticas que afectan a la producción nacional en general y terminan favoreciendo la importación, a la industria y al agro extranjero. Estos son frenos para el desarrollo económico, industrial y agrícola del país. Pero no es el bodegón en sí mismo, sino las políticas que generan las ventajas para la implementación de un bodegón”, reiteró.

Sutherland, enfatizó que los bodegones fueron una solución en un “momento puntual de la economía”, pero ya ese momento se “supone que ha sido superado y es necesario que, en vez de traer pasta de Turquía, se puede importar el trigo, procesarlo acá y hacer la pasta en Venezuela porque es más económico importar la materia prima y procesarla que importar los bienes terminados. Pero eso depende de políticas macros que el gobierno ha diseñado precisamente para que sea más barato importar que producir a lo interno. Son políticas que evidentemente son dañinas para la economía”, expresó.

Recalcó que los bodegones fueron la “respuesta a la escasez y al desabastecimiento” de años atrás, pero ahora es una respuesta que “luce como ineficiente e ineficaz”, ya que los precios de casi toda la mercancía son muchos más altos de lo que saldría producirla en Venezuela, venderla, procesarls o agregarle valor en territorio nacional.

En el artículo “Venezuela no es un país socialista. Es un país con una economía capitalista de bodegones», publicado el 7 de febrero por BBC Mundo, Benedicte Bull, coautora del estudio, aseguró que: «El salmón noruego era cuatro veces más caro del precio que yo pago en Noruega». Esto para ilustrar lo costoso que puede resultar comprar en esos negocios en Venezuela. 

Por otra parte, Sutherland aseguró que “también el bodegón tiende a sacar las divisas del país, al aumentar la importación en bienes que no deberían de ser importados, es decir, tiende a devolver las divisas que entran por remesas, por petróleo y por otras actividades al ser extranjeras. Y esa es la cuestión que hace que no sea la política óptima para el desarrollo nacional”.

De acuerdo con la investigación, como resultado de la derogación de la Ley de Ilícitos Cambiarios emergió una “dolarización anarquizada”, o la circulación multimoneda. Sostiene que también se pulverizó la confianza de la población en la moneda nacional. Y a raíz de dicha derogación “el dólar estadounidense ha venido ganando terreno en detrimento del bolívar, en especial porque la moneda de referencia termina siendo el dólar en las transacciones cotidianas, más allá de la moneda de intercambio real”.

Asimismo, resaltó que los bodegones, son una cara de la creciente dolarización y uso de divisas mixtas con diversos impactos en la economía. No obstante, Sutherland afirmó que los bodegones “no son dañinos para la economía, lo dañino son las políticas macroeconómicas, cambiarias, monetarias, entre otras, que hacen que importar sea más ventajoso que producir a lo interno”.

“Las políticas que utiliza el gobierno son para darle ventajas comparativas o competitivas a los importadores, cuando la necesidad que fundamentalmente debería ser es darle estimulo, protección y ayuda a la producción interna, esa que se hace con la clase obrera venezolana”, puntualizó.

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

LG Electronics alcanzó en 2022 su máximo de ingresos anuales nunca antes vistos: 62.161 millones de euros

LG Electronics (LG) presentó sus resultados financieros de 2022, en los que detalló unos ingresos consolidados para todo el año de 1.385 millones de...

Expediente de la OIT sobre violaciones laborales recoge 793 casos de judicialización y no reenganche a empleados públicos

La realización de más de 200 protestas laborales en lo que va de enero ha recrudecido el acoso contra los empleados de la administración...

Ron Santa Teresa vuelve a la Feria Internacional de San Sebastián

Por segundo año consecutivo, Santa Teresa dice presente en la Feria Internacional de San Sebastián. Este año lo hace con la campaña “San Cristóbal...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo