Espromed Bio: la empresa donde Maduro quiere producir Abdala, la candidata a vacuna cubana

El interés de Nicolás Maduro por producir en Venezuela una respuesta contra la COVID-19 aumenta y se extiende a una planta productora de vacunas fundada hace siete años bajo un decreto a su nombre. Sin embargo, no cuenta con experiencia en el desarrollo de vacunas virales. Su nombre es Espromed Bio.

La Empresa Socialista para la Producción de Medicamentos Biológicos (Espromed Bio) fue creada el 12 de junio de 2014, luego de 13 años de iniciada su construcción, con el fin de generar vacunas bacterianas como la DPT (difteria, pertussis y tétanos). Pero en la actualidad, Maduro planea utilizarla para desarrollar la candidata vacunal cubana Abdala.

A pesar de la inexperiencia en el área de las vacunas virales, confirmada a HispanoPost por el vicepresidente de la Sociedad Venezolana de Infectología, Manuel Figuera, al asegurar que la institución no ha fabricado antes dosis de este tipo; la vicepresidenta de Maduro, Delcy Rodríguez, junto a una delegación de la isla, visitó en abril la sede de Espromed Bio ubicada en la Ciudad Universitaria de Caracas. El objetivo: verificar que está en condiciones adecuadas para la producción de dicha candidata vacunal.

Foto de vicepresidencia. Fecha 8 de abril de 2021/ Sede de Espromed Bio, Caracas

Otrora Planta de Vacunas del Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel

Según el Ministerio de Salud, la historia de la actual Espromed Bio se remonta a la década de los 90, “cuando el Instituto Nacional de Higiene “Rafael Rangel” (INHRR) participó en el programa especial de vacunas e inmunización de la Organización Panamericana de la Salud y de la Organización Mundial de la Salud, que contemplaba el fortalecimiento de los laboratorios productores de vacuna DPT a fin de obtener una vacuna mejorada”.

Para tal fin se requería una infraestructura de producción adecuada a la normativa internacional. Por ello, “lo procedente era una nueva planta con equipos y tecnología de vanguardia para la producción, control, formulación, llenado y embalaje de vacunas, que permitiera cubrir las necesidades del país y lograr la certificación internacional”, señalan en el portal.

En 1994 el INHRR presentó el proyecto de la nueva planta de vacunas y al año siguiente recibió un primer monto que en ese momento era Bs. 410.300.000,00. Seis años después, en agosto de 2001, empezó la construcción de la sede ubicada al lado del Instituto Nacional de Higiene en la Ciudad Universitaria de Caracas.

Planta Productora de Vacunas del Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel. Foto cortesía del INHRR

La obra de 13000 m² de los arquitectos Roberto Puchetti y Max Rengifo data de 2006, año en el que también se empezó a equipar el lugar. Sin embargo, no fue inaugurado hasta 2014, a pesar de que el presidente fallecido Hugo Chávez dijo en marzo de 2010 que la fábrica estaría abierta en los próximos tres meses. En 2012, la exministra de Salud, Eugenia Sader, afirmó que el siguiente año estaría operativa, pero no ocurrió.

El despacho de Salud explicó que el cambio de nombre se debió a que se tenían que dividir las competencias del instituto para obtener la certificación internacional como laboratorio productor. “Por tal razón, el 12 de junio de 2014 se concreta la separación y por decreto del presidente Nicolás Maduro se funda Espromed Bio como ente adscrito al Ministerio de la Salud”, destaca.

En septiembre de 2020, el ministro de Salud, Carlos Alvarado, informó que esta empresa produciría la vacuna rusa Sputnik V. “La estamos revisando y acondicionando para incorporarnos a la producción conjunta con la Federación Rusa para desarrollar la Sputnik V contra la COVID-19”, explicó. Sin embargo, no ocurrió.

Alvarado explicó en ese momento que Espromed Bio cuenta con dos sedes: una que produce solo vacunas y está en la Ciudad Universitaria de Caracas y la otra encargada de los medicamentos en tabletas y ubicada en La Yaguara. “La planta uno tiene una capacidad máxima, si se desarrolla completamente, de 120 millones de dosis de vacunas biológicas, como pentavalente, hepatitis B y meningococo, al año”.

A pesar de la capacidad de producción indicada, el ministro de Maduro señaló que hasta septiembre de 2020 dicha fábrica produjo 18 millones de medicamentos biológicos ese año. De los cuales millón y medio eran de pentavalente.

Al respecto, un extrabajador de la Espromed Bio, quien pidió mantener su nombre en reserva, dijo a HispanoPost que “en un momento dado detuvieron la producción de vacunas bacterianas porque había serios problemas para producir y lo único operativo era la fase de llenado”.

De acuerdo con el presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, Huniades Urbina, en Espromed Bio se hacía únicamente el proceso de llenado y embalaje de vacunas provenientes de otros países, “pero eso ni siquiera ha sucedido porque de haber sido una realidad no tendríamos una baja cobertura vacunal”.

“Además, según el propio Ministerio de Salud las escasas vacunas bacterianas que se están poniendo en Venezuela son producto de donaciones de instituciones internacionales y algunas naciones, pero no se puede poner la salud de un pueblo en manos de donaciones”, agregó.

En septiembre de 2020, Nicolás Maduro confirmó que Espromed Bio requería de una inversión adicional para poder producir la Sputnik V por ser una vacuna viral. Sin embargo, el pasado mes de abril, aseguró haber «firmado un convenio para producir en nuestros laboratorios (…) dos millones de vacunas Abdala por mes, por allá para el mes de agosto, septiembre, aproximadamente».

Aunque en abril Delcy Rodríguez indicó que había condiciones en el país para la producción de la candidata a vacuna creada en Cuba, tampoco ha empezado la fase III de la Abdala en Venezuela. En marzo se anunció que iniciaría en abril. Pero el 24 de abril, el ministro de Salud adelantó que los ensayos clínicos de la misma comenzaría en las dos semanas siguientes a la fecha en que fue hecha su declaración.

Más del autor

Abigail Carrasquel
Periodista venezolana

Artículos relacionados

Lo más reciente

Santa Teresa 1796 obtiene el Great Gold Virtus en Lisboa

Más de 25 jueces europeos reconocieron a Santa Teresa 1796 entre los mejores rones del mundo. El ron súper premium de la casa Santa...

Auditores académicos avalan primera semana de auditoría

 La primera semana de la Auditoría Integral del Sistema Automatizado de Votación venezolano concluyó, con los avances previstos para la revisión del software de...

Mitos y verdades sobre las vacunas contra la COVID-19: ¿Puedo o no beber alcohol?

¿Qué recomendaciones que debe seguir una persona luego de haber sido vacunado contra la COVID-19? En Venezuela, se puede terminar más confundido que antes....

¿Quieres recibir las notas de mayor interés en tu email?

Comparte con nosotros tu email y te haremos llegar las noticias de mayor relevancia directo a tu correo