Unicef alerta que 67 millones de niños se quedaron sin vacunar total o parcialmente en los últimos 3 años

- Publicidad -

La percepción pública de la importancia de las vacunas infantiles disminuyó durante la pandemia de COVID-19 en 52 de 55 países analizados, advirtió este jueves, 20 de abril, Unicef en un nuevo informe sobre la vacunación.

El informe Estado Mundial de la Infancia 2023: Para cada infancia, vacunación revela que la percepción de la importancia de las vacunas infantiles disminuyó en más de una tercera parte en la República de Corea, Papúa Nueva Guinea, Ghana, Senegal y Japón tras el inicio de la pandemia.

- Publicidad -

Según los nuevos datos, recopilados por el Proyecto de Confianza en las Vacunas (en inglés The Vaccine Confidence Project) y publicados hoy por Unicef, China, India y México fueron los únicos países analizados donde los datos indican que la percepción de la importancia de las vacunas se mantuvo firme o incluso mejoró.

En muchos países, las personas menores de 35 años y las mujeres fueron quienes manifestaron menos confianza en las vacunas infantiles tras el inicio de la pandemia.

La confianza en las vacunas es volátil y depende del momento. Por ello, es necesario recopilar más datos y realizar nuevos análisis para determinar si los resultados indican una tendencia a largo plazo.

A pesar de estos retrocesos, el apoyo general a las vacunas sigue siendo relativamente sólido. En casi la mitad de los 55 países estudiados, más del 80% de los encuestados considera que las vacunas son importantes para la infancia.

Sin embargo, el informe advierte que una confluencia de varios factores podría indicar que la amenaza que supone la indecisión ante las vacunas se está agravando. Estos factores incluyen la incertidumbre sobre la respuesta a la pandemia, el creciente acceso a información engañosa, la disminución de la confianza en los expertos y la polarización política.

“En el punto álgido de la pandemia, los científicos desarrollaron rápidamente vacunas que salvaron innumerables vidas. Pero a pesar de este logro histórico, el miedo y la desinformación sobre todo tipo de vacunas circularon tan ampliamente como el propio virus”, afirmó Catherine Russell, Directora Ejecutiva de UNICEF.

“Estos datos representan una preocupante señal de alarma. No podemos permitir que la confianza en la inmunización sistemática se convierta en otra víctima de la pandemia. Si esto ocurriera, la próxima oleada de muertes podría deberse a un aumento en el número de niños y niñas con sarampión, difteria u otras enfermedades prevenibles”.

Resulta alarmante que el descenso de la confianza se produzca en medio del mayor retroceso sostenido de la inmunización infantil en 30 años, provocado por la pandemia de COVID-19.

La pandemia interrumpió la vacunación infantil en casi todo el mundo, sobre todo debido a la enorme presión que sufrieron los sistemas de salud, el desvío de los recursos dedicados a la inmunización hacia la vacunación contra la COVID-19, la escasez de personal sanitario y las medidas de confinamiento en el hogar.

El informe presentado por Unicef advierte que un total de 67 millones de niños y niñas se quedaron sin vacunar total o parcialmente entre 2019 y 2021, y que los niveles de cobertura de vacunación disminuyeron en 112 países.

Los niños y niñas nacidos justo antes o durante la pandemia están superando la edad en la que normalmente deberían haber recibido las vacunas, una situación que destaca la necesidad de tomar medidas urgentes para ponerse al día con los que se quedaron sin vacunar y prevenir brotes de enfermedades mortales.

En 2022, por ejemplo, el número de casos de sarampión fue más del doble del total del año anterior. El número de niños y niñas paralizados por la poliomielitis aumentó 16% interanual en 2022.

Si se compara el periodo de 2019 a 2021 con el trienio anterior, el número de niños y niñas que sufrieron parálisis a causa de la poliomielitis se multiplicó por ocho, lo que pone de manifiesto la necesidad de garantizar que se mantengan los esfuerzos de vacunación.

La pandemia también exacerbó las desigualdades existentes. Para demasiados niños y niñas, especialmente en las comunidades más marginadas, la vacunación sigue sin estar disponible, o no es accesible ni asequible. Incluso antes de la pandemia, los avances en la vacunación llevaban casi una década estancados, en parte debido a la dificultad para llegar a los niños de estas comunidades.

Hay comunidades donde no llegan las vacunas

De los 67 millones de niños y niñas que se quedaron sin recibir inmunización sistemática total o parcial entre 2019 y 2021, 48 millones no recibieron ni una sola vacuna sistemática, un factor que también se conoce como “cero dosis”.

A finales de 2021, India y Nigeria (ambos países con cohortes de nacimiento muy elevadas) presentaban el mayor número de niños y niñas cero dosis, pero los aumentos en el número de niños y niñas cero dosis fueron especialmente notables en Myanmar y Filipinas.

Los niños y niñas que no reciben ninguna dosis viven en las comunidades más pobres, remotas y marginadas, que en ocasiones están afectadas por conflictos. Los nuevos datos elaborados para el informe por el Centro Internacional para la Equidad en la Salud revelan que en los hogares más pobres, 1 de cada 5 niños son cero dosis, mientras que en los más ricos, sólo lo son 1 de cada 20.

El informe concluye que los niños no vacunados suelen vivir en comunidades de difícil acceso, como las zonas rurales o los barrios marginales urbanos. A menudo, sus madres no han podido ir a la escuela y su opinión no cuenta a la hora de tomar decisiones familiares.

Estos problemas son mayores en los países de ingresos bajos y medios, donde aproximadamente 1 de cada 10 niños y niñas en las zonas urbanas es cero dosis, frente a 1 de cada 6 en las zonas rurales. En los países de ingresos medios-altos, la diferencia entre niños y niñas de zonas urbanas y rurales es casi inexistente.

Para vacunar a todos los niños y niñas, es fundamental reforzar la atención primaria de salud y proporcionar a los trabajadores de primera línea, que son en su mayoría mujeres, los recursos y el apoyo que necesitan.

El informe señala que las mujeres están en primera línea de la vacunación, pero confrontan salarios bajos, empleo irregular, falta de formación oficial y de oportunidades profesionales y amenazas a su seguridad.

Para hacer frente a esta crisis de la supervivencia infantil, Unicef exhorta a los gobiernos a que redoblen su compromiso de aumentar la financiación de la inmunización y que trabajen con las partes interesadas para desbloquear los recursos disponibles, incluidos los fondos excedentes de la COVID-19, con el fin de aplicar y acelerar urgentemente los esfuerzos de vacunación de rescate, proteger a los niños y prevenir brotes de enfermedades.

Fuente: Unicef

- Publicidad -

Más del autor

Artículos relacionados

Lo más reciente

Bolivia anuncia descubrimiento de un megacampo de gas natural

Bolivia descubrió un megacampo de gas natural, de 1,7 trillones de pies cúbicos, el "más importante" hallazgo de este hidrocarburo desde 2005, anunció este...

El presidente de la Federación Colombiana de Fútbol y su hijo entre los 27 arrestados en el caos en la final de la Copa...

El presidente de la Federación Colombiana de Fútbol y su hijo estaban entre las 27 personas arrestadas durante los disturbios de control de multitudes...

Todos Somos Unidad: Cada día se acerca más el triunfo de Edmundo González 

Los partidos opositores agrupados en la alianza Todos Somos Unidad (TSU) creen que “cada día más se acerca el triunfo electoral de Edmundo González...

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo